Compartir
Publicidad

¿Dejar la casa impecable antes del parto? Cómo sobrellevar el síndrome del nido sin riesgos

¿Dejar la casa impecable antes del parto? Cómo sobrellevar el síndrome del nido sin riesgos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La hora del parto se acerca y no podemos parar quietas. Es el síndrome del nido, que te empuja a realizar tareas que hacía tiempo que no realizabas. Pintar la habitación, limpiar los cristales, ordenar los armarios... No se trata de una actuación preocupante, al menos si no cometemos excesos. Veamos cómo sobrellevar el síndrome del nido sin riesgos.

El síndrome o instinto del nido es un impulso irrefrenable de poner la casa en orden para la llegada del bebé. Existen numerosas hipótesis para tratar de explicar este impulso, pero la cuestión es que no queremos que nos afecte en un momento tan delicado.

  • No te subas a sillas o escaleras, ya que el aumento de peso y los cambios en el reparto del mismo, así como en la curvatura de la espalda, puede hacer que pierdas el equilibrio más fácilmente. El punto de gravedad ha cambiado y el aumento de kilos es evidente en el tercer trimestre, de modo que mejor no arriesgar.

  • Si vas a pintar la habitación del bebé, recuerda que existen ciertas pinturas que pueden contener sustancias tóxicas y afectarte. Escoge pinturas homologadas, las pinturas ecológicas, naturales, pinturas cerámicas... con materias primas no tóxicas y con muy poco olor son las más indicadas. Hay que ventilar bien la estancia y no hagas equilibrismos: como hemos dicho en el punto anterior, mejor dejar las partes elevadas de la habitación para otro.

  • A la hora de limpiar, atención a los productos químicos (lejía, amoniaco, cloro, pesticidas...). Utiliza guantes y mascarilla si vas a manipular alguno de esos productos y ventila bien la casa.

  • No realices actividades que supongan estar mucho tiempo de pie o que requieran mucho gasto de energía. Haz los descansos necesarios. Recuerda que hay que guardar fuerzas para el gran momento del parto que se avecina y no conviene llegar agotada.

  • No arrastres muebles grandes ni levantes mucho peso, ya que está contraindicado y podrías sufrir una lesión. Aplica los consejos para una buena postura en el embarazo que eviten tensiones musculares o esfuerzos intensos, prestando especial atención a la espalda, que sufre bastante en la recta final del embarazo.

  • En la cocina, sigue las normas de seguridad para evitar accidentes (quemaduras, golpes, cortes...). Puede que quieras dejar comida preparada para no tener que cocinar tras la llegada del bebé, pero no olvidemos prevenir los riesgos.

Si no puedes evitar sentir esas ganas de dejar la casa impecable y ordenada, sigue estos consejos para sobrellevar el síndrome del nido sin riesgos y recuerda, pide ayuda cuando sea necesario y descansa lo que el cuerpo te pida, sin forzar. ¡No se acaba el mundo y ya habrá tiempo de retomar esas tareas!

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | ¿Pones la casa patas arriba? Es el síndrome del nido

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio