Quedarse embarazada en octubre: pros, contras y cuándo nacerá tu bebé
Embarazo

Quedarse embarazada en octubre: pros, contras y cuándo nacerá tu bebé

No existe un mes ideal o perfecto para concebir y cada uno nos hace vivir el embarazo de forma diferente. Sin embargo, siempre resulta curioso saber cómo influye la época del año en todo el proceso de tener un bebé, así como las ventajas e inconvenientes que cada una podría tener.

Te cuento, en mi experiencia y según lo que dice la ciencia, cuáles son los pros y contras que te esperan si concibes a tu hijo en octubre y nace en junio (o julio), según el día del mes en que tuvo lugar el feliz acontecimiento.

Ventajas y desventajas de quedarse embarazada en el mes de octubre

Ya estamos en el otoño y en el ambiente se siente el cambio de estación. Atrás comienzan a quedar esos calurosos días, para darle entrada a unos más agradables y en los que ya comienza a refrescar.

Concebir un bebé en octubre es algo que tiene varias cosas positivas, especialmente durante los primeros dos trimestres del embarazo (que veremos a continuación), aunque también tendrá uno que otro inconveniente, pero con una recompensa final maravillosa: nuestro bebé.

Primer trimestre: octubre, noviembre y diciembre

embarazo

Una de las primeras ventajas de quedar embarazada en octubre, es que comenzamos el embarazo casi a la par del inicio del otoño, lo que indica que el calor ha disminuido bastante. Esto es algo positivo, ya que durante el primer trimestre es cuando aparece una molestía típica del embarazo: las náuseas. Éstas, suelen empeorar en épocas de calor, por lo que el cambio de estación nos viene bien en este sentido.

Otro aspecto positivo de concebir en octubre, es que ese típico sueño y cansancio que nos invade durante los primeros meses será más llevadero, pues tomar siestas por la tarde sin duda será algo muy disfrutable ahora que los días son más frescos.

Por otro lado, realizar alguna actividad física es algo en lo que también nos beneficiamos al vivir el primer trimestre durante el otoño, pues podremos salir a caminar o ejercitarnos al aire libre sin preocuparnos por las altas temperaturas (aunque es importante mantenernos bien hidratadas).

Algunas parejas optan por esperar a comunicar su embarazo cuando se acercan a las 12 semanas, por lo que puedes aprovechar para dar la noticia en Navidad y de paso, disfrutar de todas las ventajas de estar embarazada en época navideña.

Segundo trimestre: enero, febrero y marzo

Freestocks Xtedodxytuq Unsplash

Con el inicio de año llega también el inicio del segundo trimestre, que suele ser el que más se disfruta pues en la mayoría de los casos atrás han quedado las molestias del primero.

Poco a poco tu barriguita comienza a mostrarse y es cuando aparece otra ventaja de concebir en octubre: la ropa invernal suele ser mucho más cómoda y amplia, por lo que seguramente podrás continuar utilizando tu armario por más tiempo, especialmente si cuentas con suéteres oversize y vestidos tejidos o de lana.

Por ejemplo, un truco al que recurría cuando comenzó a crecer mi barriga y mis jeans ya no quedaban tan cómodos, era utilizar una banda de maternidad sobre ellos estando desabrochados y colocándome un suéter largo o amplio encima (igualmente, puedes usar este tipo de bandas cuando tus suéteres, blusas y camisetas comienzan a quedar cortos).

Podemos seguir aprovechando para ejercitarnos dentro o fuera de casa dependiendo del clima, pero es muy importante que en época de invierno cuides tu salud, pues los catarros y la gripe provocan síntomas muy molestos durante el embarazo, elevando también el riesgo de complicaciones.

Por otro lado, con la transición entre invierno y primavera es posible que sufras de astenia primaveral, un trastorno temporal que se caracteriza por un estado de apatía y cansancio constantes, que se piensa está ocasionado por la necesidad de nuestro cuerpo de adaptarse al aumento de horas de luz, la temperatura y la cantidad de polen en el ambiente.

Tercer trimestre: abril, mayo y junio (julio)

embarazo

La última etapa de tu embarazo la vivirás en plena primavera y quizás un par de semanas en verano. Los días ya son más largos, por lo que tendrás más tiempo para ponerte con todos los preparativos para la llegada de tu bebé, y el frío ha quedado atrás, por lo que podrás volver a disfrutar de caminatas y ejercicio al aire libre.

Sin embargo,  es importante mencionar que vivir las últimas semanas de embarazo cuando está por comenzar el verano no siempre es agradable, pues en ocasiones éstas coinciden con las primeras olas de calor.

En este caso, habremos de tomar algunas precauciones si nos tocan días de mucho calor, como evitar las horas de mayor radiación solar, usar un protector solar adecuado para el embarazo y asegurarte de mantenerte bien hidratada bebiendo suficiente agua y consumiendo alimentos frescos.

Una "desventaja" de pasar el tercer trimestre cuando el clima cálido se acerca, es que el sueño y cansancio típico de esta etapa suele sentirse con mayor intensidad debido al aumento de temperaturas, pero hay algunos trucos que puedes seguir para refrescarte (aquí te dejamos algunos), así como procurar consumir ciertos alimentos para llenarte de energía.

Pasando a otros aspectos positivos, el cambio de clima es el pretexto perfecto para disfrutar de tu embarazo en la playa o piscina, y de paso, presumir tu barriga en sus últimas semanas.

Otra ventaja de vivir el tercer trimestre meses entre primavera y verano, es que puedes continuar aprovechando algunas prendas de tu armario, como esos vestidos sueltos y largos con corte debajo del pecho,  que resultan en una opción fresca y cómoda (que además podemos continuar usando en el postparto), y las faldas con resorte o elástico, que si son suficientemente largas podrás usar por encima de tu barriga.

Cuándo nacerá tu bebé

Quedarse embarazada en octubre, implica que tu fecha probable de parto será en junio o principios de julio, dependiendo del momento del mes en el que se haya producido la concepción. En mi caso, mi hija nació en la última semana de junio, prácticamente coincidiendo con la llegada del verano.

Si volteamos a ver lo que dice la ciencia sobre los bebés que nacen en junio, podemos encontrar lo siguiente:

  • Son alegres y menos propensos a la depresión. De acuerdo con un estudio, nacer en los meses de mayor luz solar está relacionado con una disposición a tener una personalidad alegre.
  • Tienden a ser excesivamente positivos.  Las personas nacidas en primavera y verano son más propensos a tener un temperamento hipertímico.
  • Son propensos a los cambios de humor. El temperamento ciclotímico (caracterizado por cambios rápidos y frecuentes entre estados de ánimo tristes y alegres) es otra característica que se encuentra en mayor frecuencia en los bebés nacidos en los meses de verano en el hemisferio norte, según otra investigación.
  • Son más propensos a ser miopes. Según un estudio, el motivo podría deberse a los largos y brillantes días soleados que los bebés de verano encuentran cuando nacen.
  • Son más propensos a ser disléxicos. Una investigación  ha encontrado que las personas nacidas en en los meses de mayo, junio y julio, tienen mayor predisposición a la dislexia
  • Tienden a ser más altos que la media. La exposición a la luz del día durante los días largos de verano tiene efectos positivos en las madres, lo que resulta en que los bebés más altos nazcan desde fines de marzo hasta fines de junio.
  • Tienden a dormirse más tarde. De acuerdo con otra investigación, los bebés de primavera y verano suelen ser aves nocturnas porque tienen relojes internos con días más largos que los nacidos en otoño o invierno, lo que hace que se queden despiertos hasta más tarde.

Desde luego, todo esto son probabilidades y no quiere decir que tu bebé vaya a cumplir con cada una de ellas, pero al menos en nuestro caso dos o tres sí han coincidido, como el dormirse tarde, el temperamento positivo y la altura - aunque yo también soy más alta que la media, así que creo que en nuestro caso es más una cuestión de genética.

Algo importante a señalar sobre los bebés que nacen en verano, es que hay ciertas precauciones que debemos tomar en cuenta. Si bien tiene sus ventajas, como poder salir a pasearlo en cochecito, habremos de tener cuidado con los cambios drásticos de temperatura y asegurarnos que esté bien hidratado siempre, pero en especial los días de mucho calor.

¿Embarazada en otros meses del año?

Temas
Inicio