Compartir
Publicidad
Publicidad
Estoy embarazada y me he resfriado: ¿qué puedo hacer (y qué no)?
Embarazo

Estoy embarazada y me he resfriado: ¿qué puedo hacer (y qué no)?

Publicidad
Publicidad

Durante el embarazo nos cuidamos al máximo, pero llega el frío y con él aumentan los catarros, de modo que no es extraño que un buen día empiece el picor de garganta, la tos, la mucosidad... Estoy embarazada y me he resfriado: ¿qué puedo hacer (y qué no)?

En cualquier otra etapa de la vida recurrimos a determinados fármacos para mitigar los síntomas del resfriado (que no curarlo), pero durante el embarazo es importante no automedicarse. Porque si bien un catarro no afecta a la salud del feto, el hecho de que tomes medicinas por tu cuenta sí puede perjudicarle.

¿Qué hay de los analgésicos, antitusivos, antihistamínicos... y otros productos para aliviar los síntomas? Ninguno de estos medicamentos puede ser tomado sin prescripción médica durante el embarazo. Muchos fármacos (ojo al paracetamol o al ibuprofeno, por ejemplo) sí podrían afectar al feto.

En el caso del paracetamol, podría afectar al desarrollo neuronal del bebé y los antiinflamatorios (como el ibuprofeno) aumentan el riesgo de aborto. Tampoco puedes tomar algunos antihistaminicos, jarabes para la tos, descongestionantes... Consulta siempre al médico.

Por supuesto, los antibióticos tampoco sirven para el resfriado ni la gripe, por lo que hay que evitarlos. No funcionan contra los virus y, tomados innecesariamente, pueden hacer que sea más difícil al cuerpo luchar contra infecciones bacterianas en el futuro.

Además, recuerda que ningún medicamento cura el resfriado sino que este seguirá su proceso natural. El resfriado común no suele durar más de siete días (tal vez un poco más durante el embarazo).

Aliviar los síntomas del resfriado durante el embarazo

Entonces, muchas os estaréis preguntando, ¿tengo que pasar el resfriado sin ninguna "ayuda"? Si los síntomas son leves, con secreción nasal y molestias en la garganta, hay ciertos trucos que te ayudarán a pasar del mejor modo posible el catarro.

  • Toma mucha agua y líquidos para ayudar a reponer líquidos y a eliminar el virus.
  • Descansa lo que puedas y no dejes que te afecte el estrés: esto ayudará a que te sientas mejor.
  • Toma leche templada con miel o limón y agua templada con miel para aliviar el picor en la garganta y la tos.
  • Evita ambientes excesivamente secos o cargados de humo.
  • Haz vahos de eucalipto o utiliza un humidificador en el baño para favorecer la expulsión de la mucosidad de las vías respiratorias.
  • Utiliza limpiadores nasales de suero fisiológico o agua marina que venden en la farmacia.
  • Si no te molesta el olor, puedes probar un remedio clásico: colocar una cebolla cortada junto a la cama por la noche.
  • Descansa con la parte superior del cuerpo algo elevada para ayudar a respirar mejor.

Si te duele la cabeza, repetimos que durante el embarazo es mejor evitar los medicamentos en la medida de lo posible, pero ciertos remedios naturales podrían ayudarte: mantén una alimentación saludable y un buen descanso, toma un baño relajante con agua tibia, mantente bien hidratada...

Si los síntomas son agudos, acude al ginecólogo para ver si puede prescribirte algún fármaco adecuado para aliviar los síntomas, aunque muchos doctores son partidarios de no dar medicamentos en el embarazo a no ser que sean absolutamente imprescindibles.

Embarazada con resfriado

Prevenir el resfriado

Como no hay una vacuna contra el resfriado de forma global (la vacuna contra la gripe previene solo determinadas cepas), lo que podemos hacer es intentar prevenirlo.

  • Una estrategia preventiva es evitar la exposición a personas acatarradas para no contagiarnos.

  • El lavado de manos frecuente y minucioso es uno de los mejores hábitos para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas.

  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar. Los virus que causan los resfriados pueden entrar al cuerpo de esta manera y hacer que enfermemos.

  • Evita los cambios bruscos de temperatura y no permanezcas expuesta al frío durante mucho tiempo.

Finalmente, recordemos que no es lo mismo un catarro que una gripe, y mientras que para el resfriado no existe vacuna, sí la hay para la gripe, que se recomienda a las embarazadas. Si junto a las molestias comentadas tienes fiebre y dolor muscular, lo más probable es que tengas la gripe. Acude al médico para que determine el tratamiento más adecuado que no perjudique al bebé.

Esperamos que no tengas síntomas más graves y que por lo que estás pasando sea simplemente un resfriado en el embarazo: ya sabes cómo actuar para sentirte mejor y qué es lo que no se puede hacer durante el proceso catarral. Paciencia, porque en pocos días empezarás a sentirte mejor...

Fotos | iStock
En Bebés y más | ¿Resfriada durante el embarazo? Consejos para aliviar los síntomas, Los catarros no se curan con medicinas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos