Volver a ser madre tras la muerte de un hijo

 Volver a ser madre tras la muerte de un hijo
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Volver a pensar en la maternidad, o en puntos más avanzados, volver a buscar embarazo o volver a tener un hijo tras la pérdida de uno de ellos, no es tarea fácil, y es un proceso que requiere tiempo y paciencia, respetarse mucho, amor y mucha autoescucha.

Hablamos de un camino complejo lleno de sombras, pero también de luces, donde la muerte y la vida se encuentran en algún punto y aprenden a convivir.

Donde experimentamos emociones que sentimos ambivalentes y contradictorias pero que en realidad, no son más que dos caras de la misma moneda, como la ilusión y la tristeza, el amor y la nostalgia o la pena y la esperanza.

Uno de los puntos clave que debemos tener en cuenta a la hora de afrontar una nueva búsqueda de embarazo, o de maternidad, es haber podido sanar heridas, para emprender este proceso con ilusión, aún sabiendo que heridas del pasado pueden resurgir y que no pasa nada; es normal y está bien.

¿Cómo afrontar una nueva maternidad tras la muerte de un hijo? En este artículo reflexionamos sobre los sentimientos que pueden surgir durante esta nueva etapa (tanto de búsqueda de embarazo como de maternidad) y sobre la importancia de dar espacio a cada uno de ellos. También, sobre el papel del duelo en todo ello.

Volver a ser madre tras la muerte de un hijo

Perder a un hijo es una de las experiencias más traumáticas y dolorosas que se pueden experimentar, ya que se vive como algo antinatural, y así es. Las madres, y los padres, no esperan que sus hijos fallezcan antes que ellos.

Y es normal que ante esta experiencia las personas nos vengamos abajo, sintamos que la vida ha perdido totalmente su sentido y hasta acabemos desarrollando trastornos depresivos importantes. Es lógico, y normal, pues el golpe es brutal. La vida nos pone el abismo delante, ¿cómo no vamos a sentir que todo pierde su sentido?

Sin embargo, con el tiempo, buscando ayuda de los seres queridos, y pidiendo ayuda profesional, dándose a uno mismo la oportunidad de elaborar el duelo... se puede aprender a vivir con esta pérdida, aunque la vida y su sentido hayan cambiado por completo, como también hemos cambiado nosotras y nosotros.

En realidad, este proceso no es que un día "termine", sino que se transforma, lo que hace que podamos llegar al proceso de aceptación, que no al olvido. Tras todo esto, hay algunas mujeres que vuelven a sentir las ganas de buscar otro embarazo, de reconectar con una nueva maternidad. ¿Cómo afrontar esta nueva etapa?

¿Cómo afrontar una nueva maternidad tras la muerte de un hijo?

Hablamos de cómo afrontar dos fases en el proceso de maternidad, tras la muerte de un hijo; la fase de búsqueda de embarazo y la fase de un nuevo nacimiento, si finalmente ese nuevo embarazo acaba llegando.

La búsqueda de embarazo

Afrontar la búsqueda de un nuevo embarazo supone un auténtico reto cuando se ha perdido a un hijo, y es común que afloren miedos y que surjan dudas en el proceso. Preguntas como, ¿estoy realmente preparada para esta nueva etapa? ¿He elaborado mi duelo?

Este tipo de preguntas que te haces te ayudarán a saber si estás en un buen momento para ponerte a buscar embarazo, y es que tú eres quien mejor se conoce.

  • La importancia de escucharse

Por ello, te animamos a hacer un proceso de inspección; escúchate, escucha tus, miedos tus necesidades, pregúntate en qué punto del proceso estás... Tómate tu tiempo, con calma.

Si después de todo acabas descubriendo que sí, que estás preparada, te animamos a dejarte llevar por estas nuevas emociones y a guiarte por ellas. Quizás vuelves a sentir ilusión; conecta con esa emoción, déjate llevar por ella.

Y emprende este viaje escuchándote mucho, y si aún sientes que no has elaborado el duelo por la muerte de tu hijo, date tiempo y espacio para hacerlo. Estos procesos son complejos y requieren su tiempo.

Una nueva maternidad

Si ya has pasado la fase de embarazo y has dado a luz a una nueva vida, después de pasar por la pérdida de un hijo, también sigue siendo normal que aún afloren en ti viejas heridas, miedos, dudas...

Como en el caso anterior, te animamos a revisarte y a identificar en qué punto del duelo estás. Escúchate a ti misma, y trabaja en estos miedos y en todo esto que sientes que aún tienes que resolver, en caso de que así sea.

Y por otro lado, déjate llevar también por las emociones de la nueva vida que ha llegado al hogar, tanto por las agradables como por las más complicadas de sentir.

  • Ilusión, culpa... todas las emociones son válidas

Permítete sentir también la ilusión; quizás hay momentos en los que la culpa te invade, o recuerdas con muchísima más intensidad al hijo que ya no está, y es totalmente normal.

La nueva maternidad te está conectando con las experiencias ya vividas, con el hijo que perdiste pero que aún sigue en ti.

Sabemos que el proceso de maternidad ya de por sí es complejo, y si además venimos de una experiencia tan dolorosa como lo es la pérdida de un hijo, todo se intensifica. Dale espacio a esas emociones.

Sanando heridas

Como hemos visto, no es fácil volver a afrontar la maternidad, e incluso disfrutar de ella, después de una pérdida tan importante como es la de un hijo.

Y es lógico que se abran heridas que creíamos cerradas, o que en esta etapa de búsqueda de embarazo o de nacimiento, volvemos a conectar con la nostalgia, con los recuerdos de nuestra anterior maternidad...

Por ello, insistimos en la importancia de dejarse sentir, de escucharse mucho y, sobre todo, de pedir ayuda profesional si sentimos que la necesitamos.

La importancia de elaborar el duelo

El duelo es una reacción natural a la pérdida; es algo sano de transitar. De hecho, lo que no es tan adaptativo es evitar el duelo, intentar tirar hacia adelante como si esa pérdida no hubiera sucedido...

A veces ocurre que se activan mecanismos inconscientes de represión o evitación del duelo, como un mecanismo de defensa para no sufrir. Pero el tiempo nos demuestra que el duelo siempre aflora, y que debemos elaborarlo para poder sanar esa pérdida.

Revisar la propia vida: cómo nos sentimos y qué necesitamos

Por ello, si estás en la búsqueda de un nuevo embarazo, o afrontando ya la realidad de una nueva maternidad, después de haber perdido a un hijo, es importante que revises tu vida, en qué punto estás, y valores si en su momento elaboraste el duelo por la pérdida de tu hijo, si aún estás en ese camino, etc.

Conectar también con la ilusión

Y sobre todo, esperamos que puedas disfrutar de esta nueva maternidad y de esta nueva vida que está en camino, que deseas que llegue o que ya ha llegado.

Te mereces ser feliz, dando espacio a tu vida a este nuevo hijo que ni mucho menos sustituye al anterior, o lo desplaza...

Cada hijo en tu vida tiene su lugar, y aunque es difícil volver a ilusionarse con la vida tras la muerte, a veces esa ilusión llega, ya sea con una nueva vida o con tantas otras cosas por las que merece la pena seguir aquí. ¡Mucho ánimo y fuerza en este viaje que puede volver a ser hermoso!

Fotos | Imagen 1 (freepik), Imagen 2 (freepik), Imagen 3 (freepik)

Temas
Inicio