Publicidad

Usar tacones en el embarazo, ¿sí o no?

Usar tacones en el embarazo, ¿sí o no?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El que una mujer lleve tacones es una de las cosas que un servidor ve más inexplicable. Son incómodos, se camina mal con ellos y suelen provocar molestias de diversa índole tanto en los pies como en las piernas y en la espalda. No le veo el qué, de verdad, pero como todos he normalizado su uso y aunque me parece ilógico, veo normal el que una mujer use zapatos de tacón.

Todos los vemos normales hasta que vemos que la mujer está embarazada. Entonces parece que la imagen choca y es habitual oír las críticas al respecto: "mírala, embarazada y con tacones", "menuda inconsciente", "no debería, no se pueden usar durante el embarazo". ¿Cuánta razón tienen, mucha o poca? O lo que es lo mismo: usar tacones en el embarazo, ¿sí o no?

Sí, claro que pueden usar tacones durante el embarazo

Pregunta respondida: las mujeres sí pueden usar tacones en el embarazo, o sea que eso de que "durante el embarazo no se puede" no es correcto. Otra cosa es que sea lo más recomendable, que no lo es ni para una embarazada ni para una mujer que no lo está. Pero centrándonos en las embarazadas, vamos a ver por qué es mejor no utilizarlos:

  • Mayor peligro de caídas y torceduras: disminuir la base sobre la que sustentas tu peso es aumentar el riesgo de caída. Si además estás en una época en que el peso aumenta, la barriga también y las piernas pueden llegar a rotar un poco hacia afuera por el volumen del útero, el modo de caminar cambia y puede no ser buena idea seguir con los tacones. Además, la barriga añade peso en la parte delantera del cuerpo y la espalda tiene que hacer contrapeso echando hacia atrás. Vamos, que no es lo mismo ir con tacones sin barriga que ir con barriga y como el cambio es relativamente rápido, el riesgo de hacerte daño con tacones es evidente. Vale más la pena utilizar un zapato más bien plano o con poco tacón y que sea cómodo.
  • Provocan dolor de espalda: acabo de explicar que el peso abdominal aumenta considerablemente y que, en consecuencia, se compensa echando la espalda hacia atrás. Si añadimos unos tacones modificamos de nuevo el centro de gravedad hacia adelante, siendo necesaria una mayor compensación por parte de la mujer, echando el cuerpo todavía más atrás para mantenerse de pie. Esto puede provocar dolores de espalda que quizás no tenía o agravar los que quizás ya tiene (por el embarazo, por usar siempre tacones, por hacer poco ejercicio, por estar muy estresada, por...).
  • Molestias en caso de hinchazón: durante el embarazo algunas mujeres sufren de hinchazón en tobillos y pies, el llamado edema. No les pasa a todas, pero es molesto y el cuadro puede ser peor si encima te pones unos zapatos de tacón, que suelen ser relativamente apretados e incómodos.

¡Pero si muchas mujeres los usan!

Según tengo entendido (creo que lo leí en una revista de embarazadas) una de cada tres mujeres embarazadas utilizan tacón alto. ¿Es esto argumento suficiente para defender el uso de los tacones en el embarazo? Obviamente no. Como dicen las madres: "Y si se tiran de un puente, ¿tú también te tirarás?". Ni siquiera cuando todas las mujeres embarazadas caminaran con tacones altos sería algo mínimamente recomendable. Lo veríamos normal por ser algo habitual, pero seguiría siendo mejor llevar un calzado más plano, de igual modo que las mujeres no embarazadas también irían mucho mejor con un calzado más plano.

Ahora bien, si una mujer quiere utilizarlos, si no le duele la espalda, si va cómoda con ellos y se siente estable y no nota que tenga más riesgo de caer con ellos, pues adelante.

Foto | Pixabay

En Bebés y más | Los tacones en el embarazo, ¿Se pueden llevar tacones estando embarazada?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir