Compartir
Publicidad

No seamos cómodos: evitemos que nuestros hijos sean la generación "asiento de atrás"

No seamos cómodos: evitemos que nuestros hijos sean la generación "asiento de atrás"
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hace mucho tiempo la gran mayoría de los niños iban a sus colegios caminando. Se juntaban en grupos, que se iban haciendo cada vez más numerosos conforme se unían otros compañeros, y llegaban a sus escuelas tras una caminata, más o menos larga, en donde no faltaban las risas, las anécdotas y las charlas con los amigos.

En la actualidad, y según un estudio publicado por la Universidad Karlstads de Suecia, la tendencia está cambiando en los países desarrollados. Los niños ahora son trasladados a los colegios en sus coches particulares, con independencia de la distancia, y los expertos alertan de las consecuencias negativas que este hecho puede acarrear a nuestros hijos.

¿Por qué llevamos a nuestros hijos al colegio en coche?

Los trayectos escolares de los niños han cambiado enormemente en las últimas décadas. Hoy en día, la mayoría de los niños son conducidos al colegio en sus automóviles particulares, en lugar de hacerlo caminando, en bicicleta o incluso en transporte público.

Jessica Westman, psicóloga de la Universidad de Karlstads ha llevado a cabo el estudio "¿Qué los impulsa a conducir? Las razones de los padres para elegir el coche para llevar a sus hijos a la escuela", en donde se analizan los motivos que han influido en este cambio tan evidente. Para ello, se ha contado con la participación de 245 padres y madres de niños de entre 10 y 15 años de edad de cinco escuelas de Suecia.

Una de las cosas que más llama la atención a los investigadores es que la distancia no parece ser el único motivo para decantarse por el coche, ya que incluso en distancias cortas y con un entorno adecuado para caminar (buenas aceras, semáforos, paseos peatonales...) los padres siguen prefiriendo el autómovil. ¿Por qué?

Educacion Vial

Analizando factores sociodemográficos, ambientales y razones declaradas por las familias encuestadas, el estudio arroja que los padres se decantan por el vehículo particular porque consideran que esto les hace ganar tiempo y comodidad en los desplazamientos, además de que muchos continúan el trayecto a sus trabajos una vez dejan a sus hijos en los colegios.

Por otro lado, los investigadores han visto que los padres que habitualmente acostumbran a moverse en coche perciben más peligros en el entorno que aquellos que optan por ir caminando a cualquier sitio, y esto les lleva a evitar que sus hijos vayan solos al colegio.

Esto demuestra que la seguridad no es una mera cuestión de elementos ambientales sino de aspectos subjetivos.

Según los estudios, esta subjetividad cambia en función del país en el que nos encontremos, ya que en países como Estados Unidos, por ejemplo, a las preocupaciones sobre los peligros del tráfico o el acoso de otros compañeros que los niños puedan encontrarse en su camino al colegio, se suman otros temores como el secuestro, un hecho que no suelen tener en cuenta en los países nórdicos por considerarlo extremendamente raro.

Efectos negativos de utilizar siempre el coche

Según Jessica Westman, la creciente oleada de "padres taxis" que está surgiendo está provocando la aparición de una generación de niños "asiento de atrás", cuya personalidad se ve influenciada de forma negativa por esta forma de criar.

Se vuelven pasivos

"Cuando un niño sale de casa para ir caminando o en transporte público al colegio, tomas las riendas de su día, adopta una actitud que le acompañará durante toda la jornada y que no se genera en el asiento trasero de un coche. Ahí lo que se cultiva más bien es la mentalidad de paquete" - afirma Westman en declaraciones al diario ABC.

Coche

Tanto esta investigación como otras realizadas anteriormente han demostrado además, que los niños disfrutan y experimentan una mayor satisfacción siendo activos en sus desplazamientos (ya sea andando, como en bici o en autobús escolar), en lugar de ser llevados en coche.

Además, el fomento de la autonomía en los niños no sólo les ayuda a ganar madurez y autoestima, sino también a establecer y/o fortalecer las relaciones sociales con otros compañeros, al compartir el trayecto con ellos ya sea andando o en transporte escolar, por ejemplo.

No dejamos que se valgan por sí mismos

Los psicólogos de este estudio consideran que si cuando tienen edad de hacerlo no dejamos que nuestros niños vayan solos al colegio, les estaremos transmitiendo el peligroso mensaje de que no confiamos en ellos para moverse por el mundo.

Ninos Juntos

Sin embargo, como madre me hago la siguiente pregunta: ¿realmente es en ellos en quien no confiamos, o es en el mundo que les rodea? Hace unos días hablábamos de los depredadores sexuales, y también hemos tratado con frecuencia el tema del acoso escolar.

Confieso que ambas cosas me aterran pero soy consciente de que no podemos (ni tampoco es conveniente) estar siempre ahí para protegerles, por lo que debemos educarles cuanto antes en autonomía, dotarles de las herramientas necesarias que les ayuden a valerse por sí mismos y confiar plenamente en ellos.

Darles libertad para tomar decisiones y para sentirse útiles les aportará confianza y les ayudará a resolver problemas y retos.

No contribuimos a una correcta educación vial

Camino Al Colegio

Según los psicólogos y asociaciones de conductores como la alemana ADAC, llevar a nuestros hijos en el asiento trasero del coche no es la mejor forma de enseñarles educación vial, ya que viajando "de paquete" se abstraen del tráfico y las normas circulatorias.

No cabe duda de que cuanto más nos movamos en coche menos oportunidades tendrán los niños de interactuar, de entender cómo funcionan los semáforos para peatones o saber por donde deben cruzar con seguridad una carretera.

Por tanto, aprovechemos el trayecto al cole andando para inculcarles el respeto entre conductores, ciclistas y peatones, así como para enseñarles desde muy temprana edad las normas de circulación más básicas, al tiempo que se divierten y disfrutan del paseo.

Ejercicio físico y respeto medioambiental

Y por último, pero no menos importante, dejando el coche en casa y desplazándonos en bici, caminando o en patinete, estaremos contribuyendo a empezar el día cargados de energía, además de favorecer el ejercicio físico desde la infancia y el desarrollo de hábitos saludables.

Por otro lado, también es importante tomar conciencia de que los trayectos por carretera producen gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático, por lo que una excelente forma de educar a nuestros hijos en el respeto y cuidado al medio ambiente debería incluir también el hecho de dejar aparcado nuestro vehículo cuando no sea realmente necesario.

Patinete

Personalmente, me he sentido muy identificada con este estudio ya que a menudo llevo a mis hijos al colegio en coche a pesar de que la distancia es muy corta. En mi caso son las prisas y el tiempo apurado los que influyen en esta opción, algo que sin embargo sería muy fácil de solucionar levantándonos diez minutos antes.

Así que a partir de ahora trataré de dejar más veces el coche en casa, y puesto que aún no tienen edad para ir solos al colegio, empezaremos el día con un relajado paseo en familia, disfrutando de sus conversaciones y sus risas y aprendiendo unos de otros. Y vosotros, ¿también sois de los que optáis por el coche o preferís ir caminando al cole?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos