Compartir
Publicidad
Psicosis postparto: así es el trastorno que ha padecido la mejor amiga de la cantante Adele
Postparto

Psicosis postparto: así es el trastorno que ha padecido la mejor amiga de la cantante Adele

Publicidad
Publicidad

En Bebés y más hemos hablado en diversas ocasiones acerca de la salud mental de las madres, así como de los trastornos que pueden presentarse durante y después del embarazo. Uno de ellos es la depresión postparto, un trastorno mental que afecta a muchas mujeres, dentro de las cuales también se encuentran celebridades como la cantante Adele y la modelo Chrissy Teigen.

Ahora, la cantante nuevamente habla sobre la salud mental de la madres, pero en esta ocasión, Adele lo hace para apoyar a su mejor amiga, quien padece psicosis postparto, una forma más grave y complicada de depresión.

Con una sencilla publicación en su cuenta de Instagram, Adele ha compartido una fotografía con Laura, su mejor amiga y la madre de su ahijado de seis meses. Pero más que compartir una alegre foto de dos buenas amigas, la cantante lo ha hecho para mostrarle apoyo a Laura, y al mismo tiempo, crear mayor conciencia acerca de la psicosis postparto.

En la publicación, la cantante hace mención a un escrito que ha redactado su amiga, en el que comparte su experiencia como madre reciente y ser diagnosticada con psicosis postparto e invita a otras madres a hablar de cómo se sienten, pues afirma "podría salvar su vida o la de alguien más". Te contamos acerca de este trastorno.

La psicosis postparto

Psicosis

Existen tres tipos de depresión que pueden presentarse después de tener un bebé: la depresión postparto leve, la depresión mayor postparto (que es de la que usualmente hablamos, también conocida únicamente como depresión postparto) y la psicosis postparto. De todas, la psicosis postparto es la más grave y está considerada como emergencia médica.

Además de los síntomas de la depresión postparto que hemos comentado en ocasiones anteriores, la psicosis postparto ocasiona que quienes la padezcan también presenten:

  • Alucinaciones.
  • Intentos de lastimarse a sí misma o al bebé.
  • Sentimientos o sensación de "estar loca".
  • Estados de confusión.
  • Temor o miedos que no desaparecen.
  • Cambios extremos en el estado de ánimo.
  • Pérdida de contacto con la realidad.

La psicosis postparto afecta a una de cada 1.000 mujeres, y sus síntomas pueden aparecer en las primeras horas o dentro de las primeras cuatro semanas después de dar a luz. En ocasiones, es necesaria la hospitalización urgente.

Se desconoce la causa exacta de la psicosis postparto, pues existen diversos motivos por los que ésta puede aparecer. Por un lado, se cree que puede deberse a factores genéticos y biológicos que pueden influir en la predisposición de padecerla, mientras que por otro, se ha encontrado que la mayoría de los casos han sido en mujeres que tenían un antecedente psiquiátrico.

La experiencia de Laura

Como comentaba al inicio, Adele compartía el enlace a un artículo que escribió Laura, contando su experiencia con este peligroso trastorno. En su caso, no había antecedentes de enfermedades mentales y ella cuenta que su embarazo había sido como un sueño. Se sentía tranquila y emocionada por lo que estaba por venir. Pero donde sí hubo problemas, fue en el momento del parto:

Mi parto fue horrífico. No indagaré mucho en él, pero básicamente intenté dar a luz de todas las formas posibles, fue exactamente lo opuesto a lo que había imaginado. Fue atemorizante y peligroso, y pensábamos que uno de nosotros no lo lograría. Terminé teniendo una cesárea de emergencia y entonces descubrí que mi hijo había nacido con muy bajo peso porque aunque me había pasado por dos semanas de la fecha probable de parto, mi placenta había fallado y él estaba famélico dentro de mí.

