Compartir
Publicidad

Los quesos en el embarazo

Los quesos en el embarazo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Algunos científicos recomiendan prescindir de algunos tipos de queso durante el embarazo. Entre ellos se encuentran los quesos blandos y fermentados tipo Feta, Brie, Camembert y quesos azules. El motivo es que, al ser menos ácidos y contener más humedad que los quesos duros, permiten que el crecimiento de bacterias como la listeria, sea mayor.

La listeria es una bacteria que se encuentra en animales, en las plantas, en el agua o en la tierra y puede contaminar algunos alimentos. Los cambios hormonales durante el embarazo producen un efecto sobre el sistema inmunológico de la madre, que la hacen más susceptible a la listeriosis, y que puede ser transmitida a través de la placenta a su bebé. Esto puede traer como consecuencia un parto prematuro, un aborto, problemas graves de la salud del recién nacido e incluso la muerte del feto. Sin embargo, hay otros tipos de queso como el Parmesano, el Gruyere, el Chedar, y otros quesos duros o semiduros como mozarella, incluso los quesos de untar, y el requesón, que no suponen ningún riesgo para la salud de la mamá ni del bebé.

Si eres una “ratona”, no tienes que preocuparte, podrás comer un montón de quesos saludables para los dos.

Más información | Fsis En Bebés y más | El pescado, un alimento limitado en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos