Compartir
Publicidad

Así combate Baleares la obesidad infantil: dieta mediterránea en los colegios, y prohibición de bebidas azucaradas y bollería

Así combate Baleares la obesidad infantil: dieta mediterránea en los colegios, y prohibición de bebidas azucaradas y bollería
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los trastornos de alimentación son un problema prioritario de salud pública, y especialmente lo es la obesidad infantil, que se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años, tanto que ya se la considera la "epidemia del siglo XXI". Se requieren medidas efectivas para promover hábitos alimenticios saludables entre los niños, y algunas comunidades autónomas ya están dando pasos importantes.

Tal es el caso de Baleares, que ha aprobado un decreto ley que promueve la dieta mediterránea en los colegios, al tiempo que prohíbe la venta de bebidas azucaradas, golosinas y bollería industrial en todos los centros educativos no universitarios de las islas.

Promoción de la dieta mediterránea en los colegios baleares

obesidad infantil

El decreto sobre la "promoción de la dieta mediterránea" fue aprobado el pasado viernes por el gobierno balear, con el objetivo de "favorecer una alimentación saludable, basada en el principio básico del patrón de la dieta mediterránea", tal y como anunció la consejera de salud, Patricia Gómez.

Para ello se han tomado medidas enfocadas a fomentar una alimentación sana entre los alumnos, que incluyen la prohibición de vender o publicitar ciertos alimentos, la inclusión de menús saludables en las cafeterías y comedores, y sanciones para los colegios que no cumplan los requisitos.

Ni publicidad ni venta de ciertos productos

Para empezar, el ejecutivo balear ha prohibido la venta de bebidas azucaradas, golosinas y bollería industrial en todos los centros educativos no universitarios de las islas, ya sea a través de máquinas expendedoras como directamente en bares o cantinas.

También se prohíben los obsequios, incentivos, patrocinio y publicidad de alimentos y bebidas que no cumplan los criterios sobre el contenido nutricional que establece la normativa.

Requisitos para los menús del comedor

Además, los bares, cafeterías y comedores escolares de los centros educativos públicos, privados y concertados tendrán que servir menús que cumplan una serie de requisitos:

  • Las legumbres deben estar presentes como primer plato una o dos veces por semana.
  • Las guarniciones de los segundos platos deben contener ensaladas variadas, y servirse tres o cuatro veces por semana.
  • Como postre se deberá ofrecer fruta fresca y de temporada cuatro o cinco veces por semana. El yogur, el queso freso, el requesón o la fruta seca se podrá ofrecer una o ninguna vez por semana.
  • Todos los platos deben ser concinados y aliñados con aceite de oliva virgen.
  • Se priorizarán las carnes blancas o magras.
  • Se alternará el pescado blanco o con el azul.
  • Los precocinados solo se podrán ofrecer tres veces al mes, mientras que las salchichas, hamburguesas y otros preparados cárnicos, cuatro veces al mes como máximo.
  • El agua será la única bebida que se ofrezca.
  • Los alumnos con intolerancia al gluten tendrán menús saludables alternativos, y siempre que sea posible, también lo tendrán aquellos alumnos que por razones culturales tengan una dieta de exclusión de determinados alimentos.

Estas medidas también serán tenidas en cuenta en las cafeterías, bares y restaurantes de universidades y centros sanitarios públicos. Allí se facilitará, además, la dosificación por copas o unidades individuales en relación con el posible consumo de bebidas como el vino o la cerveza.

Sanciones por incumplimiento

La Dirección General de Salud Pública y Participación vigilará el cumplimiento de este decreto, imponiendo sanciones administrativas a los centros que no cumplan todos los requisitos. Los colegios baleares dispondrán del plazo de un año para adaptar la actual oferta alimentaria a las previsiones de la nueva norma.

La obesidad infantil, un problema serio que hay que combatir

obesidad infantil

La obesidad infantil está constituyendo un problema de dimensiones alarmantes en muchos países, y es necesario que todos, desde el colegio y la familia, hasta las instituciones y gobiernos nos involucremos para solucionarlo. En nuestro país, Andalucía ya dio un paso importante hace un año para luchar contra el sobrepeso infantil, y ahora se suma Baleares.

Y es que según el "Estudio sobre la prevalencia de la obesidad en las Islas Baleares" realizado el año pasado, uno de cada cuatro alumnos del archipiélago tiene sobrepeso u obesidad. Y aunque se observa una ligera mejoría en comparación con los datos registrados hace diez años, todavía queda camino por recorrer.

Según dicho estudio, aún hay alumnos que siguen optando por productos no saludables como tentempié de media mañana o merienda, tales como refrescos azucarados o sancks. Además, más de la mitad acuden al colegio en coche y muchos dedican alrededor de dos horas diarias a actividades sedentarias, como ver la televisión o jugar a los videojuegos.

Hace unos meses, Sanidad ya anunció una serie de medidas para prevenir la obesidad desde la infancia, entre las que se encontraba la limitación de la publicidad de los alimentos menos saludables dirigida a menores de 15 años, la implantación de un etiquetado por colores en alimentos y bebidas, o la introducción de criterios de calidad nutricional en el menú de los colegios.

Fotos | iStock

Vía | ABC

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio