Duelo perinatal: cómo afrontar el dolor por la pérdida del bebé

Duelo perinatal: cómo afrontar el dolor por la pérdida del bebé
Sin comentarios

¿Sabías que una de cada cuatro mujeres pierde a su hijo durante el primer trimestre de embarazo? Son cifras que duelen leer, y que dan miedo, pero es una realidad que no podemos obviar, y que debemos aprender a acompañar como sociedad.

Hablamos del duelo perinatal, gestacional y fetal, aquel que se inicia por la muerte del bebé entre la semana 22 del embarazo y pocas semanas después del nacimiento.

Solo para aclarar términos, la muerte gestacional o fetal ocurre cuando el feto tiene más de 22 semanas en el vientre de la madre; cuando alcanza las 28 semanas, o después de nacer y superar la primera semana de vida, hablamos de muerte perinatal.

Sin embargo, en este artículo nos centraremos, de forma genérica, en el duelo perinatal, para visibilizar esta pérdida independientemente de la fase o semana de embarazo, ya que el dolor no entiende de números o etapas.

Describimos las características de este duelo particular y explicamos por qué es un duelo invisibilizado y desautorizado y cómo podemos afrontar esta pérdida tan dolorosa. Y también, cómo podemos acompañar a alguien que pasa por esta experiencia.

El dolor por la pérdida de un hijo

Hablamos de una realidad a la que deben enfrentarse muchas mujeres, y también sus parejas, con todos los tabúes arraigados que aún siguen existiendo en torno a este tema.

Vivir una muerte perinatal genera mucho dolor, al que se le suma la falta de empatía e incomprensión por parte de la sociedad, algo que dificulta aún más este proceso de duelo particular.

¿Cómo sobrevivir a la pérdida de un hijo y qué características tiene este tipo de duelo?

El duelo perinatal: un duelo particular

Según expertos como la psicóloga Sílvia López Urrutia, el duelo perinatal tiene tres características que lo hacen especial:

  • Es un duelo negado, para el que no hay un ritual, y que muchas personas llevan de forma íntima.
  • Es complejo, porque estás preparándote para recibir vida y llega la muerte.
  • Es desautorizado socialmente, porque carece de reconocimiento.
Estás preparándote para recibir vida y llega la muerte: así es vivir un duelo perinatal.

Un duelo desautorizado

Según la experta, la sociedad desautoriza este tipo de duelo porque en realidad, no lo comprende. Además, es muy difícil empatizar con las familias que han perdido a su bebé si uno no ha pasado por lo mismo.

Y por otro lado, intentar empatizar y conectar con su pérdida tampoco es fácil, ya que esto conlleva exponernos a nuestros propios miedos (y más si estamos en la búsqueda de un embarazo, por ejemplo).

Otras características del duelo perinatal

Otras características que hacen de este tipo de duelo, un duelo especial, son las siguientes:

  • Muchas veces, aunque no siempre, conlleva el primer contacto con la muerte, debido a la juventud de los progenitores. Esto implica una falta de experiencia emocional que puede dificultar el proceso.
  • Es un duelo que se vive con mucha soledad.
  • La madre siente que ha perdido una parte de sí misma.
  • La maternidad llega mucho antes del parto, con la relación con el hijo que estamos gestando.
  • Existe una fragilidad en las redes sociales para poder compartir el dolor y hablar del hijo fallecido.
  • Existe una gran contraposición entre el apoyo social durante el embarazo, y la falta del mismo durante la pérdida.
  • Es un duelo difícil de expresar en público, por su silenciación y su desautorización social, como ya hemos comentado.

¿Cómo afrontar el duelo perinatal?

Os ofrecemos algunas estrategias para empezar a transitar esta nueva realidad, el camino del duelo:

Permítete vivir el duelo

Como en todo proceso de duelo, será imprescindible que te permitas transitarlo, aunque sea doloroso.

Es un momento complejo y delicado, donde la mujer puede sentir que su futuro se desvanece, y con ello, todas las expectativas que había depositado en esta nueva vida con su bebé.

Se genera un enorme vacío difícil de soportar, pero con el que conviene convivir un tiempo. Así, para poder transitar todo esto, el primer paso será permitirse vivirlo, aceptar las emociones y validarlas.

Busca apoyo

La familia, la pareja (que también está pasando por lo mismo, no lo olvidemos) y las personas próximas, pueden resultar clave en este proceso, por lo que buscar su apoyo también será imprescindible.

No aislarse (solo cuando lo necesites), pedir ayuda y compartir nuestros sentimientos puede ayudar.

Por otro lado, más allá de la familia, los amigos, la pareja... también puede ayudar buscar grupos de apoyo, círculos de mujeres que estén pasando por la misma situación que nosotras.

Los estudios avalan esta certeza: compartir nuestra experiencia con personas que han vivido lo mismo reconforta y alivia.

Date tiempo

Cuando se toma la decisión de ser mamá, se planifica un futuro en base a ese deseo.

Y aceptar una nueva realidad donde ese bebé que hemos perdido ya no está en el plano físico, es un proceso doloroso que requiere tiempo y mucho autocuidado.

Por ello, date ese tiempo, respeta tu ritmo y permítete sentir en libertad.

Transita las diferentes fases

Como en otros tipos de duelo, en el duelo perinatal muchas mujeres se sienten como si estuvieran subidas en una montaña rusa emocional. Y es que pasan por todas las fases del duelo (negación, ira, tristeza, negociación y aceptación), siendo este un proceso no lineal.

Así, las emociones que se viven son dinámicas y no siguen un orden; tampoco tienen una limitación temporal.

Por ello insistimos en la importancia de dos cosas ya mencionadas: permitirse sentir y transitar todas las fases del duelo, y no ponerse límite de tiempo para pasar el duelo, darse tiempo.

Pide ayuda especializada

Y sobre todo, date la oportunidad de pedir ayuda especializada de una psicóloga perinatal, con quien podrás encontrar un espacio libre de juicios, donde expresar libremente tus emociones y adquirir las estrategias para afrontar este dolor de forma adaptativa, consciente y serena.

¿Cómo acompañar a alguien en duelo perinatal?

No es fácil acompañar a alguien que está pasando por un duelo perinatal, porque solemos pensar que debemos hacer "grandes cosas", cuando en realidad, solo se trata de escuchar, acompañar, sostener y validar el dolor ajeno. Ponerle nombre, reconocerlo, visibilizarlo.

Si conoces a alguien que está pasando por un duelo perinatal, te damos algunas ideas clave para acompañar a esta persona en su proceso, sobre cosas que sí hacer y cosas que no hacer (los errores que solemos cometer).

  • No recurrir a frases tópicas, como "ya tendrás otro", "aún no lo conocías", "eres muy joven"... este tipo de frases, más que ayudar, infravaloran el sufrimiento ajeno.
  • No querer que el dolor "pase" rápido; el dolor está ahí porque es donde tiene que estar. Muchas veces recurrimos a este tipo de frase precisamente por nuestra dificultad a la hora de sostener el dolor ajeno, que nos pone de frente nuestro propio dolor.
  • Si no sabes qué decir, mejor no digas nada. Tan solo, acompaña.
  • Preguntar: "¿qué necesitas?, ¿necesitas hablar de ello, estar en silencio, salir...?". La mejor forma de acompañar a alguien en duelo es "mimetizándonos" con esa persona.
  • Tener claro que no hay una única forma de acompañar el duelo; respetar a la otra persona y sus ritmos, preguntar, hablar del hijo perdido, referirse a él por su nombre, honrarle. Identificar cuándo es el mejor momento para cada acción.

Fotos | Portada (freepik)

Temas
Inicio