Compartir
Publicidad

Cinco maneras de que los niños realicen actividad física (casi) sin darse cuenta

Cinco maneras de que los niños realicen actividad física (casi) sin darse cuenta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El ejercicio físico es fundamental para la salud de las personas, pero muchas veces el estilo de vida que mantenemos nos priva y, lo peor, les priva a los niños de hacer ejercicio habitualmente. Hoy os traemos cinco maneras de que los niños realicen actividad física (casi) sin darse cuenta.

Porque en lugar de hacer actividades físicas guiadas, como puede ser en las clases del colegio o en las actividades deportivas extraescolares, existen otros modos "espontáneos" de hacer ejercicio que podemos realizar cada día. De este modo, casi sin darnos cuenta, favorecemos una buena salud, física y psicológica, beneficiándonos de esa práctica de ejercicio tan necesaria.

Incluso, algunas de estas manera servirán para aquellos niños reacios a moverse, ya que, ¿quién puede resistirse a un buen bailoteo o un juego en el parque? Eso sí, necesitamos el tiempo necesario para estar juntos, pero se trata de adaptar nuestro ritmo cotidiano, en la medida de lo posible, a un modo de vida activo.

Además, otra de las razones para buscar maneras "disimuladas" de hacer actividad física es que hemos de ser precavidos a la hora de "presionar" a los peques para que hagan ejercicio, ya que esto podría ser contraproducente, como veremos en un próximo artículo.

Al fin y al cabo, no se trata de obligar ni de sufrir sino que se trata de que los peques disfruten y nosotros con ellos, sin demasiadas obligaciones que se hacen pesadas, sino más bien como pasatiempo y también como ayuda a los papás, ¡algo que les encanta!

  • Tareas cotidianas que pasan "desapercibidas" como pasear y caminar (en lugar de moverse en coche) para ir a la compra, subir y bajar escaleras (en lugar de coger el ascensor), ayudar en las tareas domésticas (recoger la habitación, hacer la cama, pasar un trapo...), llevar y guardar la compra, tirar el reciclaje... Siempre adaptándonos a su edad y capacidades, y siendo comprensivos con los resultados, lo que está claro es que ellos estarán encantados de participar en esas actividades con los papás.

  • Al igual que podemos ir caminando a todos esos sitios cotidianos a los que hay que acercarse sí o sí, podemos hacerlo (o que lo hagan) en bicicleta o patinete o, cuando crecen, sobre patines, monopatín... Por supuesto, hay que llevar mucho cuidado y no olvidarse del casco.

Ir andando al colegio
  • Caminar hacia el colegio. Uno de esos paseos casi diarios es el que lleva a los niños a clase. No siempre es posible (debido a la distancia) y nos encantaría que los caminos a la escuela fueran más seguros, pero con precaución ir caminando al colegio es una manera de realizar ejercicio descubriendo el entorno, aprendiendo sobre naturaleza, educación vial... Puede que incluso no haya que madrugar mucho más...

  • No nos olvidemos, a la hora de la merienda, en el parque, en la calle o los fines de semana, de los juegos infantiles, los juegos de calle de toda la vida, de persecución, corros... El balón, la comba, la goma, los aros... dan muy buenos momentos de juegos y diversión. Además, hay otros muchos juguetes para moverse, así que no nos olvidemos de ellos y saquémoslos a la calle.

  • Bailes tradicionales, danzas tribales, baile moderno o clásico... ¿y que tal una mezcla de estilos? Los bebés nacen programados para el baile y es una actividad que les encanta desde bien pequeños. El baile es beneficioso en muchos sentidos y la música que tanto les gusta es el complemento perfecto. ¡Os aseguro que nos cansamos antes que ellos!

En definitiva, experimentando variedad de movimientos y juegos, compartir tiempo con los pequeños, lleva implícita cierta actividad física que hemos de aprovechar. Lo mejor, sin duda, es que nos divertimos juntos. Y lo de permanecer todo el día encerrado en casa, lo dejamos para cuando no se pueda evitar...

Esperamos que pongáis en práctica estas cinco maneras de que los niños realicen actividad física sin darse cuenta. Se trata de una estupenda manera de complementar otros ejercicios que hagamos a lo largo de la semana y sobre todo los fines de semana, cuando podemos dedicarle un tiempo concreto al deporte.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Diez maneras de desmotivar a tu hijo a hacer ejercicio, ¿Está mi hijo en riesgo de obesidad? Lo descubrimos con este test, Facilita a tus hijos la práctica deportiva

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos