Publicidad

Qué es la inmunidad de grupo o de rebaño, y cómo ayuda a proteger a las personas que no pueden vacunarse

Qué es la inmunidad de grupo o de rebaño, y cómo ayuda a proteger a las personas que no pueden vacunarse
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando hablamos de la importancia de vacunar a los niños, lo hacemos no solo por su propio beneficio y protección a corto y largo plazo, sino por mantener alta la inmunidad de grupo y así proteger a aquellos que, por diferentes motivos, no pueden vacunarse.

Tal es el caso de los niños inmunodeprimidos, como la protagonista de la historia que os compartimos. Se trata de una niña de Nueva York que acaba de superar un cáncer y su madre ha querido compartir su historia para concienciar a todos los padres sobre la importancia de vacunar a sus hijos.

Por qué los niños inmunodeprimidos se benefician de la inmunidad grupal

inmunidad grupal

La historia ha sido compartida en la revista Parents a modo de reflexión, por la madre de una niña de seis años que acaba de superar un cáncer. Ella explica algo que mucha gente desconoce y es que tras la quimioterapia, el sistema inmunológico queda tan debilitado que los niños deben ser vacunados de nuevo, pues son más susceptibles de contraer enfermedades.

Pero las vacunas deben recibirlas cuando estén suficientemente fuertes, por lo que hasta entonces viven desprotegidos y temiendo por su salud, especialmente si residen en países o zonas en las que se registran brotes de enfermedades, como es el caso de esta pequeña.

La madre explica, angustiada, que viven en Brooklyn, localidad de Nueva York afectada por un brote de sarampión que ha infectado ya a más de 626 personas en lo que va de año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

"Me encantaría tener el privilegio de poder vacunar a mi hija, pero no tenemos esa opción, y no puedo evitar temer por su salud", se lamenta esta madre.

Como todos los niños de su edad, la pequeña asiste al colegio y se desplaza con su madre en transporte público. Pero ante el brote de sarampión que ha afectado ya a varios niños de escuelas colindantes, la mujer reflexiona sobre los motivos que empujan a la gente a no vacunar a sus hijos:

"Me pregunto si los padres contrarios a las vacunas cambiarían de opinión si tuvieran que hospitalizar a sus hijos por complicaciones derivadas del sarampión o cualquier otra enfermedad que pudiera prevenirse con vacunas"

Y en medio del brote, esta madre se debate entre sacar a su hija de la escuela o asumir riesgos permitiendo que siga difrutando de los preciados momentos diarios que profesores y compañeros le proporcionan después de tantos meses de sufrimiento:

"¿Debería dejar a mi hija en casa para evitar que se exponga al sarampión? Pero en ese caso, ¿el departamento de educación me enviaría profesores que le dieran clase atendiendo a su derecho de recibir una educación pública y gratuita? ¿Y qué pasaría conmigo? ¿Tendría que dejar de trabajar para poder cuidar de mi hija?", reflexiona la mujer.

Pero la inmunidad de grupo no solo ayuda a proteger a personas inmunocomprometidas, sino también a recién nacidos o bebés que aún no han recibido todas sus vacunas, a embarazadas para quienes ciertas vacunas están contraindicadas pero la enfermedad podría poner en riesgo su salud y la de su bebé, y a personas ancianas.

Vacunas obligatorias para mantener las coberturas de grupo

Quizá la reflexión de esta madre ayude a tomar conciencia a aquellas personas contrarias a las vacunas. Y es que es fundamental luchar contra los antivacunas con información veraz y científica que ayude a combatir falsos mitos y prejuicios.

Pero cuando esto no es suficiente surge el debate sobre la obligatoriedad de las vacunas, una medida que ya han tomado varios países como Francia, Italia y Australia, en donde los niños no vacunados no pueden asistir a la escuela.

Según datos de la Asociación Española de Vacunología, en nuestro país las coberturas vacunales son muy elevadas, superando el 95%. Es por ello que no se considera necesario imponer la vacunación, si bien algunas comunidades autónomas están comenzando a exigir la cartilla vacunal a la hora de matricular a los niños en las guarderías.

Recordemos, pues, que la correcta vacunación protege a nuestros hijos durante su infancia y adolescencia, al tiempo que contribuímos a mantener elevada la inmunidad de grupo y ayudar a quienes más lo necesitan.

Fotos | iStock

Vía | Parents

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir