Compartir
Publicidad
Publicidad

Empezar a dejar que tu hijo tome algunas decisiones

Empezar a dejar que tu hijo tome algunas decisiones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La vida es siempre un cúmulo de decisiones, desde pequeñitos nuestros hijos también tienen muchas decisiones que tomar, pero a menudo, muchos padres sienten la necesidad de controlar todo el mundo que rodea a su hijo pensando que así estarán más seguros.

Las personas somos la suma de nuestras experiencias y decisiones, o al menos así lo creemos y por esta misma razón, pensamos que empezar a dejar que tu hijo tome algunas decisiones es muy beneficioso para él. Esto debe comenzar cuando el niño demuestra que comprende el concepto de responsabilidad.

Las decisiones son responsabilidades que ellos asumen poco a poco, pero claro, debemos ayudarles y encaminarlos hacía las correctas, darles toda la información sobre las opciones entre las que pueden escoger y las consecuencias de cada una de ellas. Pensar que nuestros hijos no están preparados para decidir o elegir es algo erróneo y más si nunca les damos la oportunidad de hacerlo. Seguro que si haces la prueba te sorprenderás y podrás descubrir de lo que es capaz el pequeño. Que un niño decida por sí mismo fomenta su lado más responsable y ayuda a que sea mucho más organizado. Piensa que un niño siempre se esfuerza mucho más para tomar una decisión adecuada si ve que sus padres confían en él.

Confiar un poquitín en el criterio de un hijo, hace que ellos se sientan más queridos, hace que la imagen de sí mismos sea mucho más positiva, no sucede así cuando estamos continuamente diciéndole que tiene que hacer, que tiene que ponerse de ropa, etc. Estamos hablando de decisiones cotidianas en las cuales nuestros hijos no corren ningún riesgo y que en el caso de equivocarse, no pasa absolutamente nada.

nena_responsable.jpg

Ya sabemos que quien tiene opción de meter la pata, también tiene la opción de sacarla, con esto queremos decir que nosotros muchas veces cometemos errores y que cuando nos damos cuenta, intentamos rectificarlas. Pues bien, lo mismo pasa con los niños, dándoles la posibilidad de tomar decisiones, les ayudas a ser más adultos y a resolver los problemas de la vida diaria con mucha mas seguridad.

Siempre hemos dicho que para tomar una decisión, es preferible hacerlo en familia, dejar que el niño pueda participar en algún acuerdo doméstico, comentar nuestras elecciones o decisiones en voz alta le enseñará y le dará seguridad. Fomentar sus decisiones de una manera sencilla como por ejemplo, si el niño pregunta que chaqueta debe ponerse, responderle con otra pregunta, “si estamos en invierno y hace frío, ¿cuál crees que será la mejor?”.

Y sobre todo, procurar dar la vuelta a los errores, las equivocaciones siempre deben ser lecciones aprendidas y nunca decirles “¡¡ves, te lo dije!!” Es una manera más para que nuestros pequeños puedan seguir intentando tomar la decisión acertada, ten en cuenta que cuando se asumen ciertos riesgos, a veces se falla y esto es parte del aprendizaje.

Debemos premiarle con frases tan agradables para ellos como, “has sabido escoger”, o “esa es la decisión acertada”, “escogiste el regalo adecuado para tu amiguito”, etc. Sabemos sobradamente que los niños no son capaces de tomar muchas decisiones y que no sólo se equivocan, sino que además se sienten muy mal y como consecuencia se quedan bloqueados, es cuando nosotros intervenimos y volvemos a encaminarlos en las decisiones correctas. Nosotros somos quienes debemos estar siempre ahí, dispuestos a ayudarles en todo lo que necesiten.

Más información | Parenting-ed

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos