Compartir
Publicidad

Se ríen de él en el colegio por pintarse las uñas y su padre le muestra su apoyo pintándoselas también

Se ríen de él en el colegio por pintarse las uñas y su padre le muestra su apoyo pintándoselas también
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Luken tiene cinco años y le encanta pintarse las uñas de muchos colores. Y es que, ¿a que peque no le llama la atención ver sus manitas llenas de color? ¡A mis hijos desde luego les encanta, tanto a mi niña como a mi pequeñín!

Pero parece que algunos compañeros de la clase de Luken no entienden sus gustos y cuando el pequeño lleva sus uñitas pintadas, se burlan de él. Disgustado por verle tan triste, su padre ha decidido apoyarle con un sencillo gesto que ha revolucionado Facebook.

Le llaman niña y mariquita

Luken vive en Vizcaya y tiene cinco años y, de vez en cuando, le gusta pintarse las uñas de colores. Sin embargo, este sencillo gesto tan natural y divertido para él no es bien recibido por algunos de sus compañeros de clase que cuando le ven se ríen y le dicen que es una "niña" o un "mariquita".

Como es lógico, Luken se pone triste y cuando se pinta las uñas siempre pide a sus padres que se las limpien antes de ir al colegio para evitar las burlas de sus amigos.

Así que su padre, Jesús, ha decidido apoyar públicamente a su hijo compartiendo una publicación en su perfil de Facebook que en pocos días se ha viralizado:

"A mi HIJO le encanta pintarse las uñas y yo le apoyo dejando que me las pinte a mi. Lo hago, debido a que últimamente pide que se las limpiemos antes de ir al colegio porque algunos de sus compañeros de clase de 5 AÑOS se burlan y comentan que es una niña o un mariquita y el se pone triste"

"Intentamos convencerle de que el problema lo tiene el que mira sin ver, pero es duro verle así. Aunque lo que mas me entristece a mi, es el estado del cerebro de esos niños que sin duda están siendo encauzados hacía unas ideas retrógradas, anticuadas y sexistas."

"Pido a los padres que piensen en el tipo de ideas que están implantando en esos cerebritos en pleno desarrollo y que cicatrices les van a provocar. Además de lo que va a costar borrarlas, si es que es posible. Vivan las uñas de colores. Viva Luken"

La publicación ha sido compartida por casi 40.000 personas en menos de una semana, y Jesús admite sentirse sobrepasado por los comentarios de ánimo y solidaridad de las decenas de miles de personas que se han sentido conmovidas con su historia.

Además, muchos confiesan haber vivido situaciones similares con sus hijos varones, no sólo por el esmalte de uñas, sino por querer jugar con juguetes que la sociedad considera que "son de niña", por disfrazarse de princesa o por peinarse de una determinada manera.

Días más tarde, Jesús volvió a agradecer las muestras de cariño y apoyo hacia su hijo Luken e invitó a reflexionar sobre la forma en que los padres nos dirigimos a veces a nuestros hijos, en lo que les decimos en un momento dado y en cómo transmitimos nuestros mensajes:

"No empece esto por que mi hijo sufriera bullying, tienen 5 años y no creo que sepan que es eso, algunos crios se limitan a repetir cosas que oyen. Seguramente en mi caso, los padres de esos crios no tenian intencion de incitar a nada, pienso, porque me ha pasado alguna vez, que fue una excusa para no atender al niño en un momento en el que quizas no habia tiempo o ganas de liarse a pintarle las uñas"

"El problema es que ciertos comentarios o respuestas rapidas hay tenerlas pensadas, ya que un cerebrito de esa edad no va al ritmo de un adulto."

" Lo que me alegra y me esta animando mucho es que gracias a esta "anecdota" se ha generado una ola de rechazo hacia las personas que acosan, discriminan, apartan, olvidan o desprecian al raro al diferente al especial o al normal, pero de una forma consciente. Por principio creo siempre en la buena fe de las personas y lo achaco todo a la ignorancia o a sentimientos improntados"

Los niños son niños y deberían poder divertirse como quisieran

Desgraciadamente, este debate no es nuevo. Recientemente lo hemos visto con los catálogos de juguetes sexistas para estas Navidades que condicionan a los niños a jugar con determinados juguetes en función de su sexo o el rol que la sociedad espera de ellos.

Juguetes

En alguna ocasión, también nos hemos hecho eco de protestas de padres que se quejaban por la discriminación que habían sufrido sus hijos por disfrazarse de princesa o por llevar el pelo largo.

Y yo me pregunto, ¿de verdad es esta la sociedad que queremos dejar a nuestros hijos? ¿Una sociedad que incita a la crítica y a la discriminación desde la infancia?

Seguro que si nos paramos a pensar detenidamente en lo que les decimos a nuestros hijos o en cómo procedemos cuando están delante, quizá nos demos cuenta de que en más de una ocasión hemos metido la pata con comentarios como apropiados. Y es que muchas veces no somos conscientes de lo que podemos llegar a influir en su comportamiento.

Por eso es fundamental que el cambio se produzca en nosotros, los adutos, y dejemos a los niños libertad para jugar, crecer y desarrollarse como quieran. Porque ellos no nacen programados para criticar las diferencias, ni tampoco para ser sexistas.

Los niños, como niños que son, sólo buscan jugar, divertirse, disfrazarse y hacer volar su imaginación y creatividad. Y tanto los chicos como las chicas pueden hacer las mismas cosas y nadie debería impedírselo o criticarlo. ¡Acabemos con los estereotipos de género y dejemos a los niños ser sólo niños!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio