Cómo mejorar la conciliación familiar y laboral y aprovechar al máximo el tiempo con los hijos

Cómo mejorar la conciliación familiar y laboral y aprovechar al máximo el tiempo con los hijos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El ajetreado ritmo de vida actual ha demandado a la mayoría de los padres el tener que buscar trabajo para poder mantener una buena calidad de vida. Pero esto a su vez, ha significado tener mucho menos tiempo para compartir con los hijos, lo que puede llegar a ser un asunto complejo para muchos.

Atendiendo a esta situación, son cada vez más las empresas que buscan flexibilizar los horarios o aplicar estrategias que permitan que sus empleados puedan tener más tiempo para ellos y sus familias, entendiendo la importancia de los aspectos psicológicos y sociales de los individuos.

Sin embargo, esto no siempre es así, y es cuando aparecen las dificultades para conciliar vida familiar y vida profesional. En este artículo te damos algunas ideas para mejorar la conciliación familiar y laboral y aprovechar al máximo el tiempo con los hijos.

“Mientras tratamos de enseñar a nuestros hijos todo acerca de la vida, nuestros hijos nos enseñan de qué trata la vida”.
-Angela Schwindt-

Cómo mejorar la conciliación familiar y laboral y aprovechar al máximo el tiempo con los hijos

Realiza ajustes si es posible

En algunos trabajos puedes hacer algunos ajustes con tus horarios; si es así, procura dejar un tiempo más largo para compartir con tus niños, pero eso sí, ten en cuenta que para poder hacer esto debes estar seguro de poder realizar todas tus actividades laborales.

Entonces tienes que tener un buen desempeño en tu trabajo para plantear un cambio o flexibilización en tus horas de actividad. Una excelente opción puede ser trabajar desde casa, aunque sea alguna horas, pero ten en cuenta que para poder hacerlo deberás organizar bien tu tiempo.

Identifica qué opciones tienes a nivel laboral (excedencia, vacaciones, permisos...)

A la hora de conciliar, también es importante saber qué opciones tenemos en el trabajo respecto al tema de vacaciones, baja maternal, etc.

Aquí puede serte de ayuda asesorarte por un profesional; sin embargo, dejamos algunas opciones que conviene que tengas en cuenta, y a las que tienes derecho:

  • Permiso por maternidad y paternidad

Comprende el periodo de descanso laboral de 16 semanas al que tiene derecho la madre o el padre tras el parto, o en el caso de adopción o acogimiento, y por el que percibe una prestación económica que compensa los ingresos que pierde al cesar temporalmente su actividad.

  • Permiso de lactancia

Después del permiso de maternidad, puedes acogerte al permiso de lactancia: además, la madre (y también el padre) puede ausentarse del trabajo una hora (o dos medias horas al día), o reducir la jornada laboral media hora a la entrada o la salida, hasta que el bebé cumpla nueve meses.

  • Acumular vacaciones

En el caso de que estés esperando un hijo, y una vez sepas la fecha aproximada de su parto, puedes reservarte días libres para disfrutarlos tras la baja maternal, incluso cuando haya finalizado el año al que pertenecen.

  • Excedencia

Por norma general, si llevas más de un año en la empresa, puedes dejar de trabajar durante un tiempo limitado (sin cobrar), hasta que el niño cumpla tres años, conservando el derecho a incorporarte cuando finalice tu excedencia.

  • Reducción de la jornada laboral

Esto puede hacerse entre un octavo y la mitad de tu horario, con la disminución proporcional de tu salario. Este horario reducido puede mantenerse hasta que tu hijo cumpla 12 años.

Suelta la culpa

Es bastante frecuente, en los casos de padres que trabajan, llegar a experimentar culpa por no pasar suficiente tiempo con los hijos o por sentir que le estamos prestando más atención al trabajo y dedicando cada vez menos tiempo a nuestros pequeños.

Esta sensación puede llegar a ser muy abrumadora, e incluso promover altos niveles de estrés y ansiedad que pueden llegar a afectar nuestra salud, y es justo por esta razón por la cual es necesario prestarle la debida atención.

Necesitamos entender que, aunque nos gustaría pasar más tiempo con nuestros hijos, esto no siempre es posible, y que debemos ajustarnos en medida de las circunstancias. Soltar la culpa es el primer paso para poder avanzar hacia una mejor conciliación entre el trabajo y nuestra vida familiar.

Prioriza la calidad a la cantidad de tiempo

Como es habitual tener poco tiempo disponible debido a las dificultades de conciliación, debemos ser prácticos y hacer que el tiempo que pasemos con nuestros hijos sea tiempo de calidad.

Así, aunque las dos cosas importan, calidad y tiempo, si una de las dos nos "falta", intentaremos que el tiempo que pasemos junto a nuestros hijos sea aprovechado, de disfrute y desconexión.

“Cada día de nuestra vida hacemos depósitos en los bancos de memoria de nuestros hijos”.
-Charles R. Swindoll-

Algunas actividades para aprovechar el tiempo con tus hijos

¿Cómo puedes desarrollar el punto anterior? Aprovecha el tiempo del cual dispones para escucharlos, prestarle atención a sus historias y para conversar con ellos; no subestimes el poder que tiene una charla amena con tus niños.

No solo es algo especial para ellos, sino también gratificante para nosotros. Prueba con actividades como:

  • Jugar a juegos de mesa en familia.
  • Contar cómo nos fue el día.
  • Practicar algún deporte juntos en familia. No debe ser algo formal, puede ser un simple juego en el parque.
  • Dar paseos a cualquier sitio cercano y agradable.
  • Reír juntos.
  • Comer juntos. Aprovecha la hora del desayuno y/o la cena para compartir.
  • Crea rutinas para dormir en las que los acompañes.
  • Hacer alguna actividad juntos como leer.
  • Apúntate en una clase o actividad con ellos.

No te olvides de ti

Si bien es muy importante pasar tiempo de calidad con nuestros hijos, es imprescindible que no te olvides de ti, aunque, ¿que fácil decirlo no? Entre tantas ocupaciones cotidianas es muy común dejarnos a un lado y no tomarnos un tiempo para nosotros, para nuestro disfrute y bienestar.

Considera siempre un tiempo para ti, haz algo que disfrutes, no tiene por qué ser algo complicado, ni tienes que salir de casa. Pueden ser pequeños rituales dedicados a ti, como tu tiempo para tomar una duchar o el café por las mañanas.

En la medida en la que tú estés bien contigo mismo puedes estar bien para los demás y permitirte disfrutar el tiempo con tus hijos, a la par de poder cumplir con todas tus ocupaciones laborales.

Dedícate unos minutos al día: tú también importas

Así, trata de apartar para ti aunque sea unos cinco minutos al día, pero solo para ti, centrándote en algo que disfrutes sin preocuparte de nada; ya luego te ocuparás de lo que debas.

Siéntate a tomar esa taza de té o café con calma, da un paseo corto disfrutando del ambiente, relájate en la ducha, etc.

Sabemos que no siempre es fácil poder conciliar la vida laboral con el tiempo con los hijos, pero no te angusties, ya que no es imposible. Con un poco de esfuerzo, práctica, paciencia y dosis de realismo (trabajando también la aceptación), te garantizamos que lo podrás hacer. ¡Ánimo y a disfrutar en la medida que podáis!

“Encuentra alegría en todo lo que elijas hacer. Cada trabajo, relación, hogar… es tu responsabilidad amarlo o cambiarlo”.
-Chuck Palahniuk-

Fotos | Portada (Pexels)

Temas
Inicio