Compartir
Publicidad
Publicidad

Echamos un vistazo al etiquetado de los productos Hero Baby de 4 meses (II)

Echamos un vistazo al etiquetado de los productos Hero Baby de 4 meses (II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con la entrada de hace unos días en que hablamos de algunos de los productos Hero Baby, concretamente con los destinados a bebés de “a partir de 4 meses”.

Como ya comentamos en la anterior entrada y en las de Nestlé, lo ideal es que todos estos productos se empezaran a ofrecer a los 6 meses para que los bebés tomaran leche en exclusiva hasta entonces (que es lo más recomendable).

En la anterior entrada hablamos básicamente de los tarritos de fruta. Hoy nos centraremos en el resto de productos: las papillas de cereales y los tarritos de verduras.

Papillas de cereales en polvo

Hero Baby dispone de dos productos basados en cereales sin gluten en polvo para los bebés de 4 meses. Ambos contienen cereales hidrolizados enzimáticamente (punto a favor), con lo cual se preparan mejor, se digieren mejor y tienen un mejor sabor sin la necesidad de añadir sacarosa ni azúcar.

1-crema-de-arroz.jpg

Los ingredientes de la papilla cereales sin gluten son: harina parcialmente hidrolizada de cereales sin gluten (94g/100g) (arroz, maíz y tapioca), zumo de uva procedente de concentrado, minerales (calcio, fósforo, hierro), aroma de vainilla y vitaminas (C, niacina, E, ác. Pantoteico, B2, B6, B1, A, ác. Fólico, biotina, D y B12).

La crema de arroz contiene harina parcialmente hidrolizada de arroz (94g/100g), zumo de uva procedente de concentrado, minerales (calcio, fósforo, hierro), aroma de vainilla y vitaminas (C, niacina, E, ác. Pantoteico, B2, B6, B1, A, ác. Fólico, biotina, D y B12).

A simple vista lo único que se puede comentar es que no son totalmente hidrolizados, pues hay un porcentaje de un 6% (poco), que no lo es.

Papillas líquidas de cereales sin gluten

5-cereales-liquidos.jpg

Son cereales "con leche de continuación" que conforman una papilla lista para tomar.

Los ingredientes son leche de inicio (80g/100g) (leche desnatada, aceites vegetales, lactosa, suero lácteo, minerales y vitaminas), zumo de uvas a base de concentrado (25g/100g), harinas hidrolizadas de cereales (6,7g /100g) (maíz, arroz y tapioca), proteína de leche, aroma de vainilla, minerales y vitaminas.

A pesar de decir por un lado que contiene leche de continuación y por el otro, en los ingredientes, que contiene leche de inicio, vemos entre paréntesis que tienen leche desnatada que, como leche de vaca que es, no se recomienda hasta los 12 meses.

Los cereales en polvo antes comentados son hidrolizados en un 94%, en este caso, sin embargo, son hidrolizadas 6,7 gramos de cada 100.

Contiene lactosa y proteínas de leche y por lo tanto sólo se recomienda a niños que estén tomando leche artificial. Los amamantados que no han probado ningún producto derivado de la leche de vaca no deberían hacerlo hasta los 12 meses para evitar una posible alergia.

Podemos ver en la imagen del producto que van destinados a ser tomados en biberón. Los cereales añadidos en un biberón son un sinsentido. El objetivo de ofrecer cereales y en definitiva alimentación complementaria a los bebés es que empiecen a probar nuevos sabores, texturas y nuevas maneras de alimentarse (con las manos, con una cuchara,…).

Un biberón con cereales no enseña nada más allá del sabor de los cereales (que por ser de sabor eminentemente dulce suele gustar a casi todos los niños). Una cuchara sí genera un aprendizaje y un empezar a comer como se hace realmente.

Papillas buenas noches

2-papilla-buenas-noches2.jpg

Las papillas buenas noches son cereales pensados para darse como cena, puesto que, según dice Hero, “están elaborados con hidratos de carbono de absorción lenta que prolongan la nutrición durante toda la noche”.

Desconozco qué significa para Hero “toda la noche”, pero dudo que un bebé de 4 meses esté nutrido para toda la noche por haber tomado una papilla de cereales a la hora de cenar (y aunque así fuera, no sería lo más recomendable).

Los ingredientes de la papilla buenas noches en polvo son: harina parcialmente hidrolizada de cereales sin gluten (94g/100g) (maíz y arroz), zumo de uva procedente de concentrado, minerales (calcio, fósforo, hierro), aroma de vainilla y vitaminas (C, niacina, E, ác. Pantoteico, B2, B6, B1, A, ác. Fólico, biotina, D y B12).

Según especifican, estas papillas se diferencian en que los hidratos de carbono son de absorción lenta (maíz y arroz), sin embargo si miramos las papillas de cereales antes comentadas (las que no especifican si son de día o de noche), todas llevan maíz y arroz con la salvedad de tener también tapioca.

La versión líquida de las papillas buenas noches contiene leche de inicio (90g/100g) (leche desnatada, aceites vegetales, lactosa, suero lácteo, lecitina, minerales y vitaminas), zumo de uvas a base de concentrado (12,3g/100g), harinas hidrolizadas de cereales (7,3g /100g) (maíz y arroz), proteína de leche, aroma de vainilla, minerales y vitaminas.

De nuevo vemos leche desnatada en un producto destinado a bebés de 4 meses.

Menús Hero Baby

3-verduras-variadas.jpg

Se trata de tarritos para la comida del bebé “elaborados con aceite de oliva” y “100% naturales”.

Uno de los menús que podemos encontrar es el tarrito de verduras variadas. Sus ingredientes son: verduras (70%) (patatas, judías verdes, tomates, guisantes, apio y cebolla), agua de cocción, azúcar, aceite de oliva (0,5%), aceites vegetales y sal.

Las verduras se recomiendan a partir de los seis meses, porque tienden a captar nitratos de la tierra (la zanahoria incluso hay quien recomienda retrasarla hasta los 7-9 meses) por lo que 4 meses es demasiado temprano para que la tomen.

Las legumbres (los guisantes, aunque son verdes, no son verdura), también se recomiendan a partir de los seis meses.

Es poco recomendable ofrecer este tarrito de inicio porque contiene una variedad enorme de ingredientes y en caso de alergia no sabremos cuál es el alimento causante.

Está publicitado como un producto "100% natural". Desconozco qué quieren decir con ello, ya que vemos en los ingredientes que contiene azúcar y sal (el azúcar es un producto refinado y la sal no se encuentra en la naturaleza a menos que evaporemos agua salada) que no deberían ofrecerse a los bebés hasta al menos los 12 meses, ya que ayudan a que les guste más algo que realmente no tiene ese sabor y hace que incluso coman más de lo que necesitan (y se desplace así a la leche, más importante en esta edad).

Dice Hero que está “elaborado con aceite de oliva” y es cierto, contiene un 0,5% de aceite de oliva, pero contiene también otros aceites vegetales (imagino que aceite de soja y/o de girasol) por lo que el mensaje lleva a confusión. El consumidor puede pensar que está hecho exclusivamente con aceite de oliva y sin embargo contiene sólo una pequeña proporción.

4-zanahorias-y-arroz2.jpg

El otro menú disponible es el de zanahorias con arroz en caldo de ave, que contiene caldo de ave (45%), zanahorias (34%), carne de pollo (10%), arroz (5%), cebolla, almidón de maíz, aceite de oliva (0,5%), aceites vegetales, perejil, sal y laurel.

Podría llamarse "zanahorias con pollo", ya que contiene mayor cantidad de pollo que de arroz, sin embargo se omite en el nombre el pollo para dar cabida al arroz, más habitual entre la alimentación de un bebé de 4 meses.

Tanto las zanahorias como el pollo no se deberían empezar a ofrecer hasta los seis meses.

La sal, como hemos comentado, puede esperar también así como el perejil y el laurel y sobre el aceite de oliva comento lo mismo que con el otro tarrito, el etiquetado lleva a confusión.

Más información | Hero Baby Fotos | Hero Baby En Bebés y más | Echamos un vistazo al etiquetado de los productos Hero Baby de 4 meses (I), Echamos un vistazo al etiquetado de los productos "Nestlé Etapa 1" (III), Echamos un vistazo al etiquetado de los productos "Nestlé Etapa 1" (II), Echamos un vistazo al etiquetado de los productos “Nestlé Etapa 1” (I), Cereales de desayuno para niños, no tan saludables, Peque Fruta de Nestlé: pura fruta en un innovador envase, Mi primer yogur es un alimento poco recomendable, La leche de continuación no es realmente necesaria para los bebés de seis o más meses

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos