Publicidad

"Nuestro sueño se paró en seco el 14 de marzo": así está afectando la crisis del COVID a las parejas en tratamiento de fertilidad

"Nuestro sueño se paró en seco el 14 de marzo": así está afectando la crisis del COVID a las parejas en tratamiento de fertilidad
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hoy, 4 de junio, se celebra el Día Mundial de la Infertilidad, un problema que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a un 10 por ciento de las parejas en todo el mundo, aunque en España la cifra se eleva al 17 por ciento.

La crisis del COVID-19 ha supuesto un problema añadido para las parejas que se encuentran actualmente en tratamientos de reproducción asistida, ya que estos se detuvieron cuando se declaró el estado de alarma y a día de hoy no todas las clínicas han recuperado su actividad.

De la mano de Meritxell Contero, psicóloga, sexóloga, terapeuta de parejas y autora del libro 'El nombre del arcoiris', nos hemos acercado un poco más a la realidad que están viviendo miles de parejas en nuestro país. Así está afectando el COVID a la fertilidad.

Ansiedad e incertidumbre, los sentimientos durante el confinamiento de pacientes en tratamiento de fertilidad

fertilidad

Cuando se declaró el estado de alarma, los tratamientos de reproducción y transferencia de embriones quedaron cancelados, al igual que las pruebas diagnósticas y consultas médicas relacionadas con la fertilidad.

Solo se podía acudir al médico o al hospital en caso de urgencia, y aunque para muchas parejas, el proceso en el que se encontraban o estaban a punto de comenzar era lo más prioritario de sus vidas, la situación era confusa y por encima de todo debía primar la salud y seguridad de trabajadores y pacientes.

"Suspender los tratamientos de reproducción asistida fue una medida de prudencia ante el desconocimiento. No había mucha información sobre cómo el COVID-19 podía afectar a las gestaciones, no había casuística, y aunque la OMS nunca recomendó a las parejas que se abstuviesen de buscar un embarazo, o que se utilizaran métodos de anticoncepción, se decidió detener los ciclos" - ha manifestado el doctor Antonio Requena, director del IVI-Madrid

Desde la Asociación Red Nacional de Infértiles explican que los meses que ha durado el confinamiento han ido en detrimento de muchas mujeres, para quienes el tiempo de ser madres se agota.

"Durante el tiempo que ha durado el confinamiento, desde Red Infértiles hemos estado muy pendientes de las instrucciones del Gobierno y las recomendaciones de las sociedades científicas sobre la continuidad de los tratamientos, pues muchas de nuestras asociadas se encuentran en tiempo de descuento".

"Esperar uno o dos meses, en el caso de mujeres con baja respuesta ovárica o una edad muy avanzada, puede suponer la pérdida de una guerra en la que llevan mucho tiempo batallando" - explica Helena Fernández, presidenta de la Asociación.

La experta, Meritxell Contero, trabaja acompañando psicológicamente a las parejas que están pasando por el arduo camino de la infertilidad. Durante el confinamiento también llevó a cabo sesiones online gratuitas, y en ellas pudo constatar que la ansiedad ha sido el denominador común para la mayoría de mujeres en tratamiento de fertilidad:

"Aunque he visto casos de mujeres que se han tomado el confinamiento como una pausa para descansar del torbellino de emociones que supone estar inmersa en un tratamiento de reproducción asistida, la mayoría ha experimentado una gran ansiedad".

"Y es que a la situación incontrolable y repentina que todos tuvimos que afrontar a causa del coronavirus, se sumó la vivencia personal de cada pareja, en lo que a reproducción asistida se refiere. Así pues, hubo parejas que se quedaron sin poder comenzar sus tratamientos, a otras se les suspendió a la mitad, e incluso algunas mujeres se quedaron a escasos días de poder someterse a la transferencia de embriones"

infertilidad

Tal ha sido el caso de Mónica, una mujer que lleva años luchando contra la infertilidad y quien tenía todas las esperanzas puestas en este año 2020, especialmente en el mes de marzo, fecha en la que iba a comenzar un tratamiento diferente a los que se había sometido con anterioridad:

"Estábamos muy cerca cuando todo se paró. Faltaban días para hacerme la transferencia de embriones, pero al final no pudo ser. Nuestro sueño de ser padres se paró en seco aquel 14 de marzo" - confiesa con tristeza.

"Se da además la circunstancia de que durante el confinamiento celebré mi 42 cumpleaños y nuestro segundo año en el camino de la reproducción asistida. Ni qué decir tiene que ambas efemérides, vividas además en el marco de una pandemia, han sido un mazazo enorme, pues te das cuenta de que el tiempo pasa y sigues sin poder alcanzar tu sueño"

Precisamente la edad de la mujer es otra de las cuestiones a las que hacer referencia Meritxell en nuestra entrevista:

"La edad ha sido una de las causas principales de ansiedad durante el confinamiento. Hay que tener en cuenta que a la hora de seguir un tratamiento por la Seguridad Social la edad es determinante. También lo es el factor tiempo, especialmente en el caso de mujeres con una reserva ovárica muy pobre o con menopausia precoz. En estos casos, un parón de dos, tres o cuatro meses es algo serio"

Y es que la edad media en la que la mujer se plantea su primer embarazo es, según la Sociedad Española de Fertilidad, uno de los factores que más contribuye a aumentar las tasas de infertilidad, pues disminuye la calidad de los gametos y empeora la calidad de los embriones.

Casi la mitad de mujeres en tratamiento de fertilidad no lo ha reanudado todavía

fertilidad

Poco a poco, los distintos territorios de nuestro país van avanzando en la desescalada y con ello comienzan a reanudarse tímidamente los tratamientos de fertilidad.

Aún así, según una encuesta llevada a cabo por la Red Infértiles entre 243 pacientes, el 44% de las mujeres que se encontraba en tratamiento de fertilidad antes de la pandemia no lo ha reanudado todavía, y entre los motivos están:

En nuestra asociación estamos más preocupados que nunca por las pacientes que siguen su tratamiento en la sanidad pública. Si las listas de espera ya eran un problema de acceso para las mujeres que se encuentran en el límite de la edad reproductiva, ahora se suma la demora de quienes ya estaban en ello, afectando directamente al éxito de los tratamientos" - indican desde la Asociación Red Nacional de Infértiles.

Meritxell también ha percibido una gran preocupación por el tema económico entre las mujeres a las que atiende:

"Muchas parejas se encuentran en situación de ERTE o son pequeños autónomos que han visto reducida a cero su facturación durante este tiempo. Esto hace prácticamente imposible el hecho de afrontar ahora mismo un tratamiento de reproducción asistida entre aquellos que iban a comenzar por primera vez"

Ante el miedo al contagio, "hay que transmitir a las mujeres un mensaje de tranquilidad y confianza"

Por otro lado, la psicóloga hace especial hincapié en el miedo al contagio por coronavirus que tienen muchas mujeres y que está influyendo a la hora de retomar los tratamientos de fertilidad:

"En general, estoy percibiendo mucho miedo al contagio y a la posibilidad de quedar embarazada durante esta pandemia y que la enfermedad pase al bebé. En estos casos, creo que es muy importante estar correctamente informadas de los estudios científicos que se están publicando al respecto, y transmitir a las mujeres un mensaje de tranquilidad y confianza en sus médicos y clínicas u hospitales, pues ellos van a tomar todas las medidas pertinentes para llevar a cabo los tratamientos con la máxima seguridad"

Así lo indica también el doctor Luis Martínez Navarro, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF):

"Quiero que las parejas entiendan que todo lo que hacemos es seguro y que no deben dejar para otro tiempo lo que puedan hacer ahora; nadie sabe si los tiempos que vienen será mejores o no, pero lo que sí es seguro es que para las mujeres el retraso va a ser peor, pues el aumento de edad va a afectar a su capacidad fértil"

Todos los centros han aplicado importantes medidas de seguridad para evitar contagios, como testar a los trabajadores para covid, lavado de manos al entrar, uso de mascarillas, dispersión de pacientes en sala de espera aumentado los horarios, desinfecciones constantes... Además, no se inicia un tratamiento si hay alguna sospecha de estar infectado.

"Nuestros laboratorios de reproducción asistida tienen un nivel de seguridad tipo 2, además se trata de un virus que se transmite a través de vías respiratorias, no como los virus de transmisión sexual, hepatitis o VIH, por lo que, en técnicas de reproducción asistida, no hay ningún problema" - asegura el doctor Requena, director del IVI-Madrid

Aunque todo parece indicar que esta pandemia no traerá consigo un baby boom, el doctor Requena quiere lanzar un mensaje tranquilizador a las parejas que estaban planteándose ser padres antes de la crisis del COVID:

"No hay nada que pueda alarmar a una paciente para replantearse tener un hijo. A día de hoy, una mujer embarazada puede estar tranquila, pues no va a tener más riesgo de contraer enfermedad, y si enferma no tendrá más complicaciones que una mujer no embarazada"

"Por lo tanto, nuestra recomendación es que guarde todas las precauciones posibles, pero que esté tranquila. Y aquella paciente o aquella pareja que tuviera planes hace cuatro o cinco meses de buscar un hijo, que se lo sigan planteando".

Foto | iStock

Vía | Red Infértiles, Ferring Pharmaceuticals

Agradecimientos | Meritxell Contero (puedes seguirla en Instagram)

En Bebés y Más | Un análisis de sangre permitirá predecir la calidad de óvulos de las mujeres antes de someterse a un tratamiento de fertilidad, Consejos para concebir: todo lo que debes saber si buscas quedar embarazada, Fecundación in Vitro: ¿qué molestias voy a sentir? Una experta explica cómo es el proceso en cinco pasos, Inseminación artificial: qué es y en qué consiste esta técnica de reproducción

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios