Siete consejos imprescindibles para el cuidado del bebé prematuro

Siete consejos imprescindibles para el cuidado del bebé prematuro
Sin comentarios

Un diez por ciento de los niños que nacen en el mundo lo hacen prematuramente, antes de la semana 37 de gestación. En España, la cifra de nacimientos prematuros es de uno de cada 13 nacimientos, siendo uno de los países europeos con mayores tasas de nacimientos antes de tiempo.

Ningún padre está preparado para la llegada al mundo de su bebé de forma prematura, y son muchas las dudas que surgen al principio relativas a su salud, cuidados básicos y desarrollo.

Por eso, en el Día Mundial del bebé prematuro, la marca de toallitas biodegradables WaterWipes en colaboración con la pediatra Nerea Sarrión , han querido ofrecer a las familias una serie de consejos para el cuidado del prematuro y qué otros aspectos deben tenerse en cuenta.

Cuidados de salud específicos

bebé prematuro

Un bebé prematuro requiere cuidados especiales y una atención adecuada a sus necesidades. En función del grado de prematuridad, su peso al nacer u otras características individuales, cada bebé tendrá unas necesidades particulares.

Los prematuros extremos son aquellos que nacen entre la semana 22 y la semana 25. Lo hacen en un momento demasiado precoz en lo que es su desarrollo, en una situación muy limitante para sobrevivir fuera del útero de la madre.

En este grupo, los problemas de salud más frecuentes son los respiratorios crónicos, la displasia broncopulmonar, los problemas neurológicos o las lesiones cerebrales por el propio parto prematuro o circunstancias alrededor de su nacimiento. También pueden aparecer infecciones, problemas metabólicos o digestivos.

Los prematuros tardíos son aquellos que nacen entre la semana 34 y 36, y constituyen entre el 70-74% de los nacimientos prematuros en España. Aunque su nacimiento se produce cercano al término del embarazo, estos bebés presentan un desarrollo diferente al del resto de recién nacidos, por lo que no están exentos de presentar secuelas a corto y largo plazo.

Los problemas más comunes son la ictericia, dificultades de alimentación, escasa ganancia ponderal, deshidratación y apnea. A largo plazo también se observa un incremento de infecciones respiratorias y gastrointestinales, así como un mayor riesgo de presentar retraso en el desarrollo neurológico.

Seguimiento y atención individualizada

Pero los problemas no cesan cuando el prematuro recibe el alta, sino que sigue un largo proceso de cuidados, vigilancia y atención especializada para detectar complicaciones a corto, medio y largo plazo.

El seguimiento debe hacerse desde las unidades especializadas junto con el pediatra. En la mayoría de los casos se requerirá de terapia ocupacional, fisioterapia y estimulación precoz, controles metabólicos y nutricionales y controles e inmunizaciones para la prevención de los  problemas infecciosos respiratorios habituales.

Gracias a los nuevos avances la supervivencia de los prematuros ha aumentado mucho en los últimos años y han disminuido de forma importante las secuelas.

Contacto piel con piel

piel con piel

Durante la estancia hospitalaria el personal sanitario informará de la importancia de hacer piel con piel con el bebé prematuro, ya que está demostrado que acariciarle, abrazarle y hablarle ayuda a mejorar su desarrollo físico y neuronal.

Pero una vez que el bebé recibe el alta es fundamental que los padres continúen practicando el método canguro en casa el mayor tiempo posible, por los incontables beneficios que aporta, entre ellos facilitar la lactancia materna.

Favorecer la lactancia materna

Siempre que sea posible, la lactancia materna es el mejor alimento para el prematuro. Tanto desde le punto de vista nutritivo por su efecto inmunológico y antialérgico, como desde el emocional pues favorecer el vínculo afectivo entre la madre y el bebé.

La leche materna ha demostrado múltiples beneficios en el bebé prematuro, puesto que constituye un verdadero medicamento natural que ayuda a mejorar la estructura del corazón y a reducir la incidencia y la gravedad de algunas enfermedades típicas de la prematuridad, como la enterocolitis necrosante (en un 80%), una enfermedad que afecta al intestino y el colon y que puede requerir cirugía.

La leche materna para el prematuro es un tratamiento de salud que la madre puede proporcionarle, preferiblemente de forma directa a través de la succión del pecho o bien con leche extraída.

No es fácil, hay que tener mucha paciencia pues en ocasiones el bebé hace un gran esfuerzo por succionar, pero está la posibilidad de extraerse la leche y dársela con jeringa o sonda. Buena información, apoyo emocional y ayuda práctica son tres claves para una lactancia materna exitosa del prematuro.

Su piel es muy delicada y requiere de cuidados especiales

bebé prematuro

La piel del recién nacido tiene diferencias anatómicas y fisiológicas con respecto la del adulto. Entre ellas podemos destacar que es más delgada, tiene menos pelo, produce menor cantidad de sudor y su PH es neutro.

Pero en el caso del bebé prematuro estas diferencias se acrecientan aún más, pues la piel aún no ha completado su desarrollo. Por eso no presentan grasa, pueden tener lanugo (aunque a veces ocurre lo contrario y el bebé no tiene vello corporal), su piel es extremadamente fina y delicada, y más susceptible a la absorción percutánea de sustancias potencialmente tóxicas.

Por todo ello es muy importante seguir siempre las recomendaciones médicas para cuidar su piel, y utilizar productos específicos libres de perfumes y otros compuestos irritantes, que ayuden a mantener el PH adecuado.

También hay que utilizar pañales adaptados a su peso y talla que no le provoquen irritación y ajusten correctamente.

Ropita adaptada a sus peculiaridades

bebé prematuro

Mientras está en el hospital, es posible que el bebé prematuro no necesite más que un diminuto pañal y un gorrito, mientras permanece sobre el pecho desnudo de mamá o papá en contacto piel con piel.

Pero cuando llega el momento de vestirles, algo tan aparentemente sencillo puede convertirse en una compleja tarea para los padres de prematuros.

Y es que las necesidades de estos bebés son muy específicas, ya que debido a su baja talla y peso y a su inmadurez, su fragilidad es mayor que la de un recién nacido a término y también lo es su delicada piel, como hemos visto.

Por eso, es recomendable que al principio, los bebés prematuros utilicen ropita específica para su talla, fabricada en tejidos naturales y respetuosos con su piel, y con aberturas delanteras que facilitan el momento del cambio.

La vacunación es fundamental

Debido a la inmadurez de las barreras cutáneomucosas y de su sistema inmunológico los prematuros son especialmente vulnerables a las infecciones, sobre todo a las provocadas por bacterias como H.influenzae tipo B y Neumococo. Es por ello que la vacunación en este colectivo es más importante e imprescindible aún si cabe.

Según el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAVAEP) los lactantes prematuros deben recibir el mismo calendario vacunal que los recién nacidos a término, y ser vacunados de acuerdo a su edad cronológica, independientemente de su edad gestacional y de su peso al nacimiento.

Pero además de vacunar al bebé prematuro, es muy importante la inmunización de las personas que conviven con él, de ahí que tanto adultos como niños deban tener al día sus calendarios de vacunación, así como la vacuna anual antigripal.

Es normal que los padres de prematuros se sientan al principio inseguros en lo que respecta a los cuidados de su bebé. Puede no ser fácil al inicio, pero es importante apoyarse en el equipo médico que trata al bebé, consultar todas las dudas que puedan surgir y seguir siempre sus indicaciones. Además, deben confiar en su bebé, pues los prematuros son grandes luchadores, y por supuesto en ellos mismos.


Fotos | IStock, Pexels, Pixabay

Agradecimientos | WaterWipes, Nerea Sarrión

En Bebés y Más | Cinco cosas positivas que puedes decir o hacer por los padres de bebés prematuros, La leche materna ayuda a mejorar la salud cardiovascular en los bebés prematuros, Estos son los cuidados que necesita un bebé prematuro de mamá y el hospital

Temas
Inicio