Publicidad

Coronavirus: cuál es el riesgo de contagio y cómo afecta la enfermedad a bebés y niños

Coronavirus: cuál es el riesgo de contagio y cómo afecta la enfermedad a bebés y niños
Sin comentarios

China ha reportado a día de hoy 2.715 muertes por coronavirus (Covid-19) y 78.064 personas infectadas en ese país. Pero el virus también se ha propagado a más de 40 países con 2.400 contagiados fuera de China; en Italia se ha cobrado la vida de doce personas y otras 19 han muerto en Irán. 

En España hay ocho casos confirmados y un bebé de dos años ha sido ingresado en Denia con síntomas compatibles con la enfermedad a la espera de los resultados de las pruebas. 

Dado los últimos casos detectados en España, y como es normal que los padres se sientan preocupados ante el goteo constante de nuevos casos, hemos querido qué se sabe hasta el momento sobre el riesgo de contagio en bebés y niños, y cómo afecta el coronavirus a los menores.

El Covid-19, también llamado "neumonía de Wuhan", causa fiebre, tos y sensación de falta de aire, con síntomas similares a los de un resfriado o una gripe. En casos más graves, la infección puede causar neumonía o dificultades respiratorias.

Lo que sabemos hasta el momento sobre la enfermedad es que el riesgo de muerte se incrementa con la edad, y que los niños están a salvo de sus efectos más graves. Hasta ahora las víctimas mortales han sido personas de edad avanzada que ya padecían una enfermedad.

Baja incidencia de coronavirus en bebés y niños

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus ha señalado que el Covid-19 es menos mortal que el SARS y MERS y que el 80 por ciento de las personas infectadas presentan un cuadro leve y se recuperan favorablemente, mientras que el otro 20 por ciento tiene una enfermedad "grave o crítica, que va desde la falta de aliento hasta el shock séptico y el fallo multiorgánico".

Por su parte, ha anunciado que la tasa de mortalidad es de entre el 2% y el 4% en Wuhan, y al alrededor del 0,7% fuera de Wuhan, y que el riesgo de muerte "aumenta cuanto más viejo es el paciente y con condiciones de salud subyacentes".

En cuanto a la incidencia del coronavirus por grupos de edad, Tedros destaca que se han registrado "relativamente pocos casos" entre los niños, algo que aún no tiene explicación. Y ha destacado la importancia de aumentar la investigación en este sentido para entender los motivos de esta baja incidencia.


Bebés y niños tienen bajo riesgo de contagio y no se han registrado muertes en menores de 10 años.




Casos de coronavirus según la edad

coronavirus-edad Incidencia del coronavirus por grupos de edad en más de 44 mil casos

Riesgo de contagio en niños

Según datos del 11 de febrero, de un total de 44.672 casos confirmados en China, sólo un 0,9 por ciento de las personas contagiadas eran menores de 10 años. La mayor incidencia de contagio se dió en el grupo de edad de entre 50 y 59 años, seguida del grupo de entre 40 y 49 años y del de 60 a 69 años.

Mortalidad en niños

En cuanto a muertes, la mortalidad general del coronavirus en China es del 2,3 por ciento y el riesgo de muerte se incrementa con la edad.

En las personas mayores de 80 años es de 14,8 por ciento; en las personas de entre 70 y 79 años, del 8 por ciento; en las personas de 50 años o más, poco más del 1 por ciento; mientras que no ha habido ningún fallecido entre los 416 menores de 10 años contagiados.


El coronavirus en niños menores de un año

El 14 de febrero se publicó en JAMA ( Journal of American Medical Association) un estudio retrospectivo realizado con nueve lactantes para analizar la incidencia del coronavirus 2019 (COVID-19) en niños menores de un año de vida.

Se identificaron nueve lactantes de entre 28 días a un año hospitalizados diagnosticados con coronavirus entre el 8 de diciembre de 2019 y el 6 de febrero de 2020 en China.

Se identificaron siete niñas y dos niños, pero los investigadores remarcan que se requieren más estudios para valorar si las lactantes mujeres pueden ser más susceptibles a la infección por COVID-19 que los lactantes varones.

El más pequeño tenía un mes y el mayor once meses. En cuanto a los síntomas, se informó que cuatro pacientes tenían fiebre, dos tenían síntomas leves del tracto respiratorio superior y uno no tenía síntomas, pero dieron positivo para COVID-19 en un examen realizado debido a la exposición a miembros de la familia infectados, y de otros dos no se disponía de información sobre los síntomas.

Las familias de los nueve lactantes tenían al menos un familiar infectado, y la infección del lactante se produjo después de la infección de los miembros de la familia.

Ninguno de los nueve lactantes requirió cuidados intensivos o ventilación mecánica ni presentó complicaciones graves.

Dada la cantidad de infecciones reportadas, la cantidad de bebés infectados identificados fue pequeña. Esto puede deberse a un menor riesgo de exposición o una identificación incompleta debido a una enfermedad leve o asintomática, en lugar de la resistencia a la infección.

Debido a que los bebés menores de un año no pueden usar mascarillas, requieren medidas de protección específicas. Los cuidadores adultos deben usar máscaras, lavarse las manos antes del contacto cercano con los bebés y esterilizar los juguetes y la vajilla de los bebés con regularidad, aconsejan los autores del estudio.

coronavirus-ninos

En cuanto a los casos en recién nacidos, la doctora Cristina Calvo, portavoz de la Asociación Española de Pediatría nos tranquiliza: "Lo visto hasta ahora es que no se transmite durante el embarazo, ni el parto ni por lactancia materna, pero solo hay un artículo publicado".

Aunque no parece afectar especialmente a los más pequeños, los niños están al tanto de lo que sucede con el virus en la actualidad, especialmente en Italia donde se registra la mayor epidemia en Europa con 322 casos confirmados, y desde la ONG Save the Children, puntualizan:

“El hecho de que el virus no esté afectando a día de hoy a la población infantil no significa que no esté sufriendo su impacto. Es esencial que los niños y las niñas de las zonas afectadas sean informados de lo que sucede en su entorno, siempre con explicaciones adaptadas a su edad. Igual de importante será dirigir correctamente la ansiedad y el miedo que muchos niños y niñas sientan al enfrentarse a noticias sobre el virus en su vida diaria para evitar posibles formas de discriminación o xenofobia”, concluye Raffaela Milano, directora de programas europeos de Save the Children en Italia.


Tranquilidad y prevención

La gripe mata en el mundo a más personas que el coronavirus y sí es un virus que puede tener graves complicaciones en bebés y niños.

La doctora Cristina Calvo, portavoz de la Asociación Española de Pediatría con relación al coronavirus nos recuerda que la mejor precaución que podemos tomar es "Lavarnos mucho las manos, siempre y procurar no estar en contacto con personas enfermas. Hay que seguir las recomendaciones que vayan dictando las autoridades."

Por tanto, no hay que alarmarse, mantener la calma y tomar las medidas necesarias para prevenir contagios como lo hacemos con cualquier otra enfermedad:

  • Lavarse las manos con frecuencia (mejor con agua y jabón que con gel desinfectante, pero ambos valen como prevención)
  • Cubrir la boca y nariz con un pañuelo de papel o con el codo cuando tosamos y estornudemos (y a continuación desechar ese papel y lavarnos las manos)
  • Mantener limpios juguetes, superficies y vajilla, especialmente en sitios con mayor concentración de niños como guarderías o colegios.
  • Evitar el contacto directo con una persona que tenga un resfriado o síntomas de gripe
  • Acudir al médico en caso de tener fiebre, tos o dificultad para respirar.
  • En cuanto al uso de mascarillas, solo sirven ante la presencia de síntomas respiratorios (tos o estornudos) para proteger a otras personas. Si no se presenta ningún síntoma, no es necesario ponerse una mascarilla.



Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios