Publicidad

Cómo conseguir quedar embarazada rápido: 11 consejos para aumentar las posibilidades

Cómo conseguir quedar embarazada rápido: 11 consejos para aumentar las posibilidades
12 comentarios

No se decide aumentar la familia de un día para otro y, cuando al fin estás convencida de que ha llegado el momento, parece que la naturaleza te es esquiva y no consigues quedarte embarazada.

Es habitual, porque hay muchos factores que influyen en que el test de embarazo tarde en mostrar el ansiado positivo. Esta espera hace que muchas mujeres lleguen a angustiarse e, incluso obsesionarse por quedarse embarazada sin que exista ninguna razón médica que impida la gestación.

Pero es que lograr un embarazo depende de muchas cosas. Por ejemplo, si has estado tomando la píldora u otro anticonceptivo hormonal durante un tiempo prolongado, tu cuerpo tiene que recuperar su ciclo natural.

Sin embargo, existen algunos hábitos de vida saludables que pueden aumentar las posibilidades de quedarte embarazada. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a conseguir quedarte embarazada antes.

1.- Adoptar hábitos sanos

Si decides que quieres tener un bebé, antes de intentarlo debes preparar tu cuerpo. Lo primero es comenzar por abandonar posibles hábitos perjudiciales, como fumar, consumir alcohol o drogas y trasnochar a menudo.

Es un buen momento para para perder esos kilos que sobran y empezar a hacer ejercicio paulatinamente si es que no lo hacíamos.

Por si no lo sabías, tanto la extrema delgadez como el sobrepeso pueden afectar a la fertilidad, ya que suelen causar desarreglos menstruales. Lo ideal es que el índice de tu masa corporal (IMC) esté entre 20-25.

2.- Seguir una alimentación saludable equilibrada

Alimentacion

"Si una mujer come más de lo que debe o por ignorancia se salta las comidas, va a coger peso, lo que implica mayor producción de insulina y andrógenos y, por tanto, disminución de la fertilidad".

Así explica el Dr. Jan Tesarik, director de la Clínica Margen, la importancia de no comer más de lo necesario, pero tampoco menos, ya que las dietas pobres en grasas y proteínas (por ejemplo) también pueden perjudicar a la fertilidad. Lo ideal, buscar el equilibrio.

Sí es interesante reducir el consumo de fritos y grasas, y no abusar de la sal, el azúcar, el café, el té, los refrescos de cola y la cafeína. Eso sí, procura introducir en tu dieta alimentos ricos en ácido fólico.

3.- Puesta a punto del padre

El futuro papá también tiene que adoptar una vida sana para que las posibilidades de embarazo aumenten.

El alcohol no solo no despierta la líbido sino que además debilita el semen y ocasiona problemas de erección.

Otras formas de mejorar la fertilidad masculina es a través de una dieta sana y ejercicio. De hecho, la obesidad es una de las causas de la infertilidad.

Y para mejorar la calidad de los espermatozoides, mejor evitar un aumento de temperatura en la zona genital producida por prendas demasiado ajustadas ni permanecer mucho tiempo sentado.

4.- Pide una consulta preconcepción

Siempre es recomendable una visita al ginecólogo antes de buscar un embarazo. Esta consulta sirve para preparar el óptimo estado de salud de la madre de cara a afrontar la gestación, para actualizar su historial ginecológico, recibir los consejos médicos correspondientes...

Si en tu caso además padeces una enfermedad crónica como diabetes, problemas cardiacos, tiroides..., entonces la visita preconcepcional es imprescindible para llevar un control más estrecho cuando llegue la gestación y no poner en riesgo el embarazo.

5.- No olvides tomar ácido fólico

Será el ginecólogo el que te recete la suplementación de ácido fólico. Este nutriente participa en la formación de los tejidos maternos del embarazo, puede ayudar a la madre a preparar su cuerpo y tener niveles correctos de folatos en la etapa previa y en los primeros meses de embarazo.

El periodo ideal para esta suplementación farmacológica es desde al menos dos meses antes del comienzo del embarazo, hasta cumplir la semana 12 de gestación.

Además, el cierre del tubo neural del feto se produce entre los días 22 y 28² de gestación, un momento en el que muchas mujeres aún no saben que están embarazadas.

6.- Conoce tu ciclo menstrual

No conviene que la pareja esté pendiente del calendario, pero es práctico conocer el ciclo y los días fértiles, porque varía de una mujer a otra, e incluso en la misma mujer puede variar de un mes a otro.

Un ciclo regular tiene una duración promedio de 28 días contados a partir del primer día de menstruación, pero se considera normal que dure entre 21 y 35 días.

Desde el primer día de la regla hasta la mitad del ciclo se produce un aumento de los estrógenos. Un nuevo óvulo comienza a madurar y días después es expulsado por el ovario. Durante los días en que el óvulo desciende por las trompas de Falopio hasta el útero se produce la ovulación.

Los 6-7 días centrales del ciclo son tus días fértiles (el día 14, más los 3 días anteriores y los 3 días posteriores). Si mantienes relaciones sexuales durante estos días y un espermatozoide fecundara el óvulo y éste se adhiriera a las paredes del útero daría comienzo a un embarazo.

La vida de un espermatozoide es de aproximadamente siete días pero la de un óvulo es mucho más corta, situándose entre las 12 y las 24 horas a partir del primer día de ovulación. Por esta razón, es más recomendable intentarlo en tus días fértiles.

7.- Practica sexo con frecuencia

Pareja Cama

Puedes ayudarte de un test de ovulación para conocer cuáles son tus días fértiles, pero lo mejor es tener sexo sin obsesionarse con ello y, por supuesto, también los días en que no estés ovulando.

Porque está claro que ningún consejo será efectivo si no se tienen las imprescindibles relaciones sexuales y con cuanta mayor frecuencia, mejor, aunque en este punto hay discrepancias entre los expertos.

Los estudios parecen señalar que mantener relaciones sexuales a diario aumenta la probabilidad de conseguirlo y además no parece afectar significativamente a la calidad seminal.

En el caso de los ciclos irregulares (como el de las mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos) el asunto se complica, porque saber cuándo se ovula no es sencillo. Entonces conviene mantener relaciones sexuales con más frecuencia a lo largo de todo el mes o los dos meses.

Debéis tener en cuenta que la calidad del esperma mejora si se deja un margen de 48 horas entre cada eyaculación.

8.- Prueba con posturas sexuales propicias

Aunque no parece que sea muy real que adoptar una serie de posturas sexuales favorezca el embarazo frente a otras, ¿por qué no intentarlo con todas? Es divertido, relaja el estrés que supone buscar un embarazo cuando no llega y es totalmente inocuo.

De todas formas, cualquiera sirve siempre que la eyaculación se produzca dentro de la vagina y el esperma permanece ahí.

La tradicional postura del misionero, en la que la mujer se encuentra debajo y el hombre arriba, es quizás la más apropiada para lograrlo.

Si se tiene sexo de pie y el semen se sale, es más difícil que llegue al óvulo (aunque dentro quedarán restos que sí podrían).

La medida de que la mujer mantenga las piernas elevadas tras hacer el amor para favorecer que el esperma llegue al óvulo no sirve de nada según estudios recientes, aunque no se pierde nada por intentarlo.

9.- Fuera estrés

El estrés es uno de los factores que más dificultan el embarazo. Las mujeres con mucha tensión suelen tener ciclos menstruales poco regulares y los hombres suelen presentar una disminución en sus niveles de espermatozoides.

Es importante que la pareja aprenda a relajarse para mejorar sus relaciones. Los masajes pueden ayudar.

10.- Evita obsesionarte con la búsqueda del bebé

Sexo

A menudo, cuando la pareja no logra el embarazo, se genera un estrés extra. Se entra así en una rueda sin fin, ya que el estrés produce infertilidad y la infertilidad genera estrés.

Por eso, intenta reducir la ansiedad y disfrutar de vuestras relaciones sin pensar en el embarazo. Muchas veces, cuando la pareja con problemas para tener hijos se relaja, llega el bebé.

11.- Pide ayuda especializada si se retrasa mucho el embarazo

El embarazo suele tardar en llegar una media de seis meses. No hemos de preocuparnos si a pesar de seguir estos consejos el test no da positivo. Se recomienda buscar ayuda al año de buscar el embarazo si eres menor de 35 años o a partir de los seis meses si superas esa edad.

Un control médico podrá determinar si existe alguna dificultad fisiológica y en todo caso, si al final la mujer sigue sin lograr el embarazo, se valorará la posibilidad de acudir a las técnicas de reproducción asistida.

Recuerda que a veces es necesaria una buena dosis de paciencia. Busca el embarazo y mucha suerte.

En Bebés y Más | Cuáles son los días fértiles para quedar embarazada, Embarazo psicológico: ¿cuáles son las causas y quién puede tenerlo?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios