Empatía en los niños, ¿cuándo aparece y cómo se desarrolla?

Empatía en los niños, ¿cuándo aparece y cómo se desarrolla?
Sin comentarios

Desde que nace, el bebé va poco a poco comenzando a aprender sobre el mundo que le rodea y desarrollando ciertas habilidades que le servirán a lo largo de toda su vida. Aunque hay ciertas cosas que prácticamente ya son capaces de sentir, hay algunas que van evolucionando poco a poco.

Una de ellas es la empatía, que aunque está presente desde que somos muy pequeñitos, se trata de una capacidad que desarrollamos con el paso del tiempo. Te compartimos cuándo aparece y cómo se desarrolla la empatía en los niños.

Qué es la empatía y cuándo aparece

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, la empatía es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos, y aunque suele ser una capacidad innata en las personas, necesitamos fomentarla y alentarla en los niños desde temprana edad.

Desde luego, la mejor manera de transmitirla a nuestros hijos es con el ejemplo. Con ella, no sólo tendrán mejores relaciones con su familia, amigos y compañeros, sino que además serán personas más amables y respetuosas.

Como mencionaba al inicio, se cree que la empatía está presente en nosotros desde que somos bebés, aunque no es exactamente como la que tenemos cuando somos mayores.

¿Has visto cómo un bebé se pone a llorar cuando ven a otro bebé hacerlo? Esta acción tan común en muchos bebés suele ser el principio de la empatía, que aunque se trata más bien de una angustia empática, es una de las primeras formas en las que intentamos comprender al otro: a través de la imitación.

Pero si nos vamos a la empatía tal y como la conocemos, y de acuerdo al desarrollo social durante la infancia, encontramos que ésta realmente comienza a aparecer alrededor de los dos o tres años de edad, cuando finalmente comprende que los otros niños son independientes a él, es decir, cuando toma conciencia de que él es una entidad separada de los demás.

Cómo evoluciona la empatía

nilos

El psicólogo especializado en inteligencia emocional Martin Hoffman, es uno de los que más ha estudiado precisamente el desarrollo de la empatía, publicando sus análisis en el documento 'Desarrollo moral y empatía: implicaciones para la atención y la justicia' (2000).

De acuerdo con sus investigaciones, la empatía va desarrollándose poco a poco en cuatro etapas principales:

  • Empatía global

Es la que está presente durante el primer año de vida y se trata de una empatía muy primitiva, cuando el bebé aún se encuentran tan unido a sus padres que les percibe como parte de él mismo, por lo que imita los sentimientos de otros y los interpreta como propios. Es decir, si ve a un bebé llorando, él también arrancará a llorar.

  • Empatía egocéntrica

Este tipo de empatía comprende desde que el bebé tiene un año de edad hasta los dos. En esta etapa es cuando ya suele identificarse como una entidad separada de los demás, pero sigue pensando que deben compartir las mismas emociones. Un ejemplo claro puede ser cuando un niño ve llorar a otro y le ofrece su juguete para consolarle, ya que piensa que si a él le hace feliz, seguramente al otro también.

  • Empatía hacia los sentimientos de los demás

Este tipo de empatía es más cercano al concepto que tenemos y suele aparecer entre los dos y tres años hasta los seis años. En esta etapa de la empatía, además de entender que cada persona tiene sentimientos distintos, comienza a corresponder de forma no egocéntrica, comprendiendo mejor a los demás y separando e identificando sus emociones de las de los otros.

  • Empatía hacia la condición de vida del otro

Esta es considerada la empatía más avanzada y suele aparecer en el periodo final de la niñez, es cuando el niño finalmente tiene la capacidad de ser empático no solo con los sentimientos, sino con la situación de vida de otros, comprendiendo que todos tenemos una historia y considerando no solo el momento, sino la condición general del otro.

Fotos | iStock

En Bebés y más | Tener hermanos ayuda a desarrollar la empatía en los niños desde pequeños, Los adolescentes que tienen una relación cercana y fuerte con sus padres tienden a ser más empáticos con sus iguales

Temas
Inicio