Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Qué debemos tener en cuenta después de que le pongan las vacunas?

¿Qué debemos tener en cuenta después de que le pongan las vacunas?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los actos médicos más importantes que se llevan a cabo en la consulta del pediatra es la vacunación del bebé. Tal y como dice la OMS, las vacunas salvan vidas, son un derecho fundamental, aunque por desgracia no accesible para todos, y son rentables porque son seguras, eficaces y poco costosas.

En la revisión de los dos meses es cuando los bebés reciben sus primeras vacunas, normalmente la vacuna hexavalente y la de la meningitis C, y se hace a esa edad porque lo ideal sería hacerlo nada más nacer el bebé, pero entonces serían inútiles porque el bebé no haría las defensas necesarias como consecuencia a la vacuna. Una vez puestas las vacunas muchos padres desconocen qué tienen que tener en cuenta después. Por eso hoy vamos a tratar de dar respuesta a esa inquietud respondiendo a la pregunta: ¿Qué debemos tener en cuenta después de que le pongan las vacunas?

¿Debe comer diferente o en otros horarios después de las vacunas?

Las vacunas introducen en el bebé una o varias moléculas que estimulan la reacción del sistema inmunológico para que aprenda a defenderse de ellas por si un día llega el virus de verdad. Aunque es algo más intenso que en la vida diaria, no deja de ser algo que al bebé ya le sucede todos los días, cuando del exterior le llegan partículas y microorganismos que respira o chupa (cuando toca cosas o coge y se las mete en la boca), ya que está continuamente expuesto a nuevas moléculas.

Con esto quiero decir que en realidad, aunque las vacunas tienen más efectos secundarios que la mayoría de cosas que pueden llegarle a entrar en el día a día (a menos que le contagien algún virus), no hay que modificar en nada su dieta ni los horarios de alimentación. Simplemente, seguir dándole lo que tome (leche materna o artificial) a demanda, como de costumbre.

¿Qué efectos secundarios pueden provocar las vacunas?

Entre el 15 y el 20% de los niños vacunados pueden sufrir un aumento de la temperatura corporal, que puede llegar a quedarse en febrícula, puede ser fiebre y, en el 2% de estos niños, puede llegar a pasar de 39ºC. En caso de que haya fiebre (temperatura superior a 37,5ºC en axila) se recomienda darle al niño algún antitérmico, normalmente paracetamol, ya que el ibuprofeno no está indicado hasta que son más mayores. Para saber cuánto paracetamol le corresponde a tu bebé según el peso, puedes leer esta entrada en que explicamos cómo calcularlo.

A este respecto, hay pediatras que recomiendan dar paracetamol como preventivo, es decir, tras la vacunación, dar una toma de paracetamol por la tarde, haya o no síntomas. A priori, no es una medida recomendada, puesto que se ha visto que haciéndolo podría disminuir la respuesta inmune a las vacunas, siendo mejor darlo cuando ya haya síntomas de fiebre (si es que llegan).

Si el bebé no llega a tener fiebre, pero sí algunas décimas, se recomienda llevar a cabo medidas físicas que le ayuden a estar más cómodo, como tenerlo en casa con poca ropa, darle un baño largo y, en definitiva, seguir alguno (o varios) de los ocho remedios caseros para bajar la fiebre que os comentamos hace un tiempo.

La fiebre puede llegar en diferentes momentos, según sea la vacuna administrada. En el caso de las de dos meses, que no son de virus vivos atenuados, la fiebre puede llegar hacia las 6-7 horas desde que se le pone la vacuna al bebé y puede durar entre 24 y 48 horas. En el caso de vacunas con virus vivos atenuados, como la triple vírica de los 12 meses, la fiebre llega entre los 5 y 10 días, generalmente, tiende a durar lo mismo en el tiempo (uno o dos días) y ésta puede ser algo más elevada.

Otros síntomas habituales son la irritabilidad y el dolor local e hinchazón en la zona del pinchazo. En el primer caso se recomienda atender al niño, cogerle, darle mucho cariño y tratar de hacer lo habitual cuando el bebé llora (alimentarle, pasearle, mecerle, cantarle, etc.). En el segundo caso, puede aplicarse frío local para rebajar la hinchazón.

En principio son síntomas normales que no requieren de visita al pediatra, a menos que la fiebre sea muy elevada (llegue a 40ºC) o se produzca alguna reacción no habitual, tanto para descartar que está relacionada con la vacuna (por si el niño está enfermo por otra cosa y pudiera necesitar algún tratamiento) como para, si lo está, tratar de remediar los síntomas y hacer la declaración de reacción adversa a la vacuna, que debe llegar a instancias superiores.

¿Una vez vacunado ya está protegido de esas enfermedades?

vacuna.jpg

Una de las dudas de algunos padres es si una vez el bebé ya ha sido vacunado está protegido de todas las enfermedades por las que ha sido vacunado. La respuesta es un simple y poco aclaratorio "más o menos" o un "depende". Las vacunas no son infalibles y aun cuando un bebé está vacunado de todas las dosis de una vacuna cabe la posibilidad de que coja esa enfermedad igualmente. Esto depende de su sistema inmune, de la cantidad de dosis de una vacuna que lleva (a los dos meses se le ponen 7 vacunas, pero las 7 deben volver a repetirse más adelante para que el bebé coja más defensas hacia esos mismos 7 virus) y depende también de la cobertura vacunal.

Esto de la cobertura vacunal es la manera de dar nombre al porcentaje de población que está vacunada de lo mismo. Normalmente, por ser los que más se contagian y los que más contagian, hablamos de cobertura vacunal en niños. Cuanto más elevada es, mejor. Si una vacuna tiene una cobertura vacunal del 90% o más (un 10% o menos de los niños no llevan la vacuna) el riesgo que corren tanto los vacunados como los no vacunados es muy bajo. Hay tantos niños vacunados, es decir, protegidos, que es muy difícil que un niño coja uno de los virus de los que se ha vacunado y, en caso de contagiarse, es muy difícil que lo transmita, porque se encontrará con que la mayoría de niños de su alrededor también están vacunados.

En cambio, si ese hipotético niño viviera allí donde la cobertura vacunal es de un 50%, por decir una cifra, el riesgo de contagio es mucho mayor y todos los niños, tanto vacunados como no vacunados estarían en riesgo. Y de los vacunados, los que llevaran pocas dosis, como los de 2 meses de edad, que solo llevan una, tendrían más riesgo que aquellos que ya llevan varias de la misma vacuna.

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Manual de vacunas de la Asociación Española de Pediatría en línea, ¿Quién necesita un movimiento antivacunas con el Ministerio de Sanidad que tenemos?, La OMS lanza una aplicación para recordarte las vacunas de tus hijos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos