Compartir
Publicidad

La leche materna protege al bebé de una terrible enfermedad: la enterocolitis necrotizante

La leche materna protege al bebé de una terrible enfermedad: la enterocolitis necrotizante
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que se sabe que la leche materna protege al bebé de una enfermedad muy grave conocida como enterocolitis necrotizante o necrosante, o dicho de otro modo, desde que los bebés son alimentados con leche de fórmula, de manera masiva, la cantidad de niños que sufren la enfermedad ha aumentado.

La enterocolitis necrotizante es una enfermedad que consiste en la destrucción de partes del intestino. Se calcula que la padecen 1,3 niños por cada 1.000 y en el 85% de las ocasiones sucede en prematuros. De los prematuros la sufre el 10% y la tercera parte de los bebés que la padecen no sobreviven. Ahora varios investigadores han hallado cuál es la proteína de la leche materna que protege a los bebés y recibe el nombre de neuregulina-4 (NRG4).

En un estudio publicado en la revista American Journal of Pathology, los investigadores explican que han trabajado con la proteína NRG4 con el fin de saber cómo se comporta ante una afección tan grave como la enterocolitis necrotizante. Ya hemos comentado que el 30% de los bebés que la padecen fallecen, que es mucho, pero es que de los que sobreviven, a muchos se les tienen que extirpar segmentos del intestino y pueden llegar a depender de la nutrición intravenosa, por no ser capaces de digerir normalmente los alimentos.

Para llevar a cabo el estudio analizaron la leche materna, muestras de intestino de bebés y además trabajaron con ratas para ver qué sucedía cuando eran alimentadas con fórmula sin la mencionada proteína o con fórmula con la NRG4. Sometieron a las ratas a unas condiciones tal que sus células intestinales tuvieran todos los números de padecer destrucción. Las que sólo tomaron fórmula padecieron esa muerte de células intestinales, un comportamiento similar al que sucede con la enterocolitis necrotizante. Sin embargo, las que recibieron la proteína lo sufrieron con menos intensidad o no se vieron afectadas.

Mark Frey, uno de los participantes del estudio, lo explica de la siguiente manera:

Nuestra investigación sugiere que sin la proteína NRG4 hallada en la leche materna podría estar faltando un mecanismo normal de protección en el intestino inmaduro [...] Si un bebé que toma fórmula se encuentra con un desencadenante de la EN, como una infección o una lesión intestinal, podría correr un mayor riesgo de una afección potencialmente letal.

No es un beneficio de la leche materna, es lo normal

Aunque ya lo he comentado en el primer párrafo y aunque Frey lo explica perfectamente, quiero recalcar esto: no hablamos de un beneficio de la leche materna, algo que se haya descubierto que es un plus para la salud del bebés, en plan "sabemos que hay una enfermedad muy grave y acabamos de encontrar la cura". Es lo contrario. Cuando todos los bebés eran alimentados con leche materna, o al menos la mayoría, esta enfermedad apenas existía. Los bebés morían de muchas otras cosas, seguro, porque la higiene no era la misma que ahora, las vacunas no existían como ahora las conocemos y las condiciones, en general, eran muy diferentes.

Empezaron los bebés a recibir leche artificial porque a las madres se les dijo que era mucho mejor que su propia leche y a partir de ese momento los bebés empezaron, en mayor número, a padecer enfermedades como la enterocolitis necrotizante, muy grave, que no es que se produzca por ingerir leche artificial (no hay una sustancia en la fórmula que la produzca), sino que es una consecuencia indirecta, dado que los bebés que toman leche artificial dejan de tomar leche materna, que sí protege.

Me huele a estrategia comercial

Leche materna y enfermedades

No es la primera vez que lo veo y seguramente no será la última. La publicación del estudio y la noticia me huelen a estrategia comercial. Una estrategia que, como digo, se ha utilizado ya decenas de veces. Me explico: unos investigadores encuentran en la leche materna un componente con una facultad impresionante, se hacen públicos los datos, se cuenta que la leche materna es mejor que la artificial porque contiene dicha sustancia y unos meses después, una marca de leche aparece explicando que han conseguido que esa sustancia forme parte de su fórmula, y todos contentos.

Este es el orden con que nos lo presentan, aunque en realidad el orden es al revés: los laboratorios que fabrican leche artificial son probablemente los que mejor conocen la leche materna, así que tratan constantemente de aproximar sus fórmulas a ella, añadiendo nuevos componentes. Cuando consiguen aislar una sustancia e introducirla en su fórmula no lo anuncian directamente, sino que primero devalúan las fórmulas en pro de la lactancia materna y la sustancia que ellos ya han logrado incluir para, un tiempo después, explicar el logro.

No sé si será cierto o no, pero dado que los investigadores del estudio han conseguido trabajar con la proteína de manera aislada, es probable que pronto podamos ver esa proteína en las leche de fórmula de bebé, y sinceramente, será una buena noticia porque ayudará a salvar muchas vidas, en los casos de aquellos bebés que no sean amamantados.

La importancia de seguir promocionando la lactancia materna y de seguir ayudando a las madres

Pero la leche materna es mucho más que una proteína y la salud de los bebés pasa por muchas más enfermedades que esta de la que hemos hablado hoy. Es una más. Muy grave, muy importante, pero una más. Por eso, pese a que las fórmulas en el futuro se vendan con el "y ahora con NRG4, que protege el intestino de tu bebé para evitar importantes y graves enfermedades", seguirán faltando cientos de sustancias que tienen un cometido en el desarrollo y la protección del bebé.

Por eso es muy importante seguir promocionando la lactancia materna, pero más importante aún que los profesionales sean capaces de ayudar a las madres que quieren amamantar a sus bebés a lograrlo. Es un bien para las madres, es un bien para los bebés y es un bien social y económico (gracias a la lactancia materna se pueden ahorrar hasta 23.000 euros por niño al reducir ingresos de bebés prematuros).

Vía | Medline Plus, Abstract del estudio en American Journal of Pathology
Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | ¿Obligarte a dar el pecho durante dos años por ley? Los Emiratos Árabes lo van a hacer, El 80% de las mujeres quiere amamantar, pero sólo lo hace el 65%‏, ¿Dar el pecho a tu bebé a cambio de dinero?, Las diez prácticas de crianza más controvertidas: la lactancia materna prolongada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos