Publicidad

Grupos burbuja y clases al aire libre, algunas de las propuestas de la AEP para la vuelta a las aulas de los menores de seis años

Grupos burbuja y clases al aire libre, algunas de las propuestas de la AEP para la vuelta a las aulas de los menores de seis años
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha actualizado sus recomendaciones con respecto a la reapertura de los centros educativos para los menores de seis años, con el objetivo de que la vuelta a las aulas de los más pequeños se haga con las máximas garantías y teniendo especialmente en cuenta su desarrollo emocional, por tratarse de una franja de edad "especialmente vulnerable y sensible a los cambios".

Este nuevo documento específico para la etapa de preescolar, vendría a completar las pautas generales para la reapertura de colegios en todos los niveles, que la AEP publicó hace juntamente un mes.

Te resumimos los puntos más importantes que, según los pediatras, deben tenerse en cuenta para la vuelta a las escuelas de los alumnos de entre cero a seis años.

La importancia del desarrollo emocional en una edad "extremadamente vulnerable y sensible"

educacion infantil

Antes de plantear las medidas propuestas por los pediatras, queremos hacer hincapié en la importancia que la AEP otorga a las Escuelas Infantiles por jugar un papel fundamental en la vida del niño, tanto por su valor educativo y pedagógico, como por el impacto positivo en su desarrollo psicoafectivo, cognitivo, motor y en su socialización.

"Esta etapa es fundamental para el desarrollo emocional, educativo y la implantación de hábitos de vida saludables. Muchas familias, por diversas circunstancias familiares, económicas, sociales o formativas, no pueden ofrecer a los pequeños los estímulos adecuados para este desarrollo" y en este sentido, las Escuelas Infantiles jugarían un papel fundamental, ha asegurado la doctora María José Mellado, presidenta de la AEP.

No obstante, los pediatras siguen recomendando la ampliación de la baja maternal o paternal hasta los 12 meses, siguiendo el ejemplo de otros países de nuestro entorno. De este modo, se evitaría la escolarización forzada de los hijos por motivos laborales de los padres.

En lo que respecta a la reapetura de las Escuelas Infantiles tras la pandemia, la AEP considera que estas deben contar con profesionales especialmente formados que contribuyan a paliar los posibles efectos que la pandemia por coronavirus haya podido tener en los niños más pequeños, derivados de la distancia interpersonal recomendada, la falta de aprendizaje de la expresión facial debido el uso de mascarillas, o el posible miedo a la enfermedad o a las demás personas.

Medidas de higiene

lavado de manos

Llevar a cabo una correcta higiene es esencial para evitar la propagación del virus, por lo que esta medida adquiere una importancia trascendental cuando hablamos de la reapetura de colegios y escuelas infantiles.

En este sentido, la AEP menciona los siguientes puntos relativos a la higiene de manos y objetos:

  • Lavado de manos cada dos horas, y muy especialmente antes de las comidas o después de ir al baño
  • Uso individual de materiales. Si estos tuvieran que compartirse se aconseja lavar las manos antes y después, y limpiar los materiales de forma frecuente y siempre al terminar la jornada
  • Lavar los utensilios usados (por ejemplo, los juguetes)
  • No llevar cosas desde casa, a no ser que se trate de algo imprescindible
  • Cada alumno llevará al centro escolar una bolsa con su propio material: chupete, plato, vaso, babero, ropa de cambio y calzado de uso exclusivo para la actividad en la escuela. Esta bolsa, deberá llevarse todos los días a casa y ser devuelta debidamente limpia.
  • Cuidadores y profesores deben tener muy presentes estas medidas y las relativas a su propia higiene y vigilancia de síntomas de enfermedad

Trabajar en grupos burbuja

Otro de los puntos importantes que se refleja en el documento de la AEP hace referencia a la creación de grupos burbuja o "burbujas socializantes", que estén compuestos por un número reducido de niños y un mismo profesor.

Prevenir la propagación del virus trabajando en grupos burbuja será más efectivo cuanto más se complemente con medidas de higiene

Aunque no se especifica el número de niños que deberían tener estas burbujas, se habla de que el grupo debe ser lo "suficientemente pequeño como para que puedan observarse unas normas claras de comportamiento".

Este grupo trabajaría junto en las aulas, y también permanecería junto en los recreos, las comidas y las entradas y salidas. De este modo sería mucho más fácil proceder al aislamiento y trazabilidad de la infección en caso de que se presentara algún positivo.

En lo relativo al uso de mascarillas y distancia interpersonal entre los alumnos, la AEP recuerda que si bien las propuestas generales emitidas anteriormente para los menores de 10 años se mantienen válidas, estas medidas podrían ser de difícil cumplimiento en el caso de los niños de Educación Infantil. Además, nos recuerda que el uso de mascarillas está contraindicado en menores de dos años, y no es obligatorio en los menores de seis.

Comer en las aulas

alumnos

Los pediatras recomiendan que los grupos burbuja coman juntos dentro de la propia aula, es decir, que no accedan al comedor escolar. De este modo se minimizaría el contacto con otros grupos de niños, además de que se evitaría compartir superficies y material del comedor.

En cualquier caso, si se utilizaran los comedores, estos deben ser muy rigurosos con la higiene, y el personal debe garantizar el uso individual de utensilios y la distancia de seguridad entre todos los niños. En los centros en los que sea jornada continua se podría recomendar que, en la medida de lo posible, los niños coman en sus domicilios.

Maximizar el tiempo en el exterior

educacion infantil

Otro aspecto clave para la AEP es maximizar el tiempo que los niños pasan al aire libre, pues está demostrado que la transmisión del virus es más frecuente en ambientes interiores o cerrados, y relativamente infrecuente en el exterior.

"Dado que en este grupo de edad será más difícil asegurar cumplir con las normas de distancia física, y teniendo en cuenta que los niños de esta edad no llevarán mascarillas, se recomienda explorar la posibilidad, en aquellos centros que dispongan de espacios al aire libre, de trasladar una parte o la totalidad de actividades docentes al exterior", puede leerse en el documento publicado.

Flexibilizar horarios y ampliar espacios

Y con el fin de evitar las aglomeraciones de los padres en la puerta de los colegios y garantizar la distancia física entre los niños, los pediatras creen necesario que las escuelas y colegios flexibilicen los horarios de entrada y salida de los alumnos. Así mismo, las visitas de padres, familiares y otras personas a las instalaciones de los centros deberían restringirse en la medida de lo posible.

Por otro lado, considera importante reaprovechar los espacios comunes que tengan las escuelas y reacondicionarlos como posibles aulas. Esto también podría hacerse con el comedor, si no se utiliza para tal fin.

Disminuir la ratio de alumnos por clase

alumnos

Otra de las medidas planteadas por los pediatras sería disminuir la ratio de alumnos por profesor en todos los tramos de edad, con el fin de asegurar la creación de grupos manejables por un único docente, siendo para esto fundamental aumentar el número de docentes y cuidadores disponibles.

Para ello, la AEP considera necesario el apoyo económico tanto a las escuelas como a los padres, en el caso de que estas medidas implicasen la necesidad de contratar más personal o aumentar las tasas escolares.

También proponen contar con los recursos de la propia comunidad educativa y con los programas de voluntariado; asegurando que este está perfectamente instruido para el cuidado de los niños en tiempos de epidemia y siguen el mismo protocolo de seguridad que el resto de personal.

Actualizar el calendario vacunal y no llevar al niño con fiebre

fiebre

La AEP recomienda también actualizar el calendario vacunal de los niños antes de la reincorporación a las aulas, así como un compromiso o acuerdo firmado por los padres de que el niño no irá a la escuela si presenta fiebre superior a 37,5º, tos, diarrea y otras manifestaciones que pudieran sugerir enfermedad.

Tampoco podrán asistir aquellos niños con familiares o personas cercanas enfermas o posiblemente infectadas, en cuyo caso deberán ser atendidos por el pediatra para valorar su aislamiento.

Protocolo de vigilancia en las escuelas y otras medidas

Pero dado que esta franja de edad es especialmente susceptible a la aparición de procesos febriles y otras enfermedades, los profesores deben estar siempre atentos a la aparición de fiebre o cuadros compatibles con la enfermedad durante el trascurso de la jornada escolar. Para estos casos, la escuela debe contar con una zona de aislamiento donde poder llevar al niño.

Para los profesores y resto de personal que trabaja en la escuela debe seguirse el mismo protocolo de vigilancia de temperatura, síntomas y aislamiento si se ha tenido contacto con personas sospechosas de enfermedad, además de asegurar el uso de mascarillas y todas las medidas de prevención.

Así mismo, la AEP cree que se deberían articular protocolos para trabajar conjuntamente con los equipos de Pediatría de Atención Primaria y con los Servicios Sociales Comunitarios de referencia, con el fin de atender de forma integral y prioritaria a los niños con necesidades especiales y apoyar a sus familias.

Los pediatras también apuestan implantar canales de evaluación del funcionamiento adecuado del centro, así como valorar ayudas a las familias más vulnerables (maternidad reciente, monoparentales, extensos horarios laborales, cambios de horario en jornada de trabajo...) que precisen de un apoyo concreto en este periodo de reincorporación de los más pequeños.

También consideran necesario contar con espacios y monitores especializados o voluntarios de la comunidad para el aprendizaje y realización de tareas on line, con el objetivo de aliviar la consiguiente carga que esto supone para las familias.

El momento epidemiológico para la reapertura de las Escuelas Infantiles es "claramente favorable"

escuelas infantiles

La doctora María José Mellado asegura que el momento epidemiológico en el que se propone la reapertura de las Escuelas Infantiles es "claramente favorable en cuanto a número de casos de nuevos diagnósticos", además de que "la evidencia científica más reciente nos ha demostrado que los pequeños no son grandes contagiadores, como se pensaba al inicio de la pandemia".

Por otro lado, desde la AEP nos recuerdan que la COVID-19 "representa en los niños alrededor de 1% de los casos globales, y cursa en la inmensa mayoría de los casos de manera leve".

No obstante, se debe cumplir con la legislación vigente en cada Comunidad Autónoma en cuanto a la pandemia COVID, y abrir las escuelas infantiles con la suficiente seguridad para todos; tanto en detección de contagios en tiempo real, hasta camas de UVI disponibles y protocolos vigentes interdisciplinares y de la propia escuela.

Vía | Asociación Española de Pediatría

En Bebés y Más | Mascarillas en niños: cuándo y cómo deben usarlas, "Así no pueden volver", el movimiento que denuncia el estricto distanciamiento social entre los niños en su vuelta a las aulas, La nueva 'tasa sanitaria' por el coronavirus de 159 euros en los colegios concertados: ¿pueden cobrarla?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios