Compartir
Publicidad
Cómo reconocer la depresión postparto
Postparto

Cómo reconocer la depresión postparto

Publicidad
Publicidad

El nacimiento de un hijo es sin duda uno de los acontecimientos más grandes que podemos vivir. Es una noticia y una experiencia que nos llena de ilusión desde el embarazo, y que se hace palpable tras el parto, cuando finalmente tenemos a nuestro bebé en brazos.

Sin embargo, aunque la llegada de un bebé es motivo de alegría, en ocasiones podemos experimentar lo opuesto e incluso, llegar a padecer depresión. Te contamos cómo reconocer la depresión postparto y qué debes hacer si crees que la padeces.

La depresión después del parto

Antes de hablar a fondo acerca de las señales y síntomas que nos indican que podríamos estar pasando por una depresión postparto, vamos a explicar de qué se trata. Existen tres tipos de depresión que pueden presentarse después de tener un bebé: la depresión postparto leve (también conocida como baby blues), la depresión mayor postparto y la psicosis postparto.

La depresión mayor postparto, que es de la que usualmente hablamos y nos referimos a ella simplemente como "depresión postparto", es la complicación de salud más frecuente después del parto y de acuerdo con información de la Asociación Americana de Psicología, una de cada siete mujeres padece depresión postparto y la mitad de ellas comienza a presentar síntomas desde el embarazo.

Es muy importante conocer las diferencias entre estos tres tipos de depresión que pueden presentarse en el postparto, para así poder identificar correctamente y reconocer cada una de ellas, así como saber qué medidas debemos tomar o cómo podemos actuar.

Por ejemplo, en el caso de la depresión postparto leve, pueden presentarse una serie de sentimientos negativos o de tristeza durante los primeros días posteriores al parto, pero suelen desaparecer en cuestión de horas o de 10 a 15 días después de tu parto. Este tipo de depresión algo muy normal debido a todo el proceso por el que pasó el cuerpo de la mujer.

Sin embargo, si las semanas pasan y estos sentimientos continúan y el estado de ánimo de la madre no mejora, entonces podríamos estar hablando de una depresión mayor postparto.

Señales de alerta que indican una posible depresión postparto

Madre Cansada

La depresión postparto es un padecimiento complejo cuya sintomatología puede variar de una mujer a otra. Sin embargo, además de presentar los síntomas del baby blues o leve depresión postparto, entre los síntomas más frecuentes encontramos los siguientes:

  • No sientes un vínculo o conexión con tu bebé y te sientes incapaz de tenerlo.
  • Has perdido el interés en aquellas cosas que antes te hacían feliz o te agradaban.
  • Todo el tiempo te sientes triste y no puedes salir de ese estado.
  • Presentas episodios de llanto incontrolable y sin razón.
  • Tienes un enorme sentimiento de culpa.
  • Tus hábitos alimenticios cambian de forma drástica y se van a los extremos: comes en exceso o pierdes totalmente el apetito.
  • Te sientes nerviosa la mayor parte del tiempo.
  • Tienes miedo de quedarte a solas con tu bebé.
  • Presentas mucha dificultad para dormir, o por el contrario, duermes en exceso.
  • No sientes interés por tu bebé, pareja, familia o amigos (aislamiento social).
  • Has pensado en hacerte daño a ti o a tu bebé.
  • Tienes la sensación de tener "pensamientos muy rápidos" que no puedes controlar ni parar.
  • Presentas cambios exagerados en tu estado de ánimo (te sientes muy muy mal o muy muy enfadada).
  • Sientes que no eres o no serás una buena madre.
  • Tienes ideas de arrepentimiento acerca de haber sido madre.

Como lo comentamos, no todas las mujeres presentan los mismos síntomas y es posible que no se den todos al mismo tiempo. Incluso, algunos síntomas de la depresión postparto pueden considerarse normales tras dar a luz, como la falta de apetito y el cansancio extremo, pues los primeros meses con un bebé en casa pueden ser muy difíciles.

Por qué es importante reconocerla

Reconocer la depresión postparto es sumamente importante para comenzar a combatirla lo antes posible. Al ser una enfermedad invisible, ésto no siempre es fácil y para muchas personas pasa desapercibido cuando alguna madre la padece.

Además, la presión social por hacer pensar a las mujeres que deben sentirse radiantes de felicidad porque ya ha nacido su bebé, hace que sea muy difícil para quienes tienen depresión el acercarse a buscar ayuda.

Aunque la depresión postparto suele ser pasajera, en algunos casos no es así, por lo cual es importante estar atenta a las posibles señales de alerta que nos indiquen la presencia de ella y ser conscientes del tiempo que llevamos sintiéndonos de esa manera. Si la depresión postparto no es detectada ni tratada puede continuar aumentando, evolucionando a una psicosis postparto o tener un fin trágico.

Otro motivo por el cual es importante reconocerla y tratarla, es que la depresión postparto podría afectar mucho más de lo que pensamos, ya que de acuerdo con un estudio, las mujeres cuya depresión postparto era persistente, tenían mayores probabilidades de padecer síntomas significativos de depresión hasta 11 años después de haber tenido a sus hijos.

Qué puedes hacer si tienes depresión postparto

Terapia

Si te identificas con los síntomas antes mencionados, y pasa un mes o más sin que tu estado de ánimo mejore, es muy probable que padezcas depresión postparto. De ser así, lo más importante que debes hacer es pedir ayuda. No intentes resolver la depresión postparto tú sola ni trates de ocultarla, ya sea por culpa, vergüenza o temor a ser juzgada.

La forma más efectiva para prevenir y combatir la depresión postparto es la terapia psicológica, por lo que deberás buscar lo antes posible un psicólogo que pueda ayudarte. Si no conoces uno, coméntale a tu ginecólogo y él te recomendará alguno o un institución a la que puedas acudir.

Cuidar la salud mental cuando eres madre es igual o incluso más importante que cuidar la salud física. Reconocer la depresión postparto no solo nos ayudará a tratarla para poder sentirnos mejor, sino que nos hará madres más felices y en consecuencia, madres más amorosas y presentes, beneficiando también a nuestros hijos.

Fotos | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio