Compartir
Publicidad
Publicidad

Colegio y familia deberían velar juntos por la alimentación equilibrada y saludable de los niños

Colegio y familia deberían velar juntos por la alimentación equilibrada y saludable de los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el inicio del nuevo curso, en muchos institutos de toda España pueden verse máquinas expendedoras saludables, cargadas de alimentos como fruta fresca, pan integral o frutos secos no fritos. Atrás quedaron la bollería industrial, los zumos envasados o los sncaks dulces y de chocolate.

Por suerte, cada vez se va tomando más conciencia sobre lo importante que es mantener unos hábitos alimentarios saludables, sobre todo cuando hablamos de niños en crecimiento y adolescentes. Pero aún queda camino por recorrer, tanto por parte de las familias como de las escuelas.

Almuerzo saludable para todos

Según informa Antena 3, esta medida llevada a cabo por una gran parte de los institutos españoles, obedece a la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición aprobada en el año 2011, con la que se pretendía cuidar la alimentación de los niños prohibiendo la venta de alimentos y bebidas con alto contenido en ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, sal y azúcares en las escuelas infantiles y centros escolares.

Siguiendo esta ley, la mayoría de los institutos comenzaron a retirar sus máquinas expendedoras o a cambiar los productos por otros saludables como es el caso de la Comunidad Valenciana, en donde se está elaborado un decreto ley para ofrecer alimentos como leche desnatada y semidesnatada, yogures sin azúcar, pan integral o fruta.

fruta

En las etapas de infantil y primaria son muchos los colegios que invitan a los padres a preparar un almuerzo saludable para que los niños puedan** tomar en el recreo**. A la clásica hoja elaborada por nutricionistas que reparten algunos coles con tentempiés guiados, se vienen sumando las charlas nutricionales para padres que algunos centros o ayuntamientos imparten con el objetivo de cuidar la alimentación de los más pequeños.

Y es que los expertos en nutrición no se cansan de destacar lo importante que es mantener unos correctos hábitos alimentarios ya desde la infancia, que ayuden a prevenir el sobrepeso y el desarrollo de ciertas enfermedades asociadas, tanto en la etapa infantil como en la edad adulta.

Por tanto,

¿Pero, y si el colegio no contribuye a mantener los hábitos saludables que llevamos en casa?

Recuerdo hace un tiempo, al inicio de curso, que mi hijo llegó a casa con una nota del colegio que indicaba que el almuerzo de los lunes y miércoles debía ser fruta. "El día de la fruta", lo llamaban.

De entrada me pareció una excelente medida para fomentar el consumo de fruta entre aquellos niños que, habitualmente no lo hacían. Ver al resto de compañeros comer fruta y no poder optar por otras alternativas podía ser realmente positivo para muchos alumnos. Pero inmediatamente pensé, ¿por qué no instaurar esta medida toda la semana en vez de limitarlo tan sólo a dos días?

Y es que de poco sirven los hábitos saludables que mantengamos las familias cuando el colegio no acompaña de la misma forma, instaurando medidas aún más saludables para los tentempiés de media mañana.

comedor-escolar

Por otra parte, algunos comedores escolares tienen también mucho que mejorar para conseguir que sus menús sean más saludables y equilibrados, y actuén coordinados con las familias para, entre todos, cuidar la alimentación de los niños.

Leía estupefacta esta noticia de un colegio en Málaga que ante la baja laboral de la cocinera tuvo que pedir menús del Burger King a sus alumnos, algo que según afirman los padres de los niños, no es la primera vez que sucede. ¿De verdad que esta era la única solución posible?

Y ya por último, como cuestiones a mejorar, también destacaría la celebración de los cumpleaños de los alumnos. Algunos colegios, aunque los menos, optan por repartir chucherías, otros lo celebran con snacks salados poco saludables y otros recurren a los zumos envasados.

Son muchos los padres que, concienciados con la alimentación de sus hijos, proponen alternativas más saludables, que sin embargo no siempre son apoyadas por otras familias que lo ven como "hechos excepcionales", "divertidos para los peques" o a los que "no hay que dar ninguna importancia".

Personalmente, creo que todos -padres, profesores y directores de colegios- debemos remar en la misma dirección cuando se trata de la alimentación y salud de los más pequeños, y optar siempre por medidas saludables: ¡por su salud de hoy, y de mañana!
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos