Publicidad

Hemorragias vaginales intensas al final del embarazo

Hemorragias vaginales intensas al final del embarazo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace poco os hablamos de las pequeñas hemorragias al final del embarazo, y hoy seguimos con el tema porque vamos a ver un caso que puede ser más preocupante: las hemorragias vaginales intensas al final del embarazo.

Ya no hablamos de manchado sino de sangrado, cuando se produce un flujo de sangre más abundante y necesitaremos una compresa para que no se manche la ropa. Existen varias causas que pueden explicar el sangrado en el último trimestre, pero lo que hemos de saber en primer lugar es que, si se produce, hay que acudir inmediatamente al hospital.

Esto es así porque existe el riesgo de aborto y no podemos esperar a estar controladas y que se determine la causa de la pérdida de sangre. Si esta va acompañada de dolores o mareos, la preocupación es mayor y evidentemente también iremos al hospital. Estas son algunas causas de sangrado vaginal al final del embarazo:

  • Placenta previa: la placenta crece en la parte más baja de la matriz (útero) y cubre toda la abertura hacia el cuello uterino o una parte de ella. El síntoma principal de la placenta previa es un sangrado vaginal súbito (acompañado o no de cólicos), que tal vez se detenga pero que puede reiniciarse de nuevo días o semanas después. Como la placenta previa es un riesgo para la madre y el bebé, tiene que detectarse a tiempo.

  • Desprendimiento prematuro de la placenta ("abruptio placentae"). La placenta se separa parcial o totalmente de la pared uterina antes de que nazca el bebé. Puede suceder por una lesión (golpe...) o una pérdida súbita de líquido amniótico. En el hospital detectarán si se ha producido desprendimiento de placenta para tener controlada a la madre y al feto y, en caso de que sea necesario, practicar una cesárea de emergencia o intentar un parto vaginal si, al final del embarazo, la salud de la madre y el crecimiento del feto lo permiten.

Embarazada hemorragia urgencias
  • Un aborto espontáneo tardío. Si hay riesgo de aborto se puede producir hemorragia, en primer lugar rosada o parda; si la hemorragia es similar a la de una menstruación, fuerte y acompañada de dolor, el aborto es inminente o puede haberse producido. Las causas del aborto tardío se relacionan con la salud de la madre, el estado del cérvix o útero, problemas en la placenta o exposición a sustancias tóxicas. El sangrado puede ser signo de que hay problemas y riesgo de aborto, por lo que hay que acudir al hospital para que valoren el estado de la madre y del feto.

  • Dilatación prematura, antes de la semana 37 de embarazo. La dilatación del cuello uterino asociada con contracciones uterinas inicia un parto pretérmino y va acompañada de hemorragia. Sucede antes de la semana 37 y, según el estado de la madre se actuará en el hospital controlándola y deteniendo el parto o continuándolo.

Recordemos que en todos estos casos hablamos de sangrado abundante, y no de pequeñas manchas de sangre que pueden deberse a causas variadas y que en principio son menos preocupantes (después de tener relaciones sexuales, después de un examen médico...).

Una de cada diez mujeres sufren algún sangrado vaginal en mayor o menor medida al final del embarazo, en el tercer trimestre, y en algunos casos puede ser grave.

Por ello, y ya que existen varias razones para las hemorragias vaginales intensas al final del embarazo y todas pueden ser causa de preocupación y riesgo para la salud de la madre y el bebé, hemos de acudir al médico de inmediato.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Pérdidas de sangre en el primer trimestre de embarazo, Abortos naturales: señales de alarma, Abortos naturales: causas y tipos de aborto

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir