Compartir
Publicidad

Portugal pone fin a la publicidad de ciertos alimentos dirigidos a menores, para reducir el consumo de productos no saludables

Portugal pone fin a la publicidad de ciertos alimentos dirigidos a menores, para reducir el consumo de productos no saludables
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los trastornos de alimentación son un problema prioritario de salud pública, y especialmente lo es la obesidad infantil, que se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años, tanto que ya se la considera la "epidemia del siglo XXI". Se requieren medidas efectivas para promover hábitos alimenticios saludables entre los niños, y algunos países ya están dando pasos importantes.

El último en sumarse ha sido Portugal, donde las autoridades sanitarias han lanzado una medida, que entrará en vigor a partir del mes de octubre, para poner fin a la publicidad dirigida a menores de 16 años de productos poco saludables, como las galletas, batidos, cereales de desayuno y ciertos yogures.

Productos que no podrán anunciarse en redes sociales, pantallas, radio y televisión

La Dirección General de Salud (DGS) de Portugal publicó el pasado mes de julio el informe "Perfil nutricional: restricciones de la publicidad alimentaria dirigida a niños". En dicho documento se analizan desde un punto de vista técnico y científico, las características nutricionales de diversos alimentos y bebidas, con el fin de restringir la publicidad a menores de aquellos productos que comprometan una alimentación saludable.

En total se analizó una muestra de 2.498 productos de diversas categorías alimentarias, que con mayor frecuencia son consumidos por los niños portugueses. Estas categorías fueron: cereales para el desayuno, chocolates, batidos de leche, bebidas vegetales, yogures, queso, frutas y verduras, alimentos procesados, aceites y grasas, galletas dulces y saladas, zumos de frutas y refrescos.

Tras aplicar las recomendaciones de la OMS en cuanto a perfil nutricional saludable, y tener en cuenta los compromisos asumidos en Portugal en esta misma línea, la DGS ha decidido prohibir la publicidad de alimentos con un alto valor energético, sal, azúcar, ácidos grasos saturados y grasas trans.

La medida, que entrará en vigor el próximo mes de octubre, afectará a la publicidad de los siguientes productos alimentarios dirigidos a menores de 16 años:

  • 100% de los batidos lácteos
  • 100% de las galletas
  • 100% de los zumos envasados
  • 95% de los productos refrigerados (incluidos los refrescos)
  • 90% de los cereales de desayuno
  • 80% de los quesos
  • 70% de los yogures
  • 70% de las bebidas vegetales
  • 60% de los snacks de frutas y verduras procesadas
  • La publicidad de otros productos como el chocolate, los bombones, los pasteles y las barritas energéticas quedará limitada si se superan las 40 kcal, los 5 gramos de azúcar o los 1,5 gramos de ácidos grasos saturados por cada 100 gramos de producto.

Los productos afectados no podrán publicitarse en pantallas, redes sociales, radio y televisión. Con esta medida, las autoridades lusas esperan poder combatir el consumo infantil de ciertos productos no saludables, asociados al desarrollo de enfermedades crónicas, como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

La DGS es consciente de que será necesario realizar un estricto monitoreo para que la medida tenga el impacto deseado y mejoren los hábitos alimenticios de niños y jóvenes. Además, espera que las empresas de alimentación desarrollen códigos de responsabilidad social y entiendan la importancia de cumplir con esta ley.

Combatir la obesidad infantil y los problemas de salud asociados al consumo de alimentos no saludables

alimentos no saludables

No cabe duda de que a todos nos influye la publicidad a la hora de comprar, pero esta influencia es especialmente mayor en los niños, a los que resulta fácil atraer con pegadizas canciones, divertidos dibujos en los envases o regalos originales.

Pero la obesidad y los problemas de salud asociados al consumo de este tipo de alimentos están constituyendo un problema de dimensiones alarmantes en muchos países, y es necesario que todos, desde el colegio y la familia, hasta las instituciones y gobiernos nos involucremos para solucionarlo.

Portugal no es el primer país en tomar medidas para luchar contra el sobrepeso infantil. Países Bajos también anunció medidas para reducir la obesidad, y su capital se ha convertido en un referente de ciudad involucrada con la alimentación saludable de los niños. También Reino Unido anunció recientemente que estaba estudiando la posibilidad de prohibir la venta de bebidas energéticas a los menores de 16 años, y la venta de dulces en las cajas de los supermercados.

En lo que respecta a nuestro país, Sanidad anunció hace meses un paquete de medidas para combatir la obesidad, que incluía también la regulación de la publicidad de los alimentos infantiles. Además, algunas comunidades autónomas ya han comenzado a dar pasos importantes en esta línea, como Andalucía o Baleares, cuyas propuestas se han enfocado en inculcar una alimentación saludable desde los colegios y comedores escolares.

Fotos | iStock

Vía | DGS - Portugal

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio