Compartir
Publicidad
La infertilidad, una enfermedad que afecta tanto física como psicológicamente
Fertilidad

La infertilidad, una enfermedad que afecta tanto física como psicológicamente

Publicidad
Publicidad

Ayer, 4 de junio, se celebró el Día Internacional de la Infertilidad, un problema que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a un 10 por ciento de las parejas en todo el mundo, aunque en España la cifra se eleva al 17 por ciento.

La búsqueda de un bebé siempre es un motivo de alegría, pero, para muchas parejas puede llegar a convertirse en un arduo camino, plagado de obstáculos, tristeza y desesperanza. ¿Qué es la infertilidad y por qué se produce? Os contamos todas las causas.

¿Cuándo podría considerarse que una pareja tiene problemas de infertilidad?

Cuando, tras un año de búsqueda constante y sin el uso de ningún método anticonceptivo, una pareja sin ningún signo de patología evidente no ha logrado el embarazo, se considera que existe un problema de infertilidad.

Cuando la mujer tiene más de 35 años, el tiempo de búsqueda infructuosa debería reducirse a seis meses, ya que su capacidad ovárica va disminuyendo y conviene ponerse en manos de especialistas lo antes posible.

En ocasiones, se emplea el término “infertilidad” y “esterilidad” de manera indistinta a pesar de que ambos conceptos tienen connotaciones diferentes. En ambos casos existe una imposibilidad a la hora de tener hijos pero la diferencia radica en el momento exacto en que surge el problema
  • En la esterilidad, la fecundación no llega nunca a producirse.

  • En el caso de la infertilidad, sí hay fecundación pero el embrión no es capaz de implantarse (fallo de implantación en el endometrio uterino) o de desarrollarse hasta el final de la gestación (aborto).

¿Cuáles son las causas de infertilidad en una pareja?

Según los datos estadísticos, las causas médicas que propician la infertilidad son compartidas: en el 40 por ciento de los casos el problema está en el hombre, en el otro 40 por ciento el origen reside en la mujer y en el 20 por ciento restante, el origen de la infertilidad es desconocido.

La edad de la mujer influye de manera importante a la hora de lograr un embarazo. Las mujeres nacemos con una reserva ovárica que se va agotando conforme cumplimos años. Al llegar a los 35 años, esta reserva está bastante disminuida y las posibilidades de lograr embarazo se reducen al 50 por ciento.

A partir de esta edad, las posibilidades de concepción van descendiendo un nueve por ciento cada año. Al llegar a los 40 años, los expertos indican que en la mayoría de los casos la reserva ovárica ya se ha agotado, a pesar de que la mujer siga teniendo ciclos menstruales regulares.

El retraso en la edad para ser madres es, según los médicos especialistas en reproducción asistida, una de las principales causas de infertilidad en la mujer

Pero no sólo la edad de la mujer es importante. Otros factores como la mala alimentación, el tabaco, o mantener hábitos de vida poco saludables, también afectarían a la capacidad de reproducción de ambos.

los-problemas-de-infertilidad-afectan-a-la-pareja

En cualquier caso, pueden ser múltiples los factores que imposibiliten un embarazo y, como hemos visto, venir tanto de la parte masculina como de la femenina o incluso de los dos:

Los problemas de origen masculino pueden ser:

  • Trastornos endocrinos o alteraciones hormonales que afecten a la formación de los espermatozoides

  • Patologías testiculares que alteren la producción de los espermatozoides

  • Problemas que afecten a la eyaculación

  • Baja cantidad de espermatozoides o mala calidad de los mismos, que repercuta en su movilidad o/y morfología

Los problemas de origen femenino pueden ser:

  • Trastornos endocrinos relacionados con el control hormonal del ciclo menstrual y la ovulación

  • Alteraciones en las trompas de Falopio que es el lugar en el que se produce la fecundación del óvulo

  • Problemas funcionales y/o anatómicos del cuello del útero que dificulten el ascenso de los espermatozoides

  • Malformaciones uterinas, endometriosis, pólipos, miomas…

¿Cuáles son las técnicas de reproducción asistida?

Si, como hemos comentado antes, tras un año de búsqueda el embarazo no se ha producido, es momento de consultar con los especialistas.

El médico dictaminará las pruebas que deberán realizarse ambos miembros de la pareja, con el fin de encontrar las posibles causas de la esterilidad. Una vez hallada la causa o causas que impiden el embarazo, se procederá a la técnica de reproducción asistida más recomendable en cada caso.

Hoy en día, existen numerosos tratamientos de reproducción asistida que ayudan a conseguir el embarazo:

  • Existen técnicas de baja complejidad, como el coito programado o la inseminación artificial

  • Pero otras técnicas requieren de una mayor complejidad o incluso de protocolos combinados, tales como la fecundación in vitro (con óvulos propios o de donante), ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides), diagnóstico genético preimplantacional, vitrificación....

reproducción-asistida

Desde la "primera niña probeta" nacida en 1978, las técnicas de reproducción asistida han ido evolucionando con el paso del tiempo. Se han perfeccionado los tratamientos y se han formado profesionales especializados en este campo, logrando mayores porcentajes de éxito.

Según los médicos especializados en reproducción, con el diagnóstico y la técnica adecuada, una pareja debería poder conseguir el embarazo antes de un año o de tres tratamientos de fertilidad.

La infertilidad secundaria, cuando el segundo hijo se hace esperar

Hemos hablado de la infertilidad primaria, que es quella que impide a la pareja ser padres por primera vez. Pero existe otro tipo de infertilidad conocida como secundaria, que se produce cuando la pareja ya tiene un hijo (cuya concepción y embarazo transcurrieron sin mayor problema) pero no logra ampliar la familia.

"A nivel social, la infertilidad secundaria es un tema tabú. No sabes con quien hablar de ello porque nadie te entiende. Ya teneis un hijo precioso, ¡disfrutadlo! - te dicen sin ninguna consideración. Te sientes incomprendida y sin derecho a quejarte" - confiesa María, madre de un niño de cinco años

A la confusión inicial por no saber qué ha cambiado con respecto a la primera vez, se une la presión que ejerce la gente con sus preguntas acerca del segundo hermanito. Los padres se sienten desconcertados y frustrados y, en muchos casos, no saben cómo reaccionar.

Cuidado emocional durante la infertilidad

La OMS define la infertilidad como una enfermedad que afecta tanto a nivel físico como emocional y psicológico, aumentando considerablemente la complejidad de esta patología.

Y es que las parejas que buscan un embarazo sin conseguirlo, sufren un gran desgaste psicológico en el proceso que, en ocasiones, se ve agravado cuando el entorno cercano (amigos, familiares, compañeros de trabajo…) logra sus embarazos de forma espontánea.

"Es muy duro ver como todo a tu alrededor sigue su curso. Tus amigas te dan la noticia de sus embarazos y tú te sientes fatal por no poder alegrarte. Sólo quieres aislarte y llorar" - admite Lorena, que recientemente acaba de someterse a su segundo ciclo de FIV

Según los expertos en reproducción asistida, son las mujeres quienes sufren de forma más notable. En ellas, los sentimientos de tristeza, frustración, rabia y depresión suelen ser mayores que en el hombre.

A la presión social o la ansiedad que puede producirle la finitud de su periodo fértil, se suma el hecho de que gran parte de las pruebas médicas que se le realizan sean invasivas así como la mayoría de las técnicas de reproducción.

Cuando una pareja se enfrenta al diagnóstico de infertilidad, pasa por varias fases de duelo que van desde la negación hasta la ira o la depresión. En ocasiones se sienten incomprendidos por la gente que les rodea y pueden incluso surgir problemas en la relación entre ambos

Para hacer frente a todos estos sentimientos negativos, los expertos recomiendan que la pareja cuente con un buen sostén emocional mientras dura el proceso. La posibilidad de hablar y sentirse escuchado ayuda a mantener una sensación de control y a hacer más llevadera la espera.

Cada ciclo viene cargado de una nueva esperanza, ilusión y alegría. Y, según los psicólogos especializados en reproducción asistida, enfrentarse a ello de forma positiva contribuye al éxito del tratamiento.

embarazo
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos