Compartir
Publicidad

No sirve de nada quedarse tumbada con las piernas elevadas tras el coito para lograr el embarazo, según una nueva investigación

No sirve de nada quedarse tumbada con las piernas elevadas tras el coito para lograr el embarazo, según una nueva investigación
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la hora de poner en práctica pequeños trucos que puedan facilitar la concepción, este es sin duda uno de los más recomendados. Muchas mujeres utilizan la técnica de quedarse tumbadas con las piernas elevadas tras el coito para favorecer que el camino del esperma hacia las trompas de Falopio y así lograr el embarazo.

Muchas parejas habrán creído que ese fue el secreto de su éxito, pero una nueva investigación lo echa por tierra. No sirve de nada. Si has quedado embarazada nada tiene que ver la postura que hayas adoptado tras mantener relaciones sexuales.

La teoría no era mala

Que la mujer se mantenga tumbada le daría tiempo a los espermatozoides para llegar a su destino, donde el óvulo está esperando. También se ha aplicado esta técnica a la inseminación intrauterina. La teoría no es descabellada, ya que al levantarse da la sensación de que el semen se escurre. Cuando hablamos de este truco un tiempo atrás mencionamos que incluso hay profesionales que lo recomiendan, algunos hablan de minutos, otros de media hora en la misma posición.

Hasta hay pequeños estudios que apoyaban esta teoría (dos en 2009 y otro en 2015) que afirmaban que 15 minutos de reposo en cama mejoraron las tasas de éxito de inseminación intrauterina, dando lugar a más embarazos.

Pero no influye en las tasas de embarzo

Pero una nueva investigación más grande, realizada por científicos de la Universidad del Centro Médico VU de Amsterdam con 479 mujeres sometidas a inseminación intrautierina, ha hallado que mantenerse tumbada tras mantener relaciones sexuales no influye en las tasas de éxito de embarazos.

Se recolectaron datos en torno a dos mil ciclos de inseminación. Entre las mujeres que hicieron reposo, en el 32 por ciento de los ciclos hubo embarazo, mientras que entre las que se movieron tras la inseminación, en el 40 por ciento de los ciclos. Con lo cual, la inmovilización posterior no tendría ningún sentido.

Un recorrido de 18 cm

Genital-Femenino

Se sabe que los espermatozoides pueden vivir en el útero hasta 48 o 72 horas luego de ser expulsados. Nadie se quedaría todo ese tiempo con las piernas elevadas y de todas maneras, cuando te levantes, la mayor parte del semen se caerá.

Los espermatozoides tienen unos 18 cm de camino desde que son expulsados hasta alcanzar el óvulo, un recorrido lleno de obstáculos en el que el líquido seminal que los rodea les permite mantener un adecuado nivel de acidez para su supervivencia. Sólo el 1% de los espermatozoides que llegan al cuello del útero consiguen llegar al útero. Por su parte, las contracciones del útero y las trompas de Falopio producidas durante la ovulación de la mujer atraen a los espermatozoides y les facilitan alcanzar el óvulo.

Además, los científicos mencionan algo que no todas las personas saben. Las ilustraciones suelen representar el aparato genital femenino como si la vagina y el útero estuviesen alineados, pero lo cierto es que el útero está ligeramente inclinado hacia adelante formando un ángulo con respecto a la vagina (en anteversoflexión). Como si formaran una letra "q".

Por lo tanto, al parecer, no hay necesidad de adoptar posturas insólitas para que se produzca la fecundación, ya que el cuerpo de la mujer sabe lo que tiene que hacer independientemente de si se permanece tumbada o no tras el coito.

Aún así (y no es por contradecir a los científicos), tampoco tiene nada de malo intentarlo. Al fin y al cabo son sólo 5-10 minutos y no tiene ninguna contraindicación médica.

Vía | New Scientist
En Bebés y más | ¿Sirve de algo quedarte tumbada con las piernas elevadas tras el coito para lograr un embarazo?Cómo quedarse embarazada: métodos y consejos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio