Compartir
Publicidad

¿Dejarías que tu hijo saliera a la calle vestido de una princesa Disney?

¿Dejarías que tu hijo saliera a la calle vestido de una princesa Disney?
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La teoría nos la sabemos todos al dedillo y como adultos, algunos hasta nos esforzamos en ponerla en práctica porque sí, estamos convencidos de que la igualdad es una carrera de fondo en la que seguimos corriendo.

Las dudas nos acechan cuando son nuestros hijos los que se enfrentan sin saberlo a los prejuicios, a la burla, a la desigualdad o cuando nosotros pensamos que se van a enfrentar a ello y que eso les va a hacer sufrir. ¿Qué hacemos entonces como padres y como individuos? ¿Dejarías que tu hijo varón fuera por la calle vestido de una princesa Disney?

La noticia surge porque ella, la madre del niño, es una de las cantantes más conocidas y respetadas a nivel internacional. Adele hace algunas semanas visitaba el parque de Disneyland en California en compañía de su familia. Su pareja, Simon Konecki y el hijo de ambos, Angelo. Angelo tiene tres años y le apetecía ir a este parque vestido con el traje de la princesa Anna de la película “Frozen” y por lo que se ve en las fotos, su madre y su padre no tuvieron reparo en que su hijo fuera vestido como le apetecía.

Miles de niños a esa edad disfrutan disfrazándose de personajes de cine o de cuentos o de cómics o de dibujos animados, es sano según los psicólogos y pedagogos que lo hagan y en muchas casas hay una caja con disfraces, con telas, con ropas que no importan que se rompan o se pinten para que la imaginación campe a sus anchas en las horas de juego.

Los matices como siempre son lo que me llaman la atención de la historia y me generan dudas al respecto.

Anna

Ella no es una madre anónima sino una estrella internacional, esto sirve para defender su decisión y por ende a su hijo de las críticas más mordaces pero también para todo lo contrario, lo expone de una forma excesiva, de hecho las redes sociales fueron las primeras en posicionarse a favor del hecho en sí y de celebrarlo mayoritariamente. Pero si fuera una madre anónima la presión que sentiría Angelo sería tal vez más cercana y por ende más dolorosa… o quizás no.

Todo queda neutralizado por la edad del niño, tres años. Es pequeño, no hay problemas, no hay prejuicios, no hay convencionalismos pero ¿qué hacer cuando son siete u ocho años?¿cómo afrontarlo como madres y padres?

¿Cómo acertar?

El respeto a su decisión, la valoración de la intensidad y necesidad del deseo del hijo por parte de la madre y del padre, la intención de proteger a un hijo del dolor que le puedan causar los prejuicios de una sociedad en la que el machismo sigue siendo un gran problema. Los factores y las variables puede que superen con creces a una simple decisión infantil cuando la edad va en aumento o quizás no, supongo que ahí está también la empatía del adulto para valorarlo.

Obviamente no hablamos de reprimir nada ni a nadie, no se me mal interprete pero sí plantearnos la dicotomía en la que se pueden encontrar, nos podemos encontrar todos como padres ¿la igualdad por encima de todo y de todos? ¿los deseos de mi hijo aunque sean puntuales por encima de su integración en el grupo? ¿hablamos de presión grupal? ¿hablamos de integración y de exclusión?

Adele como la mayoría de los padres y madres que conozco se plantea apoyar siempre todo aquello que quiera hacer o ser su hijo. Ayer se disfraza de Anna para ir a un parque de atracciones y días antes se le veía vestido de Spiderman en el aeropuerto de Nueva York, lo más normal para un niño o una niña de esta edad.

Lo que he aprendido, lo poco que he aprendido, desde que soy madre es que muchas cosas que tenemos arraigadas y que nos hacen que nos respetemos como personas individualmente, nos producen mucho miedo cuando se trata de nuestros hijos. Que estemos allí para apoyarles es inevitable, que no nos importe verles sufrir es imposible.

Vía | t13cl
Fotos | t13cl | frozen.disney.com
En Bebés y Más | The pink and blue project, ¿es el rosa para las niñas y el azul para los niños? | Si queremos igualdad, ¿por qué sigue habiendo anuncios de juguetes para niños y para niñas?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio