Compartir
Publicidad

Poner freno al sobrepeso infantil empieza en casa

Poner freno al sobrepeso infantil empieza en casa
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según la Agencia Española AESAN, el porcentaje de niños con obesidad es del 13,9%, mientras que el porcentaje de niños con sobrepeso es del 12,4%. Esto nos da un total de niños con exceso de peso del 26,3%, un verdadero problema médico-sanitario que necesita atención.

Nosotros como padres hemos de ser conscientes de que a nuestro alrededor hay muchos factores que influyen para que los niños crezcan con sobrepeso. De nosotros en buena medida depende que nuestros hijos practiquen hábitos de vida saludables y mantengan a raya el exceso de peso.

A veces tendremos que dar la espalda a costumbres aceptadas o extendidas ampliamente, o buscar alternativas que no son sencillas en ocasiones por cómo se ha organizado nuestro entorno (ciudades, ocio, comercios de alimentación...), pero merece la pena.

Para ello hemos de estar pendientes de dos factores claves: la alimentación y la actividad física. Estas van de la mano a la hora de controlar el peso del niño y de cualquier persona.

Respecto a la alimentación, se han de controlar los alimentos hipercalóricos, alimentos y bebidas que contienen muchas calorías y poco volumen, que no sacian y por ello se siguen comiendo. La bollería industrial, los aperitivos salados o los refrescos azucarados son un ejemplo, y hay que consumirlos esporádicamente.

Recordamos en este punto que existen muchas opciones de snacks, aperitivos o tentempiés saludables, como las frutas y verduras (hay que intentar llegar a las cinco raciones diarias), frutos secos, bocadillitos...

Y entre las bebidas, la mejor es el agua que no debe faltar en la dieta como bebida principal, y también son recomendables los zumos naturales o la leche.

Si nos fijamos en la actividad física, el enemigo a combatir es el sedentarismo. Si bien nuestra sociedad está organizada de tal modo que ni el trabajo ni el ocio requieren en buena parte demasiado esfuerzo físico, hemos de buscar la manera de que nuestros niños se muevan.

En la medida de lo posible, podemos ir andando al colegio o al parque, subir las escaleras en lugar de utilizar el ascensor, limitar el tiempo que nuestros hijos pasan frente a las pantallas y fomentar la práctica de deporte. Busquemos opciones de ocio que nos pongan en contacto con la naturaleza, que inviten a caminar y jugar moviéndose.

Lo mejor es plantearse estos hábitos saludables para toda la familia, porque hay que predicar con el ejemplo. Ya sabéis, en la alimentación y en la actividad física está la clave para que nuestros hijos no tengan sobrepeso, solo hay que proponérselo.

Foto | foilman en Flickr-CC En Bebés y más | Nuevo grupo de actividad física de la AEP, Decálogo sobre la actividad física de los hijos, Hacer ejercicio también mejora el aprendizaje de los niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio