Compartir
Publicidad
Publicidad
Retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé
Postparto

Retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé

Publicidad
Publicidad

El embarazo no tiene por qué suponer un parón en las relaciones sexuales de la pareja, de hecho, si no existe riesgo, practicar sexo en el embarazo tiene muchos beneficios. Sin embargo, después del parto no todo es color de rosa y retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé puede ser complicado.

Complicado, pero no imposible. Porque todo llega, con paciencia, aunque inmediatamente después del parto te parezca que "nunca más". Porque si ese "nunca más" durara mucho, ¿no estarían en peligro de extinción las familias con más de un hijo y no digamos las numerosas?

Está claro que el puerperio o cuarentena es una etapa complicada y la mujer sufre importantes cambios, tanto físicos como emocionales, que van a condicionar su vida en las próximas semanas y meses. Retomar el sexo es tan solo uno de los importantes retos que surgen tras el parto.

Además, también para el padre la llegada de un hijo supone muchos cambios y todo ello combinado provocará que la sexualidad pase a un segundo plano, de momento. Pero, ¿en cuánto tiempo llegará la "normalidad"?

¿Cuándo retomar las relaciones sexuales tras el parto?

No existe una respuesta única a esta pregunta. Cada mujer y cada pareja son muy variables y lo primordial es ser consciente de las posibles dificultades y no sentirse sola (o solo) en esta etapa, lo cual podría alargar el tiempo de recuperación y sobre todo abonar un terreno peligroso como el de la depresión postparto.

Durante la expulsión de los loquios en el postparto, no se recomienda tener relaciones con penetración al menos en los primeros loquios, cuando el riesgo de infección es alto debido a la sensibilidad de la mucosa vaginal en estos momentos, con grietas y desgarros.

En un par de semanas el flujo de los loquios se habrá reducido considerablemente y tendremos los "Lochia alba". Estas secreciones pueden durar hasta las seis u ocho semanas tras el parto. Con el paso de las semanas, la mucosa ya se va recuperando pero se recomienda el uso de preservativo para la penetración vaginal para evitar el riesgo de infección.

Si la madre tiene puntos, sobre todo si estos son de episiotomía, las relaciones molestarán hasta que hayan pasado unas seis semanas. Y es que, aunque los puntos se caen antes, la episiotomía no está totalmente cicatrizada y estabilizada, por lo que seguirá molestando.

En el caso de la cesárea, las molestias son menores y la madre se sentirá recuperada aproximadamente a las cuatro semanas, pero a la hora de mantener relaciones sexuales hay que buscar posturas que no presionen la herida.

Un plazo importante lo puede marcar el ginecólogo en la visita puerperal, tras los 40 días del parto. Durante esta visita nos hará una exploración general (toma de peso, tensión arterial…), un tacto vaginal, espectroscopia (exploración de la vagina con un espéculo), colposcopia (exploración del cuello uterino), valoración del estado del suelo pélvico...

El ginecólogo puede revisar, si es el caso, la cicatrización de una episiotomía o de la cesárea, comprobar que todo evoluciona correctamente, aconsejándonos las maneras de favorecer esa cicatrización y nos dará "el visto bueno" para retomar las relaciones sexuales si no observa ningún problema, aconsejándonos además en los métodos anticonceptivos y el tiempo de espera para buscar un segundo bebé.

Por supuesto, existen muchos tipos de relaciones íntimas y para el sexo oral y otras formas de actividad sexual, como la masturbación, no existen restricciones después del parto más allá de los deseos que sienta la pareja.

Pero tal vez la cuestión no esté en marcarse plazos fijos y más bien la pregunta sería: ¿Cuándo tendremos ganas de volver a hacer el amor? Porque cuando tu vida da un vuelco tan grande con la llegada de un bebé, especialmente si es el primero, las primeras semanas pueden ser muy duras y no vemos el momento, no ya de tener alguna pausa romántica, sino sencillamente de descansar.

Algunos problemas que pueden surgir

Sexualidad de pareja con hijos

Es normal que, durante unos meses, dada la gran exigencia física que supone tener un bebé y cuidar al recién nacido, así como el proceso de adaptación al nuevo rol de padres, disminuya el deseo y la actividad sexual. Lo habitual es que después de un año, si no antes, se haya recuperado la normalidad en la vida sexual de la pareja. Estas son algunas dificultades para retomar en sexo tras el parto.

  • Dos de cada tres mujeres presentan pequeñas lesiones tras el parto, que van desde desgarros internos de la mucosa a la incisión en el perineo. Durante el nacimiento del bebé, el útero y el cuello uterino pasan por cambios importantes y necesitan tiempo para volver a su estado habitual, como hemos señalado en el apartado anterior.

  • Si pasan los meses y la penetración te duele, acude al ginecólogo para que revise tu estado, ya que es posible que la incisión de la episiotomía no haya cicatrizado satisfactoriamente.

  • La madre no acepta su nuevo cuerpo. Los cambios físicos son evidentes en la mujer que acaba de dar a luz y puede que pasen meses e incluso años para volver a su peso anterior, aunque lo más probable es que no se recupere esa figura de la adolescencia, cuando no se tenía ningún bebé. Lo importante es conocer que el proceso de recuperar el peso anterior es largo y la pareja tiene mucho que ver en la aceptación del cuerpo de la madre, en ayudar a dar un empujón a su autoestima con cariño, con caricias, con toda la comprensión, aceptación y ternura con esos cambios en su mujer.

  • El padre no acepta el nuevo cuerpo de su mujer. Puede ser que los cambios en el cuerpo de la madre, en los pechos, en la barriga... supongan un rechazo en el hombre. La clave está en ser conscientes de lo normal de dichos cambios y la lentitud en la recuperación. Cuando la relación está sustentada en pilares sólidos, lo físico no debería ser impedimento para continuar con una relación íntima y si así sucede y pasa el tiempo sin cambios en la actitud del hombre, hay que buscar ayuda (probablemente, haya otros muchos aspectos de la relación que también fallen).

  • El cansancio agotador es tal vez el mayor enemigo del sexo en el postparto. Cuando los padres superan la falta de sueño es posible que regrese la sexualidad a nuestras vidas. Procurar que la madre tenga sus momentos de descanso y "ayudarla" con el bebé por las noches (en realidad, es ejercer su responsabilidad de padre) favorecerá el deseo de intimidad.

  • En el caso de la depresión postparto (más frecuente de lo que imaginamos, pudiendo afectar a una de cada cuatro mujeres) estamos ante una situación problemática que requiere una consulta médica.

  • Aunque es menos frecuente, los padres también pueden sufrir depresión postparto, por lo que hay que tener en cuenta su situación emocional, ya que en este caso será él el que no manifieste deseo sexual.

  • Un parto traumático puede provocar el rechazo profundo al sexo. La madre puede tener miedo al dolor o miedo a un nuevo embarazo. El desinterés por el sexo en los primeros meses se prolonga y hay rechazo directo. Se necesita la ayuda de un profesional para superar esta fobia.

El mejor consejo para superar estos problemas es darse tiempo. Las madres recientes en estos momentos lo que necesitarán es descanso y mucha delicadeza y ternura. Un simple abrazo o unas caricias pueden ser muy terapéuticos y volver a dar confianza a la mamá. Puede no haber sexo durante los primeros meses, pero para muchas parejas este periodo junto al bebé es muy "romántico".

A menudo, dar los primeros pasos sin buscar la penetración, dándonos masajes, buscando la relajación, aceptando nuestros cuerpos, explorando otras formas de sexualidad, es la mejor manera de empezar a aproximarse a la "normalidad" anterior.

Finalmente, existe otro factor que no hemos mencionado: la presencia del bebé. Esta no tiene por qué ser un problema, a no ser que nos reclame en el momento más inesperado o menos oportuno. Sí: el bebé está ahí y nos necesita, sin entender de horarios ni de romanticismo, por lo que estemos listos para las interrupciones y que esto no nos desanime para buscar nuevos momentos de intimidad.

Prevenir el embarazo en el postparto

Prevenir embarazo en el postparto

De acuerdo: ya lo hemos logrado, hemos superado las dificultades y tras unos meses vuelve la normalidad a nuestras relaciones sexuales. Pero, ¿has pensado si ya estáis listos para tener otro bebé? Si no es así, deberías hacerlo.

Nadie conoce con seguridad cuándo vuelve la menstruación después del embarazo, y aunque si la mujer está amamantado esta puede tardar meses e incluso años en volver, no se trata de un cálculo exacto y hay mujeres que dan el pecho de manera frecuente y a los dos o tres meses ya tienen la regla.

La lactancia materna no impide la ovulación con certeza y, aunque no haya vuelto la menstruación después del parto, no sabemos en qué momento nuestro organismo va a producir ese primer óvulo que puede quedar fecundado si entra en contacto con el esperma.

Es cierto que la lactancia materna exclusiva y frecuente suele impedir la ovulación debido a la producción de hormonas, pero esto puede cualquier en cualquier momento, especialmente si el distanciamiento entre tomas se alarga, por ejemplo cuando el bebé empieza a dormir más por la noche. Entonces, des el pecho o no, hay que tomar precauciones para prevenir el embarazo en el postparto.

Muchas mujeres pueden hablar de hijos muy seguidos, inesperados, porque confiaron en ese "falso anticonceptivo" que es no tener la regla después de haber dado a luz. De modo que, si no quieres ampliar la familia todavía, lo mejor es tomar las precauciones necesarias.

  • Cuando ya te hayas recuperado físicamente del parto, tal vez la opción más recomendable sea el preservativo masculino, ya que no interfiere en la lactancia materna como podrían hacerlo las píldoras anticonceptivas, ni en el aparato reproductor femenino como podría hacerlo el diu...

  • También se puede emplear el preservativo femenino una vez la madre está completamente recuperada.

  • En cuanto a las píldoras anticonceptivas, al ser métodos hormonales no se recomiendan en las primeras seis semanas tras haber dado a luz. Después, no se puede tomar cualquier tipo de píldora si estás dando el pecho. Las más habituales, las que contienen estrógenos y progestágenos, no se recomiendan durante la lactancia porque podrían afectar a la producción de leche. En estos caso, mejor anticonceptivos solo de progestágenos o con una cantidad muy baja de estrógenos.

  • El DIU de cobre o el hormonal solo se podrán poner tras seis semanas del nacimiento, ya que es necesario esperar a que el útero haya vuelto a su tamaño normal. Aun así pueden resultar incómodos a la mujer en esta etapa, por sus efectos secundarios. No es un método válido para todas las mujeres: consulta al ginecólogo.

El diafragma es un método en desuso por su incomodidad y su relativamente baja efectividad. Por supuesto, el coito interruptus o la "marcha atrás" no es un método anticonceptivo. Y, al margen, como hemos comentado anteriormente, está la posibilidad de mantener relaciones sin penetración plena. Y, bueno, seguramente, tarde o temprano, cuando se quiera ampliar la familia, de nuevo a empezar.

Sea como sea, con cariño, paciencia y seguridad, retomar las relaciones sexuales después de tener un bebé no está tan lejos como puedes pensar. Esperamos que con estos consejos el proceso sea más consciente y evitar preocupaciones innecesarias en esta transición normal.

Fotos | iStock
En Bebés y más | ¿Quieres mejorar la vida sexual con tu pareja? Comparte el cuidado de los hijos, La sexualidad en el postparto, Las relaciones sexuales durante la lactancia materna

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos