Compartir
Publicidad

El síndrome del nido: cuando estás a punto de parir y te pones a limpiarlo todo

El síndrome del nido: cuando estás a punto de parir y te pones a limpiarlo todo
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Bebés y más hemos hablado en otras ocasiones del llamado síndrome del nido, que suena como una especie de enfermedad relacionada con los pájaros pero que ni es enfermedad, ni tiene mucho que ver con ellos, más allá de su habilidad por preparar el nido para cuando lleguen los huevos.

Hace unos días, en una charla de preparto, una chica embarazada me comentó que últimamente estaba gastando mucha energía en tener la casa a punto y que la familia le decía que parara ya. Le expliqué que eso existía, que se llama síndrome del niño y que es normal. Estás a punto de dar a luz, se supone que no debes cansarte demasiado porque no queda mucho, y sin embargo te pones a limpiarlo todo y a dejar la casa lista para el día que llegue el bebé.

Qué explicación tiene

A medida que el embarazo avanza y va llegando a término es normal que aparezcan más inquietudes, nervios, ansiedad. La duda de saber cómo irá todo y las ganas de tener al bebé en brazos. Todo ello hace que la madre se sienta más activa y que, aunque no haya nacido el bebé, tenga ganas de empezar a controlar ya toda la nueva situación. Por ese motivo empieza a avanzarse a los acontecimientos y opta por limpiar, ordenar e incluso redecorar parte de la casa para tenerlo todo a su gusto.

No le pasa a todas las mujeres y no en todas sucede con la misma intensidad, por eso hay mujeres que lo viven de un modo muy light y otras que parece que se obsesionan con ello, que son probablemente las que hagan que la familia llegue incluso a preocuparse, como en el caso que os comento. La realidad es que es una actividad que calma a la futura madre y le aporta confianza, así que no debemos molestarla (a menos que se ponga a hacer agujeros en las paredes o a pintar la casa a las 3 de la mañana).

Pero es que hace cosas muy raras

Algunos me diréis (hablo de padres), pero es que hace cosas muy raras. Y puede ser, porque hay mujeres que se ponen a ordenar lo que ya han ordenado previamente, quizás incluso a poner la comida en orden alfabético, o los libros, o las cosas por tamaños o colores. Pero ya digo, es normal, les ayuda a quemar una energía de más que muchas sienten en las últimas semanas y les hace sentir mejor.

"Guarda energías, mujer"

pinto.jpg

A la chica que os comento le dijeron que parara un poco porque iba a gastar energías que luego podría necesitar en el parto. Bien, esto de la energía es un poco relativo, porque yo puedo cansarme mucho un día, pero si luego duermo bien, al día siguiente estoy como una rosa. Y viceversa, puedo pasarme una semana descansando para tener energías un día en concreto, pero si luego ese día no duermo demasiado bien, no encuentro dónde está la reserva de energía de los 7 días anteriores.

Vamos, que no somos máquinas de almacenar energía que cuanto menos nos movemos, más tenemos. Es simplemente una cuestión de sentido común, dejar a la mujer hacer siempre y cuando no se ponga en riesgo subiéndose a escaleras, sillas o haciendo cosas que podrían provocar algún accidente. En ese caso, más vale ayudarla y decirle "te ayudo, ya hago yo esa parte".

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Instinto del nido: a punto de parir y te da por hacerlo todo, ¿Pones la casa patas arriba? Es el síndrome del nido, Preguntas frecuentes en el tercer trimestre de embarazo (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio