Compartir
Publicidad
Publicidad

Disneyland Paris prohibe a un niño participar en su actividad "princesa por un día" por ser un chico

Disneyland Paris prohibe a un niño participar en su actividad "princesa por un día" por ser un chico
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Noah es un niño británico fan de la película Frozen y de la princesa Elsa que anhelaba ir a Disneyland Paris y participar en la actividad "Princesa por un día". Su madre, Hayley McLean, decidió sorprender al pequeño con esta experiencia como regalo de Navidad.

Pero cuando incribió a su hijo en la actividad, el parque Disney le mandó un e-mail rechanzando la inscripción por tratarse de un niño. Hayley publicó lo ocurrido en redes sociales y ha obtenido una rectificación por parte del parque que asegura que la respuesta que recibió no es reflejo de sus políticas.

"¿Por qué mi hijo no puede ser una princesa Disney?"

Así titulaba Hayley McLean un post escrito en su blog para denunciar lo ocurrido y explicar porqué su hijo Noah tenía tanta ilusión en convertirse en princesa por un día.

"Noah es fan de Elsa, de Rapunzel, Anna, Jasmine, Bella y Cenicienta. Nos hemos gastado una pequeña fortuna en artículos de Disney para él, lleva el vestido de su querida Elsa todo el día e incluso se niega a quitárselo a la hora de irse a dormir. Conoce todas las canciones de Frozen de memoria y podría actuar en un espectáculo musical como un profesional" - explica su madre en una entrada en su blog.

Por eso, quiso regalar a su pequeño la experiencia de ser princesa por un día y apuntarle a esta actividad que el parque Disneyland Paris pone al servicio de los clientes.

"Decidí reservar esta experiencia como un regalo de Navidad para él. Estaba segura de que nada le iba a gustar más que llevar un bonito vestido, maquillarse como hace mamá y ser fotografiado al lado de sus adoradas princesas Disney"

Pero la sorpresa de esta madre fue mayúscula cuando recibió un e-mail por parte del parque denegando la inscripción de su hijo en esta actividad "por tratarse de un niño" y compensándole con regalos de princesas Disney con un valor de 300 euros.

Fue entonces, cuando Hayley, indignada, decidió hacer pública la respuesta que Disneyland le había dado, junto con una amarga carta en la que reflexionaba porqué el parque había tomado semejante decisión.

"Si una niña quiere ser un súper héroe, puede serlo. Si quiere ser un jedi, puede serlo. Puede ser lo que quiera a menos que se trate de un niño pequeño que quiere vivir la experiencia de ser princesa... ¡Eso no lo puede hacer!

Además, la mujer aludía en su escrito al "Día de la diversidad" que el parque Disneyland Paris celebra el 20 de octubre, preguntándose, irónicamente, si ese día permitirían a su hijo convertirse en una princesa:

"¿Es el 20 de octubre el ÚNICO día en que se permite la diversidad en sus parques? ¿Debemos el resto de días del año mantener nuestro verdadero yo escondido si queremos visitar Disneyland Paris?" - se pregunta indignada.

"Por favor, explíquenme qué hecho tan terrible puede suceder por hacer realidad el deseo de mi hijo de llevar peluca, ponerse un vestido de Elsa y hacerse una foto"

Disney se disculpa

Según ha publicado recientemente esta madre en su cuenta de Facebook, Disneyland se disculpó con ella por la respuesta recibida asegurando no ser reflejo de sus políticas, y se comprometió a informar a todos sus empleados para que no hagan distinción de sexo entre los niños que quieran participar en las actividades del parque.

disney-rechaza-a-un-niño

Igualmente, señala en un escrito que el parque ha modificado la descripción de esta actividad eliminando la palabra "niña" que la volvía exclusiva para este género. Ahora se anima a los niños a "cumplir su sueño con un maquillaje y un peinado de auténtica princesa. Una metamorfosis de cuento de hadas, que guardará en su memoria para siempre".

Después de este incidente, Hayley publicó un nuevo post en su blog con el que pretende dar por concluido este desagradable episodio, afirmando:

"Si mi hijo quiere disfrazarse de princesa en Disneyland, con un vestido y con maquillaje, puede hacerlo. Y no sólo porque lo diga yo, sino porque así lo respalda la legislación de la Unión Europea. La discriminación de género NUNCA será correcta además de ser ILEGAL."

Con esta particular batalla, Hayley McLean espera haber logrado que de ahora en adelante ningún niño sufra el rechazo que sufrió su pequeño Noah por querer romper con los estereotipos de género. Porque Disney debería ser sinónimo de "magia" para todos, y no de exclusión.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos