Publicidad

"Mi hijo tiene miedo de salir a la calle": los consejos de una psicóloga para afrontar los paseos de los niños sin ansiedad ni estrés

"Mi hijo tiene miedo de salir a la calle": los consejos de una psicóloga para afrontar los paseos de los niños sin ansiedad ni estrés
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Desde el pasado domingo, los niños españoles ya puede salir a la calle a pasear en compañía de un adulto. Esta medida, que llega tras seis semanas de confinamiento, ha sido acogida con gran entusiasmo por muchos pequeños, aunque también hay niños que se muestran reticentes a salir.

Hemos hablado con Mercedes Bermejo, psicóloga, terapeuta familiar y directora de Psicólogos Pozuelo sobre los motivos por los que algunos menores temen salir a la calle tras más de un mes de encierro, y qué podemos hacer los padres para ayudarles a sobrellevar estos momentos.

¿Por qué algunos niños tienen miedo a salir a la calle?

Los niños han pasado seis semanas encerrados en casa. Tras el choque inicial que supuso para ellos esta nueva situación (cierre de colegios, dejar de ver a los amigos y a la familia, no poder jugar en la calle...), se fueron adaptando a vivir confinados, pero en muchos casos este encierro ha ido pasando factura, al igual que nos ha ocurrido a los adultos.

"Los niños llevan muchos días en casa oyendo a los adultos hablar preocupados entre ellos o por teléfono. Quizá en esos momentos no nos damos cuenta de que nos están escuchando, pero lo hacen y lo que oyen les asusta. También han visto noticias que, lógicamente, no están adaptadas al entendimiento de un niño" - nos explica Mercedes Bermejo.

"Todo ello les ha ido generando una serie de miedos, ansiedades y preocupaciones que es normal que ahora se manifiesten en forma de temor por salir a la calle"

¿Cómo podemos ayudarles?

Ante esta situación, la psicóloga nos ofrece una serie de consejos que podemos poner aplicar para ayudar a los niños a enfrentarse a este momento:

Empatizar con el niño y respetar sus emociones

miedo a salir a la calle

En palabras de Mercedes, "vivimos en una sociedad muy adultista, donde los adultos toman las decisiones por los niños sin tener en cuenta sus necesidades. Por eso, lo primero que debemos tener claro, tanto en esta situación como en cualquier otra, es que los niños no son adultos en miniatura, sino que tienen unas necesidades específicas que debemos respetar para su correcto desarrollo madurativo y evolutivo".

Dicho esto, es fundamental hablar con el niño sobre cómo se siente ante la posibilidad de salir a la calle de nuevo, y permitirle expresar sus miedos, nervios, preocupaciones, entusiasmo... siempre desde el respeto y el acompañamiento que le aporte calma y seguridad.

"Si no permitimos al niño expresar cómo se siente, es posible que después nos encontremos con problemas conductuales, tics, trastornos de sueño, problemas de alimentación...Porque las emociones que no se expresan acaban canalizándose de una manera menos saludable".

Las salidas son un reconocimiento a su esfuerzo

La experta aconseja presentar al niño las salidas a la calle como un merecido premio o reconocimiento al esfuerzo que ha hecho durante toda la cuarentena, de manera que vea en ellas algo positivo y bueno para él.

Información adaptada a su edad y entendimiento

salidas a la calle

Ya lo comentábamos hace unos días: es fundamental que informemos a los niños en qué van a consistir estas salidas, y lo hagamos con un lenguaje adaptado a su edad, tanto desde un punto de vista pedagógico, como lúdico e interactivo.

Merecedes Bermejo nos apunta los siguientes consejos a la hora de hablar con nuestros hijos:

  • Ser breves y concisos, sin exceso de información pero sin desinformación
  • Ser muy claros en nuestras exposiciones
  • No transmitir miedo, inseguridad ni ansiedad con nuestras palabras y gestos, pues "si solo le hablamos de lo malo que hay fuera y de los muchos riesgos que existe, es normal que el niño no quiera salir".

Anticipar al niño lo que va a ocurrir

salir a la calle

Los niños necesitan saber con antelación lo que va a suceder, pues eso les aporta seguridad y confianza. Hasta ahora, sus rutinas se habían desarrollado dentro de casa, pero desde hace dos días pueden volver a salir a la calle un rato, y esa nueva rutina debe ser informada con antelación.

"El niño debe saber con antelación las cosas que han cambiado fuera desde la última vez que pisó la calle. Debe entender que no va a poder ir al parque, ni jugar con otros niños, y que en todo momento tiene que estar muy pendiente de papá o mamá"

"También tiene que saber que el tiempo del paseo es limitado -podemos utilizar un cronómetro a modo de juego para controlar el tiempo que pasamos fuera- y que al regresar a casa debe poner toda su atención en la higiene de manos, asegurándose que quedan bien limpias."

Ensayar en casa

Hay una serie de rituales que podemos ensayar en casa antes de salir a la calle. De este modo, el niño no solo estará más preparado para cuando llegue el momento, sino que interiorizará todas las recomendaciones desde un punto de vista lúdico.

"Por ejemplo, podemos practicar con el niño cómo ponerse y quitarse los guantes con seguridad, o cómo hacer un uso correcto de la mascarilla. También podemos poner en práctica otros aspectos como el distanciamiento social. En definitiva, el objetivo es que el paseo sea algo agradable para el niño, y que a la hora de salir ya tenga bien interiorizadas las cosas que puede o no puede hacer"

Adaptar el tiempo del paseo

salir a la calle

La experta señala que si inicialmente el niño no quiere salir a la calle no debemos forzarle a hacerlo, aunque es importante que poco a poco vayamos ayudándolo a enfrentarse a ese momento para que la situación no acabe derivando en un problema mayor.

"Podemos comenzar adaptando el tiempo fuera de casa de manera gradual. Es decir, el primer día saldremos solo cinco minutos, el segundo día aumentaremos a diez, el tercer día nos alejaremos un poquito más de casa durante 15 minutos..."

"Jamás le presionaremos, pero es fundamental que el niño no tenga la sensación de que el mundo fuera es inseguro y amenazante y que solo en casa va a estar protegido, porque a largo plazo esto puede derivar en una ansiedad generalizada"

Dar ejemplo con nuestros actos

Y por último, aunque quizá sea el punto más importante, es cuidar lo que hacemos y decimos para dar buen ejemplo a nuestros hijos.

"A veces ocurre que nos empeñamos en informar a los niños de manera detallada sobre todo lo que no deben hacer, y cuando salimos a la calle las primeras imprudencias llegan por parte nuestra. Por desgracia, es habitual que los adultos caigamos en este tipo de incoherencias, y prohibamos o castiguemos al niño por ciertas actitudes que luego nosotros reproducimos delante de ellos"

"Hagamos de las salidas a la calle un momento agradable para disfrutar juntos; sin gritos, sin amenazas, sin estrés... Nuestra postura y nuestro lenguaje es fundamental para que el niño no perciba este momento como algo desagradable sino todo lo contrario"

Deseamos que los consejos de Mercedes puedan ser de gran utilidad para aquellas familias que están pasando ahora mismo por esta situación. Aunque como siempre os decimos y bien nos recuerda la psicóloga, en caso de dudas o no saber cómo afrontar el tema, es importante consultar cuanto antes con un profesional, con el fin de recibir el asesoramiento y las pautas específicas que nuestro hijo necesita.

Fotos | iStock

Agradecimientos | Mercedes Bermejo, de [Psicólogos Pozuelo](http://psicologospozuelo.es/](https://www.instagram.com/psicologos_pozuelo/)

En Bebés y Más | Cómo hablar con los niños sobre el coronavirus sin alarmarlos, "Todo irá bien", la esperanzadora iniciativa de niños y niñas en Italia durante la cuarentena por el coronavirus

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios