Publicidad

Día Mundial de la Salud Mental: cómo podemos cuidar la nuestra y la de nuestros hijos en la nueva normalidad
Nuestras experiencias

Día Mundial de la Salud Mental: cómo podemos cuidar la nuestra y la de nuestros hijos en la nueva normalidad

HOY SE HABLA DE

Desde 1995 se celebra cada 10 de octubre el Día Mundial de la Salud Mental, instituido por la Federación Mundial para la Salud Mensal y la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la finalidad de concienciar sobre los problemas de salud mental, así como erradicar mitos y estigmas alrededor de este tema.

Si bien es un tema de suma importancia, este año se vuelve más relevante que nunca, pues estamos atravesando un momento muy duro para todos y que puede repercutir en ella. Te compartimos cómo puedes cuidar de tu salud mental y la de tus hijos durante la pandemia y en la nueva normalidad.

Un año lleno de cambios para todos

No hay duda que este año ha estado lleno de retos y dificultades para todos. En el caso de las familias, muchas tuvieron que hacer un cambio total de sus vidas y sus rutinas, tanto en lo laboral y económico, como en la educación de sus hijos.

Aunque los seres humanos tenemos la maravillosa capacidad de adaptarnos para poder superar los obstáculos que aparecen en nuestro camino, lo cierto es que nada nos hubiera podido preparar emocionalmente para el cambio tan drástico que vivimos.

Por todo esto, es importante que hagamos de la salud mental un tema de conversación dentro de la familia, haciendo que sea una de las pláticas que tengamos juntos. No siempre es fácil hablar de salud mental, pero por ello debemos buscar tener un relación cercana con nuestros hijos.

Desde luego, esto lo lograremos a través de la comunicación, el respeto y la empatía. Como padres, habremos de dar el ejemplo cuidándonos nosotros mismos, pero también debemos asegurarnos que nuestros hijos conozcan la importancia de cuidar su salud mental.

Entiendo que esto suena como una gran responsabilidad, tomando en cuenta todas las otras que ya tenemos en casa como padres, pero ahora más que nunca necesitamos prestarle atención a esta parte de nuestra vida en la nueva normalidad.

Cómo nos ha afectado la pandemia

Ahora vayamos a los números. En cuanto a salud mental, la pandemia es algo que nos ha afectado a todos de una forma u otra, haciendo que aparezcan problemas como ansiedad, insomnio, nerviosismo, ataques de pánico o depresión en quienes nunca los habían tenido y aumentando los de aquellos que ya los vivían.

Por ejemplo, un estudio descubrió que durante la pandemia, los casos de depresión postparto en las madres se habían triplicado, debido a la incertidumbre de la situación y a la falta de la tribu presencial.

Otro ejemplo, es una encuesta que encontró que el 86% de las madres se sentía triste, apática y desmotivada a causa del confinamiento, aumentando su estrés físico, pero sobre todo mental.

Además, recordemos que niños y adolescentes también se ven afectados, pues muchos de ellos no solamente mostraron regresiones en cosas que ya dominaban (como dormir solos o ir al baño sin ayuda), sino que de acuerdo con un estudio, la mayoría manifestaba dificultad para concentrarse, nerviosismo o miedo.

Y no olvidemos el gran cambio en su actividad física y el riesgo que esto representa para su salud mental, pues de acuerdo con otro estudio, el sedentarismo en los niños podría aumentar el riesgo de padecer depresión en la adolescencia.

Consejos para cuidar la salud mental de toda la familia

Familia Felices Juntos

Aceptar que esta es nuestra nueva normalidad es difícil para todos, pero es necesario que busquemos la manera de tener paz y calma, y esto lo lograremos únicamente a través de una correcta gestión emocional y cuidando nuestra salud mental.

Y esto es tan importante, que la misma OMS ha publicado consejos para el cuidado de la salud mental durante la pandemia, en el que además de dar consejos generales, se incluye un apartado para madres y padres. Estas son sus recomendaciones en ese tema:

  • Mantener la rutina familiar lo más normal posible, o bien, crear rutinas nuevas y diferentes, especialmente si se permanece en casa por largos periodos de tiempo.
  • Hablar sobre nuestros hijos sobre el coronavirus, de forma sincera y utilizando un lenguaje claro y adecuado para sus edades.
  • Entender que los niños necesitan más atención, pues están viviendo momentos de estrés.
  • Ayudarles a encontrar formas positivas y diferentes de expresar sentimientos como la tristeza o el miedo. Para muchos niños es difícil comunicar verbalmente lo que sienten, pero se puede recurrir a hacerlo durante una actividad creativa como jugar o pintar.
  • Facilitarles lo necesario para tener contacto de forma virtual con todas aquellas personas que no pueden ver o visitar a causa de la pandemia.
  • Cuidar los tiempos de pantalla. Si bien durante el confinamiento se volvieron grandes aliados, es importante continuar vigilando cuántas horas al día ven televisión o utilizan dispositivos electrónicos, incluyendo videojuegos.
  • Asegúrense de que puedan realizar actividades divertidas lejos de las pantallas, haciendo lo posible por pasar tiempo en exteriores, o si es dentro de casa, organizar actividades en familia, como cocinar u hornear juntos, cantar y bailar, jugar, etcétera.

Por otro lado, no olvidemos la importancia del ejercicio físico, que se ha comprobado que también ayuda a mantener una buena salud mental. En esta situación en particular, practicar yoga y acompañarlo de meditación nos ayuda a cubrir tanto la salud física como la mental.

Y finalmente, no nos olvidemos de nosotros mismos. Es fácil enfocarse únicamente en las necesidades de nuestros hijos, pues son nuestra principal responsabilidad, pero para que ellos puedan estar bien, nosotros debemos estarlo primero, especialmente ahora que nos necesitan tanto.

Es cierto que en el caso de las madres muchas optamos por llorar a solas para desahogarnos y no afectar a nuestros hijos, pero es sumamente importante que dediquemos tiempo a cuidar nuestra salud mental. Tanto madres como padres podemos tomar terapia a distancia, o bien, realizar algunas cosas que nos ayuden a liberar tensiones y estrés, como retomar alguna actividad que nos ayude a desconectar.

En conclusión: la salud física es prioridad ante el coronavirus, pero la salud mental también es importante y debe ser prioridad para poder sobrellevar todo lo que estamos viviendo. Hablemos de ella con nuestros hijos, hagamos actividades para sentirnos mejor y sobre todo, no olvidemos tomarnos un descanso cuando así lo necesitemos.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Tiempo para mamá: por qué es importante tenerlo también durante la cuarentena, Cómo afecta el confinamiento a bebés y niños, y qué podemos hacer para ayudarlos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios