Publicidad

El consumo de televisión en la infancia promueve hábitos poco saludables que favorecen el desarrollo de la obesidad

El consumo de televisión en la infancia promueve hábitos poco saludables que favorecen el desarrollo de la obesidad
Sin comentarios

Hace tiempo que los expertos vienen alertando del incremento en las cifras de obesidad de niños y adolescentes en todo el mundo, incluido nuestro país, donde un 35 por ciento de los niños entre ocho y 16 años tiene exceso de peso.

Las causas que favorecen la obesidad son variadas, pero según un estudio elaborado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) se relacionarían en mayor o menor medida con el consumo de televisión en los primeros años de la infancia, pues este comportamiento promueve hábitos de vida poco saludables que influyen en el desarrollo de sobrepeso y obesidad en niños.

Los niños más apegados a la televisión tienen un mayor riesgo de obesidad

obesidad

Un equipo liderado por el ISGlobal ha realizado un estudio para identificar qué hábitos de vida pueden influir en el desarrollo de sobrepeso y obesidad durante la infancia. Y entre todos los comportamientos analizados, el consumo de televisión es el que muestra una relación más fuerte con la aparición de sobrepeso y obesidad.

El estudio ha sido publicado en la revista Pediatric Obesity, y se ha basado en los datos de 1.480 niños y niñas de las provincias de Sabadell, Guipúzcoa y Valencia que han participado en el Proyecto INMA (Infancia y Medio Ambiente), una red de investigación española dirigida a estudiar el papel de los contaminantes durante el embarazo y sus efectos en la infancia.

Cuando los niños participantes tenían cuatro años, los expertos preguntaron a sus padres a través de cuestionarios detalles sobre los hábitos de vida habituales de sus hijos, preguntándoles acerca de:

"La mayoría de estudios hasta ahora se han centrado en el impacto que tienen estos hábitos por separado, sin valorar los efectos acumulativos. Pero sabemos que los comportamientos poco saludables tienden a coexistir e interrelacionarse entre sí, y por eso los hemos examinado en conjunto" - apunta Martine Vrijheid, investigadora de ISGlobal.

Con el objetivo de medir el impacto que ejercen estos hábitos en la salud de los niños, los investigadores también calcularon sus índices de masa corporal (IMC), diámetro de la cintura y presión sanguínea de cada uno de los participantes, tanto a los cuatro como a los siete años.

De acuerdo con los resultados obtenidos, los niños que con cuatro años eran menos activos y consumían más televisión, tenían un mayor riesgo de sufrir sobrepeso, obesidad y síndrome metabólico al cumplir siete años.

Televisión y 'comida basura'

Según estos datos, podríamos pensar que la relación entre televisión y obesidad se debería al sedentarismo, pero los investigadores no han encontrado esta relación entre aquellos niños que dedican un mayor tiempo a realizar otro tipo de actividades sedentarias como pintar, hacer puzzles o leer.

La explicación podría estar en la exposición (y posterior consumo) a 'comida basura' a la que son sometidos los niños que ven la televisión: "Cuando miran la televisión, los niños y niñas ven gran cantidad de anuncios de comida poco saludable. Esto puede propiciar el consumo de estos alimentos", afirma Dora Romaguera, colíder de la investigación y miembro de ISGlobal.

No es la primera vez que los expertos alertan de esta peligrosa asociación. Y es que los productos ultraprocesados que se anuncian en la tele (como bollería industrial, galletas, bebidas azucaradas, cereales refinados...) suelen llamar poderosamente la atención de los niños, especialmente cuando la publicidad va dirigida a ellos utilizando recursos llamativos, como pegadizas canciones, personajes de animación, envoltorios de colores o regalos promocionales en el interior del paquete.

Según el estudio, cuando el consumo de este tipo de productos se lleva a cabo a los cuatro años, se ha relacionado con un mayor índice de masa corporal a la edad de siete años.

Televisión y menos actividad física y horas de sueño

Pero además de la asociación entre televisión y consumo de productos ultraprocesados, el tiempo que los niños pasan delante de la pantalla repercute en una menor actividad física y una reducción en sus horas de sueño, factores que indudablemente influyen en la aparición de sobrepeso y obesidad.

Y es que para prevenir la obesidad infantil no solo es importante la práctica de ejercicio físico y actividades al aire libre, sino también el correcto descanso de los niños atendiendo a las recomendaciones de los expertos según su edad:

"Un tiempo de sueño adecuado en la primera infancia es crucial para el control del peso más adelante. Según estudios previos, el 45 por ciento de los niños y niñas no duermen las horas recomendadas por día. Esto es preocupante,porque se ha visto que la falta de sueño en la infancia tiende a relacionarse con la obesidad" - señala Sílvia Fernández, investigadora posdoctoral de ISGlobal.

Los hábitos de vida en la infancia repercuten en su salud adulta

Tal y como señalan los investigadores de este estudio, identificar aquellos hábitos que fomentan el sobrepeso y la obesidad en las primeras etapas de la vida es crucial para tomar medidas preventivas que eviten su aparición y la de otras afecciones asociadas en la etapa adulta, como enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Y es que no debemos olvidar que la salud de nuestros hijos en un futuro estará determinada en gran medida por los hábitos de vida que lleven durante los primeros años de su infancia, por lo que es imprescindible adoptar las medidas adecuadas que favorezcan su correcto desarrollo.

Recordemos que según la OMS, los niños deberían hacer un uso de las pantallas inferior a dos horas diarias. Este tiempo abarcaría tanto móviles y tabletas, como ordenadores, televisión y videojuegos. Sin embargo, y tal y como han puesto de manifiesto estudios realizados con anterioridad, gran parte de los niños y adolescentes incumplirían este dato, y es muy preocupante.

Pero además de controlar el tiempo de pantallas, los padres debemos procurar diariamente la práctica de ejercicio físico y juegos al aire, así como cuidar su correcto descanso y mantener una alimentación sana y equilibrada desde sus primeros años de vida.

Fotos | iStock

Vía | ISGlobal

En Bebés y Más | Las cinco razones por las que los pediatras recomiendan que los niños vayan caminando al colegio: mucho más que ejercicio, Portugal pone fin a la publicidad de ciertos alimentos dirigidos a menores, para reducir el consumo de productos no saludables , 15 consejos de una experta en alimentación para que los niños coman más sano

En Magnet | España tiene un problema con la obesidad infantil. Su tasa ya es de las más altas de Europa

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios