Compartir
Publicidad

Publica fotos de su bebé enferma de sarampión, para concienciar sobre la importancia de vacunar a los niños

Publica fotos de su bebé enferma de sarampión, para concienciar sobre la importancia de vacunar a los niños
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tan solo tres días nos hacíamos eco de un escalofriante dato publicado por la OMS: los casos de sarampión han aumentado en un 300% a nivel mundial durante los tres primeros meses del año, en comparación con el mismo periodo registrado en 2018.

Entre las causas de este preocupante repunte se encuentran los movimientos antivacunas, que llegan a poner en serio riesgo la vida de las personas que, por diferentes motivos, no pueden vacunarse.

Tal ha sido el caso de Alba, una bebé de Reino Unido que ha sido contagiada de sarampión al no estar inmunizada contra esta enfermedad, pues aún no había cumplido la edad mínima requerida para recibir la primera dosis de la vacuna triple vírica. Su madre ha querido compartir su historia para concienciar a otros padres sobre la importancia de vacunar correctamente a sus hijos, con el fin de evitar este tipo de situaciones.

"Por favor, lea y comparta con todos los padres. Gracias"

"Los médicos y enfermeras del Chelsea West Hospital nos han pedido que compartamos estas fotos de Alba para conciencia acerca de la importancia de las vacunas. Publicar estas imágenes de nuestra hija es desgarrador, pues aún seguimos con ella en el hospital ocho días después de haber sido ingresada"

"Alba era muy pequeña para recibir la vacuna triple vírica, por lo que al enfermar de sarampión ha tenido que combatir el virus sin inmunidad. Pero el sarampión no es solo una erupción; puede causar ceguera, encefalitis y neumonía. Por eso necesitamos concienciar a todos los padres para que vacunen a sus hijos"

"La vacuna triple vírica no causa problemas que pongan en riesgo la vida, como sí lo hace el sarampión. Quizá les provoque unas décimas de fiebre, pero créanme que es mejor eso que pasar por lo que estamos pasando nosotros"

"Ha sido absolutamente horrible ver a nuestra hija pelear contra este virus con los ojos cerrados durante cuatro días. Ha estado en la oscuridad, asustada por una fiebre alta que dura ya más de dos semanas. En el hospital le han hecho escáneres, radiografías, le han sacado sangre, le han realizado punciones lumbares, le han colocado cánulas, le han tomado muestras con hisopos, le han hecho electros, le han alimentado mediante sonda, le han puesto goteros, oxígeno, y le han administrado todo tipo de medicación para aliviar el dolor"

"Y todo esto podría haberse evitado si los niños mayores que han estado en contacto con Alba hubieran estado correctamente vacunados contra el sarampión"

"Infórmense, hablen sobre ello, difundan información veraz y compartan este post. Hago esto porque sin el cuidado de los médicos que nos están atendiendo, nuestro bebé no estaría hoy con nosotros".

"Todas las pruebas que le han realizado a Alba eran necesarias para saber cómo estaba afectándole la enfermedad. Porque el sarampión la ha deteriorado rápidamente, y su estado de salud es extremadamente malo. Como complicaciones asociadas a la enfermedad, Alba ha contraído también la enfermedad de Kawasaki, una posible meningitis y, por supuesto, infecciones secundarias"

"Por eso, este post trata de hacer ver a las personas los terribles efectos que este virus puede ocasionar en el cuerpo vulnerable de un bebé"

La bebé aún no había podido ser vacunada

La vacuna del sarampión forma parte de la triple vírica, junto con la de la rubéola y la parotiditis. Según el calendario vacunal, se administra una primera dosis entre los 12 y los 15 meses y una segunda dosis de recuerdo entre los dos y los cuatro años.

Alba aún no había cumplido la edad mínima recomendada, de ahí que no estuviera aún inmunizada contra esta enfermedad. Lo mismo ocurre con niños inmunodeprimidos o con causas médicas justificadas que contraindiquen la vacuna.

Por eso, una vez más se pone de manifiesto la importancia de vacunar correctamente a nuestros hijos, tanto durante su infancia como en la adolescencia, y también vacunarnos de adultos para seguir manteniendo entre todos la inmunidad de grupo y proteger a quienes más lo necesitan.

Una enfermedad que puede provocar la muerte

El sarampión está causado por un virus altamente contagioso, que produce fiebre alta y una erupción en todo el cuerpo, tos y conjuntivitis. Si no hay complicaciones es una enfermedad con buen pronóstico, pero hasta en un cuarto de los casos sí las hay, pudiendo derivar en otitis, neumonía, encefalitis o incluso provocar la muerte.

No en vano, según cifras publicadas por la OMS, en 2017 el sarampión fue responsable de aproximadamente 110.000 muertes en todo el mundo.

Deseamos que la pequeña Alba se recupere lo antes posible, y que su historia ayude a concienciar a los padres indecisos con la vacunación de sus hijos. Porque las vacunas salvan vidas, y no vacunar a los niños les deja vulnerables para el resto de sus vidas, además de poner en serio riesgo la vida de otras personas que por motivos médicos justificados no pueden vacunarse .

Foto de portada | Jilly Moss

Vía | Antena 3

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio