Los accidentes más comunes en el embarazo y cómo evitarlos

Los accidentes más comunes en el embarazo y cómo evitarlos
Sin comentarios

El embarazo es una etapa inolvidable en muchos sentidos y es probable que uno de los recuerdos que nos quede es el de algún accidente. Y es que estos meses se suelen caracterizar por cierta torpeza y despiste, lo cual puede favorecer los pequeños "traspiés". Estos son los cinco accidentes más comunes durante el embarazo, ¿sufriste alguno?

Dejamos al margen los accidentes de tráfico, que según vimos hace un tiempo también se incrementan en el embarazo (de hecho, una de cada cincuenta embarazadas sufrirá un accidente automovilístico). Las embarazadas que no van en un vehículo, ¿qué accidentes más comunes padecen?

Existen determinados síntomas del embarazo que podrían propiciar estos accidentes, como las náuseas, fatiga, insomnio... que disminuyen la concentración de la mujer y el amplio volumen y cambio en el equilibrio que experimentan al final del embarazo. Todo ello da lugar a estos accidentes comunes que hay que intentar evitar.

Caídas y golpes

Pueden venir dados por determinados mareos, náuseas, por pérdida de equilibrio al subir o bajar escaleras, al levantarse muy rápido... Por ello hay que caminar con cuidado, dejando para otra ocasión los tacones y agarrándonos a la barandilla o apoyándonos en las paredes siempre que veamos que hay cierto peligro. Levantarse del asiento o de la cama poco a poco.

Los tropezones son más frecuentes por el hecho de que no vemos el suelo por el que pisamos debido al volumen de la barriga, de modo que hay que caminar despacio y asegurarse de dónde se pisa. En casa, conviene despejar los espacios de pequeños muebles o alfombras que puedan interferir el paso.

Resbalones en la bañera

Una variedad de lo anterior son los resbalones en la bañera. El centro de gravedad de la embarazada cambia, por lo que es importante llevar precaución especialmente al entrar o salir de la bañera o ducha. Coloca suelos antideslizantes para no resbalar en estas superficies.

Torceduras de pie

La carga adicional de peso para los músculos de piernas y pies puede provocar la pérdida de la pisada firme durante el embarazo. La falta de equilibrio o los mareos pueden también favorecer que se tuerza un pie.

Para evitarlo, repetimos que hay que dejar de lado los tacones y caminar con seguridad, evitando superficies peligrosas (irregulares, mojadas, muy inclinadas...).

Fracturas de huesos

Mucho menos frecuentes, pero también como consecuencias de golpes o caídas, son las roturas óseas. Recuerda consumir el calcio suficiente durante el embarazo. Según la OMS la cantidad recomendada de calcio es de 1200 mg/día, según la Guía para la prevención de defectos congénitos de 1300 mg/día, y otras recomendaciones reducen la cantidad a 900 miligramos.

Hemorragias

Durante el embarazo son frecuentes las hemorragias nasales pero si algunas hemorragias nos preocupan sobremanera, ya que pueden ser síntoma de aborto, son las vaginales. En la gestación fluye más la sangre al cuello uterino y no son preocupantes por ejemplo las pequeñas hemorragias vaginales al final del embarazo después de un examen ginecológico o de tener relaciones sexuales. En el primer trimestre, las causas de un sangrado pueden ser varias y, del mismo modo que si hay hemorragia intensa, hay que acudir al centro médico.

En fin, vemos que hay accidentes comunes en el embarazo, algunos más preocupantes que otros, algunos más prevenibles que otros pero en cualquier caso bastante frecuentes en las mujeres embarazadas. Y tú, ¿te llevaste alguno de estos sustos?

En Bebés y más |El tamaño de la barriga en el embarazo no depende del tamaño del bebé

Temas
Inicio