Compartir
Publicidad
Cómo fomentar la empatía y criar niños que se preocupen por los demás
Desarrollo

Cómo fomentar la empatía y criar niños que se preocupen por los demás

Publicidad
Publicidad

De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, la empatía es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos, y aunque suele ser una capacidad innata en las personas, necesitamos fomentarla y alentarla en los niños desde temprana edad.

Con ella, no sólo tendrán mejores relaciones con su familia, amigos y compañeros, sino que además serán personas más amables y respetuosas. Te compartimos algunos consejos para fomentar la empatía en casa y criar niños que se preocupen por los demás.

Comencemos con nuestro ejemplo

El primer paso para enseñarle a nuestros hijos cualquier valor o lección de vida es el más básico de todos: hagámoslo nosotros también. Así que para empezar a enseñares acerca de la empatía, nosotros deberemos ser empáticos con ellos.

Recordemos que los niños imitan y hacen lo que ellos observan. Por eso, tengamos siempre presente que todo lo que nosotros hacemos es un ejemplo para ellos, y así, además de educarles, podemos aprovechar para trabajar en mejorar ciertos aspectos de nosotros mismos.

¿Y cómo podemos ser ejemplo para ellos? Siendo empáticos con las personas que nos rodean. Lo niños observarán nuestra actitud, así como el trato y la forma en la que le hablemos a los demás. Si vemos a alguien pasar por un momento difícil o tenemos opiniones diferentes, deberemos mostrar esta cualidad frente a ellos, para que comprendan cómo funcionan las relaciones entre las personas.

Pero sin duda, el mejor primer paso para enseñarles acerca de la empatía, es siendo empáticos con nuestros hijos, poniéndonos en su lugar para entenderles, tratándolos siempre desde el respeto y ayudándoles a comprender mejor sus emociones, lo que nos lleva al siguiente paso.

Ayúdales a reconocer sus emociones

Nino Triste

Aunque los niños desde muy temprana edad son empáticos y perciben con facilidad las emociones de los demás, para ellos no es fácil expresar o comprender sus propias emociones. Y para poder desarrollar la empatía y comprender las emociones de otras personas, es importante primero saber identificar y conocer las propias.

Nuestro trabajo como padres y una de las partes más importantes de la crianza durante estos primeros años, es el permitirles expresar sus emociones, escucharles con respeto y atención, y ayudarles a identificarlas, poniéndoles nombre y comprendiendo cómo y por qué las sienten.

Para ayudarles a comprender un poco mejor todo eso que sienten, puedes por ejemplo, vocalizar tus emociones, diciéndole a tus hijos "me siento enojado" o "estoy triste", para que ellos puedan identificar de una forma más clara (y no solo explicándoles con palabras o definiciones) lo que ellos sienten en determinadas situaciones.

Una vez que ellos puedan reconocer esas emociones en ellos mismos, serán capaces de reconocerlas e identificarlas también en otros, haciéndolos más empáticos con las personas que les rodean.

Háblales de la diversidad

Vivimos en un mundo en el que existen muchas diferencias, desde religiosas hasta culturales, y personalmente, considero que algo esencial para poder enseñar empatía y ser empáticos, es conocer y respetar todas esas diferencias.

En el caso de nuestros hijos, deberemos mostrarles desde temprana edad la gran diversidad que existe en el mundo, ya sea hablándoles de otras culturas y otras formas de pensar, así como explicándoles acerca de las diferencias físicas en cuanto apariencia o capacidades.

Otra forma de mostrarle a nuestros hijos acerca de la diversidad que existe, es apoyándonos con libros, películas o programas de televisión educativos o inclusivos. Y sobre todo, enseñándoles a respetar y a no burlarse de otras personas por ser diferentes a ellos.

Hagan de la empatía una actividad en familia

Familia Planeando Viaje

Finalmente, activen la empatía dentro de su familia. Esto viene relacionado con lo que mencionaba al principio acerca de educar con el ejemplo, pero ahora, involucrándoles también a ellos, llevándolos de la mano.

Por ejemplo, pueden hablar todos los días acerca de las cosas buenas que hicieron por otras personas. O quizás, un día que tengan un paseo o salida familiar, acercarse a alguien que se encuentre solo o necesitando ayuda, para ver si hay algo en lo que puedan ayudar. También, no olvidemos reconocer cuando nuestros hijos realicen actos de empatía, por más pequeños o simples que sean.

Con estos consejos, pero sobre todo con nuestro ejemplo, amor y respeto, podremos fomentar la empatía en los niños, para que ellos también sean personas que se preocupen por los demás, algo que siempre será positivo y que es muy necesario para el mundo y las situaciones que vivimos.

Fotos | iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio