Compartir
Publicidad

Las visitas preconcepcionales, ¿son útiles en la práctica?

Las visitas preconcepcionales, ¿son útiles en la práctica?
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En ocasiones hemos hablado de lo útiles que resultan las visitas preconcepcionales, pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Porque, aunque no se suelen realizar a menudo, ¿qué es lo que encontramos cuando vamos al médico para decirle que tenemos intención de quedarnos embarazadas?

Cuando os planteábamos la cuestión del lo imprescindibles que eran estas visitas médicas si la mujer padece una enfermedad crónica, una lectora nos dijo que cuando ella le había comentado a los médicos que quería quedarse embarazada, la respuesta fue: "Ya sabes lo que hay que hacer".

Pues sí, eso ya lo sabemos y no hay que estudiar una carrera para ello. Ya podían haberse esforzado un poquito más en dar importancia a algo que la tiene para la la concepción, la salud de la madre, del feto y el desarrollo del embarazo.

A pesar de toda la utilidad que podrían tener estas visitas, en la práctica se realizan muy poco, entre la escasa concienciación de los futuros padres y parece que también de algunos profesionales... no es de extrañar.

La situación de la sanidad en España tampoco está como para tirar cohetes y establecer consultas que se salen de lo habitual. Pero aprovechemos las revisiones ginecológicas si es que estamos pensando en tener un bebé, y esperemos tener suerte con quién nos atienda...

Y es que, a pesar de todo, somos afortunados si nos comparamos con otras latitudes, con los países en desarrollo en los que la atención médica es difícil o nula en cualquier etapa de la vida, con lo cual hay más mortalidad materno-infantil.

Recordemos que la consulta preconcepcional es de utilidad para:

  • Valorar el estado de salud general e identificar enfermedades crónicas.
  • Identificar factores de riesgo de la mujer o de su pareja que puedan complicar el embarazo.
  • Aconsejarnos estilos de vida saludables para que el bebé nazca sano: alimentación, actividad física...
  • Detectar si ha estado expuesta a determinadas enfermedades infecciosas como VIH, toxoplasmosis, hepatitis B...
  • Revisar el estado vacunal, sobre todo frente a rubéola, al tratarse de una enfermedad que en caso de contraerse en los primeros meses de embarazo puede provocar abortos y alteraciones importantes en su bebé.
  • Aconsejar suplementos alimenticios con ácido fólico, yodo... para prevenir malformaciones congénitas.
  • Resolver las posibles dudas de la mujer.

Por todo ello, nos encantaría que tanto en la teoría como en la práctica las visitas preconcepcionales fueran válidas e importantes. Tal vez cuando soplen mejores vientos en el panorama económico se haga hincapié en este tema...

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | ¿Qué son las anomalías congénitas y cómo prevenirlas?, La importancia de acudir al ginecólogo para planear el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio