Publicidad

Coronavirus y lactancia materna: qué precauciones tomar si estás amamantando a tu bebé

Coronavirus y lactancia materna: qué precauciones tomar si estás amamantando a tu bebé
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Son muchas las dudas que surgen a torno al nuevo coronavirus (COVID-19). Ya hemos hablado sobre cómo afecta el coronavirus a bebés y niños, en quienes afortunadamente la infección cursa de forma leve, qué sucede en el embarazo, y otra duda que queremos despejar está relacionada con la lactancia materna. ¿Qué sucede si una mamá está infectada con coronavirus y amamanta a su bebé? ¿Hay riesgo de transmisión?

La respuesta es que se recomienda continuar con la lactancia materna tomando las medidas de prevención necesarias

La leche materna es alimento, pero también es inmunidad. El sistema inmunológico de la madre produce anticuerpos para combatir la infección, y esta protección contra las infecciones se transfiere al bebé que es amamantado a través de la leche materna.

¿Es seguro que una madre infectada de coronavirus amamante a su bebé?

Hemos recurrido a las principales autoridades en la materia y todas coinciden en cuanto a la recomendación de seguir amamantando. Desde Unicef nos explican que:

Teniendo en cuenta los beneficios de la lactancia materna y la escasa relevancia de la leche materna en el contexto de la transmisión de otros virus respiratorios, la madre puede seguir amamantando a su bebé siempre y cuando tome todas las precauciones necesarias.

La OMS defiende que:

"Las madres y los bebés deben poder permanecer juntos y practicar el contacto piel con piel, cuidado de la madre canguro y permanecer juntos y practicar el alojamiento conjunto durante el día y la noche, especialmente inmediatamente después del nacimiento durante el establecimiento de la lactancia materna, ya sea que ellas o los lactantes sean casos probable o confirmado de COVID-19".

Desde La Liga de la Leche también recomiendan seguir amamantando al bebé ante una infección por coronavirus debido a la inmunidad que se aporta.

Quienes se infectan poco antes de dar a luz y luego comienzan a amamantar, y quienes se infectan durante la lactancia, producirán en su leche anticuerpos específicos de IgA secretora y muchos otros factores inmunológicos importantes para proteger a los lactantes y mejorar la respuesta inmune de estos. En ese momento, los factores inmunológicos ayudarán al cuerpo del lactante para que responda de forma más efectiva ante la exposición y/o infección. Practicar buenos hábitos de higiene también ayudará a reducir la transferencia del virus. Si se enferma alguien que está amamantando, es muy importante no interrumpir la lactancia directa.

Desde e-lactancia.org, especializada en analizar los riesgos para la lactancia materna de más de 28 mil términos, también nos indican que el riesgo es muy bajo para la lactancia materna y se recomienda no interrumpirla.

lactancia-coronavirus Captura de imagen de e-lactancia.org

Por su parte, la Sociedad Española de Neonatología, que en un principio aconsejaba no amamantar durante los primeros 14 días en casos de madres infectadas, más tarde cambió las recomendaciones y en su última revisión (versión 5.0) para el manejo del recién nacido recomienda:

"Aún no existiendo datos suficientes para hacer una recomendación en firme sobre el amamantamiento en el caso de mujeres infectadas por SARS-CoV-2 es importante insistir en que la lactancia materna otorga muchos beneficios como el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2, por ello y ante la evidencia actual la SENeo recomienda el mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las condiciones clínicas del Recién Nacido y su madre así lo permitan".

¿Qué medidas de precaución hay que tomar?

Las madres que están infectadas, sospechan que podrían estarlo o presentan síntomas, pero se encuentran bien para amamantar a su bebé, deberán, según indicaciones de Unicef:

  • Llevar mascarilla al amamantar al bebé (o siempre que esté cerca del bebé).
  • Lavarse las manos antes y después de amamantar al bebé (o de tener contacto con el bebé).
  • Limpiar o desinfectar superficies que puedan estar contaminadas.

Por supuesto, esto además de tomar las medidas de prevención recomendadas para toda la población como cubrirse con el codo al estornudar o toser, evitar tocarse la cara con las manos, lavarse las manos con frecuencia y utilizar pañuelos desechables de un solo uso.

Unicef especifica que si una madre está muy enferma y no puede amamantar directamente a su bebé, "es recomendable que se extraiga la leche para dársela al bebé en una taza y/o con una cuchara limpia, siguiendo en todo momento las mismas medidas de prevención de la infección".

En Bebés y más | La lactancia materna protege contra las infecciones respiratorias en la infancia

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios