Necesidad de independencia y libertad en la adolescencia: cómo gestionarlas con nuestros hijos

Necesidad de independencia y libertad en la adolescencia: cómo gestionarlas con nuestros hijos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Todos sabemos que la adolescencia es una etapa caracterizada por cambios físicos, intelectuales, emocionales y sociales importantes, que a veces conllevan ciertas dificultades, tanto en el adolescente como en los padres y en el clima familiar.

En esta época, aunque los adolescentes necesitan referentes, espacios en los que sentirse seguros y acompañados, también buscarán sus propios espacios y su libertad, en un afán por explorar el mundo, reafirmarse y conocerse a sí mismos.

Pero, ¿cómo gestionar como padres y madres esta necesidad de libertad e independencia con ellos? ¿Hasta qué punto debemos respetar su deseo y cómo acompañarles en esa libertad sin dejar de velar por su bienestar? Intentaremos arrojar un poco de luz a esta cuestión.

Necesidad de independencia y libertad en la adolescencia

Con la llegada de la adolescencia, e incluso antes, los hijos muchas veces demandan cada vez más su espacio; tienen ganas de sentirse libres, de ser autónomos e independientes y de construir su propio espacio personal y social, así como su identidad.

Así, los adolescentes cada vez quieren tomar decisiones más libres, que sus opiniones sean tenidas en cuenta y valoradas, y se sienten también preparados para tomar sus propias decisiones y responsabilizarse de ellas (a veces esa percepción que tienen encaja con la realidad, y otras no tanto; deberemos indagarlo).

"La responsabilidad es el precio de la libertad".
-Elbert Hubbard-

Y es normal todo esto que anhelan y "reclaman", ¡está bien! Sin embargo, a veces deberemos establecer ciertos límites y normas con ellos para que puedan aprender a manejar toda esa independencia que anhelan, sin imponer, tan sólo acompañando y comprendiendo.

Pero, ¿cómo lo hacemos? No es tarea fácil; para ello, os proponemos algunas ideas clave para empezar.

¿Cómo gestionar esta libertad con nuestros hijos adolescentes?

libertad-hijos-adolescentes

La confianza: un elemento clave

La confianza es un elemento clave a la hora de gestionar ese deseo de libertad con nuestros hijos adolescentes. Hablamos tanto de la confianza que ellos puedan tener en nosotros (irla cultivando) como de la confianza que nosotros vamos teniendo en ellos.

Así, es un proceso doble; "te doy confianza porque creo que eres suficientemente maduro para gestionar esa libertad, pero a la vez, debes confiar en mí, en que quiero lo mejor para ti".

Establecer normas y límites razonables

Que confiemos en nuestros hijos y les demos "margen de maniobra" a la hora de salir, tomar decisiones, etc., no significa que no podamos establecer un mínimo de normas y límites que ellos deban respetar.

Si bien es cierto que estas normas pueden ser cada vez menos, o muy flexibles (si lo comparamos con las normas de la infancia, en la etapa anterior), es importante que estén, porque las normas estructuran y también dan seguridad (aunque ellos a veces sientan que no).

Pero para lograr esto, es importante que las vivan como algo beneficioso para ellos, y nunca como una imposición (siguiente punto).

Aconsejar y acompañar, no imponer

Tanto las normas como los límites o los consejos que compartamos con nuestros hijos adolescentes, debemos transmitírselos desde la calma, la confianza y el amor, y nunca como una imposición.

Si lo viven así, probablemente suceda el efecto contrario, y es que se sientan presionados, o que sientan que su espacio y su sensación de libertad están siendo invadidos.

Por ello, utiliza palabras de amor y comprensión a la hora de hablar sobre todas estas normas, porque desde ahí es desde donde podrás construir un camino común de confianza con tus hijos.

La importancia de consensuar y dialogar

Si quieres darles a tus hijos adolescentes la confianza para que aprendan a gestionar su propia libertad, sin dejar de velar por su bienestar, es importante también que consensues y dialogues las normas que mencionábamos.

Y esto tiene mucho que ver con el punto anterior que comentábamos, sobre la no-imposición. Por ejemplo, en lugar de "tienes que venir a las doce a casa", podemos optar por un: "te propongo las doce como hora de llegada a casa, ¿qué opinas?".

Lógicamente, no se trata de ceder siempre, sino de consensuar, dialogar y conocer su opinión respecto a nuestras propuestas (¡escucharlos!).

Escuchar sus necesidades

libertad-hijos-adolescentes

Detrás de ese afán de libertad característico de la adolescencia, se esconden muchos deseos y necesidades. ¿Cuáles son?

Conocerlos, te ayudará a acercarte más a tu hijo y a comprenderlo mejor. Pregúntale, abiertamente, ¿qué necesita? ¿Más independencia? ¿Más margen, o tiempo, a la hora de salir con sus amigos? ¿Se siente invadido? ¿Por qué?

Todas estas cuestiones te ayudarán a conectar con tu hijo y a que podáis abrir un debate común sobre lo que necesita, lo que desea y hasta qué punto puede tener esas libertades (negociando y escuchando).

Respetar sus espacios

Finalmente, es muy importante que respetemos el espacio de nuestro hijo adolescente, tanto a nivel físico como a nivel emocional.

De esta manera, nuestro hijo deberá tener sus espacios de intimidad; para respetarlos, por ejemplo, no entraremos a su habitación sin llamar a la puerta antes. O si queremos hablar con él, le preguntaremos si es un buen momento para hacerlo, etc.

Beneficios de cultivar un espacio común de confianza y libertad

libertad-hijos-adolescentes

Con todas estas estrategias propuestas, lo que estamos buscando es crear un espacio común con nuestro hijo de confianza y libertad (tanto a nivel físico como a nivel emocional).

Se trata de ir construyendo un espacio en el que él se sienta libre pero a su vez, donde conozca hasta dónde sí y hasta dónde no, y sobre todo, que pueda contar con nosotros para lo que necesite.

Que sepa que nunca lo dejaremos solo, aunque a veces necesite estarlo y está bien que así sea (también se aprende mucho de la soledad).

Sería como un viaje que emprende nuestro hijo hacia su autonomía, sabiendo que nuestra mano seguirá a su lado siempre que la necesite coger.

Fotos | Portada (pexels), Imagen 1 (pexels), Imagen 2 (pexels), Imagen 3 (pexels)

Bebés y más | Cómo hablar con tu hijo adolescente para lograr una comunicación fluida y eficaz, Autolesiones en adolescentes: causas, signos de alerta y cómo abordarlo

Temas
Inicio