Laura comenta que su médico piensa que esta difícil y dolorosa experiencia al tener a su bebé, fue lo que ocasionó su psicosis postparto. Tras el nacimiento de su bebé, ambos tuvieron que permanecer cinco días en el hospital, mientras ella amamantaba a su bebé las 24 horas del día. Y aunque estaba agradecida por poder iniciar su lactancia, no obtenía descanso alguno, por lo que anhelaba ir a casa.

Pero en el momento en el que eso sucedió, lejos de sentirse aliviada por ir a su hogar, Laura se vio invadida por una enorme ola de sentimientos negativos, especialmente miedo y terror.

Sentí que me moría. Mi respiración era corta y cerrada, mi corazón latía fuera de mi pecho y mi estómago se revolvía. Le dije a mi esposo Hugo "algo no está bien conmigo, no sé qué es pero no estoy bien". Me rehusaba a pensar que tenía depresión postparto porque no me sentía deprimida. Todavía podía apreciar la sábana de blanca y fresca nieve afuera, la forma en la que silenciaba el mundo, y aún podía emocionarme por comer. Entonces me di cuenta que no sabía nada sobre depresión por que, ¿cómo rayos se siente la depresión? ¿Cómo la capturas y la etiquetas? ¿Cómo la mides o entiendes algo que es tan intangible?

Pero sus sentimientos de miedo y negación hicieron que ella continuara sin pedir ayuda, a pesar de que estaba luchando. Pensó que con el tiempo esa sensación desaparecería pero no fue así. Continuó avanzando hasta el punto en que se desconocía a sí misma y se sentía como una intrusa en su propia vida. Se escondía de su propia familia y comenzó a tener pensamientos suicidas.

"Pasé de querer hacerlo todo por mi hijo, a ignorar por completo su llanto", cuenta Laura. "Comencé a tener severos ataques de ansiedad creyendo que me estaba dando un infarto, que mi herida se abriría en mitad de la noche, que mi bebé se iba a morir porque era muy pequeño, y si no lo alimentaba 24/7 sería toda mi culpa. Que era una terrible persona y una horrible madre".

Pese a que su familia intentaba darle ánimos, nada de eso lograba calmarla ni mejorar su situación. Todo continuó avanzando hasta el punto en el que era tanto su miedo, su confusión y su terror de que les ocurriera algo a ella y a su hijo, que dejó de confiar en todos, incluso en su esposo Hugo, a quien acusó de haber secuestrado a su bebé. Y entonces tuvieron que hacer una intervención, que ella describe como la peor noche de su vida.

Laura estuvo hospitalizada durante dos semanas, sintiéndose aún más perdida y desapareciendo por completo su instinto maternal. Parecía que había olvidado quién era y solo podía pensar en que era una mala persona, que estaba siendo castigada por algo que había hecho. A pesar de que el médico le afirmaba que podría recuperarse, su mente le decía que no lo haría, que ella no podría. Pero lo logró.

Ahora con el apoyo de mi familia, un increíble psiquiatra, medicamentos (los cuales realmente odiaba pensar en tomar, pero ahora reconozco que son necesarios para mí y agradezco a quien sea que los haya inventado) y psicoterapia, estoy aliviada y sigo recuperándome más y más cada día. Soy feliz, segura y fuerte. Soy yo misma.

Tras haber vivido esta experiencia, Laura ha decidido que hablar de ella no sólo la hará más fuerte, sino que podrá ayudar a alguien que también esté pasando por lo mismo. La psicosis postparto es algo real y no hay por qué avergonzarse si se padece algún tipo de depresión tras tener un bebé. La maternidad no es color de rosa y convertirse en madre es algo que trae un millón de cambios a la vida de las mujeres,

La salud mental de las madres debe continuar siendo un tema de importancia y del cual se hable, no se que se oculte, para romper con ese estigma y que así las mujeres que padezcan depresión o psicosis postparto, puedan sentirse con la confianza de pedir ayuda, en lugar de intentar ocultarla.

Fotos | Pexels
Vía | BBC
En Bebés y más | Un caso extremo de depresión postparto: la psicosis puerperal, "Yo soy una de cada cinco", el movimiento que busca crear conciencia sobre la salud mental de las madres

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio