Compartir
Publicidad
Publicidad

Echamos un vistazo al etiquetado de los productos "Nestlé Etapa 1" (I)

Echamos un vistazo al etiquetado de los productos "Nestlé Etapa 1" (I)
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace un tiempo he adquirido la manía, o la afición, de ir observando el etiquetado de algunos productos infantiles. Muchas madres me preguntan en la consulta (soy enfermero) qué opino de tal o cual producto, y para estar un pelín informado me paso de vez en cuando por los pasillos de los supermercados o busco información en internet sobre las diferentes alternativas en alimentación infantil.

Estoy tan convencido de que los bebés tienen que tomar alimentos lo más naturales posibles que algunos productos, como los yogures de bebés o algunas papillas y tarritos, merecen un momento de observación para, una vez se tienen los datos de los ingredientes, decidir si comprarlos o no.

Hoy voy a desgranar un poco los productos Nestlé Etapa 1, no por nada especial, sino porque por alguna marca había que empezar.

Quiero aclarar de antemano que no estoy totalmente en contra de estos productos. No son veneno, algunos tienen ingredientes beneficiosos para los niños y muchos pueden ser una buena alternativa en momentos puntuales. Sin embargo creo que hay conceptos que Nestlé tendría que matizar (el momento de introducción) y productos que podría mejorar, sobretodo si tenemos en cuenta que los destinatarios son los bebés.

No voy a hacer una valoración muy exhaustiva, puesto que no tengo los conocimientos adecuados (y se me escapan algunas cosas) ni la capacidad de hacer un análisis real de los ingredientes (sería maravilloso poder analizar uno por uno y poder redactar un informe completo), así que lo más que puedo hacer es ofrecer mi visión tras coger un tarrito, darle la vuelta en mis manos y leer los ingredientes.

Etapa 1

La Etapa 1 de Nestlé consta de una serie de productos destinados a los bebés que cumplen 4 meses. Si tenemos en cuenta que la recomendación actual es que los bebés sean amamantados en exclusiva hasta los 6 meses, un alimento complementario no debería ser nunca etiquetado con “a partir de los 4 meses”.

Es cierto que cuando una madre se reincorpora al trabajo a las 16 semanas, está dando el pecho y no se va a extraer leche, se le recomienda que adelante la alimentación complementaria para evitar que el bebé tome proteínas de la leche de vaca (que están presentes en las leches artificiales) e impedir así que el bebé pueda sufrir una alergia a la leche, sin embargo esto es una solución particular ante la incongruencia de tener una baja maternal de tan solo 16 semanas.

Lo recomendable es que hasta los seis meses, todos los niños tomen leche en exclusiva, y si puede ser materna, mejor.

Papilla de Arroz y Zanahoria

1-papilla-arroz-y-zanahoria-4m2.jpg

Esta papilla contiene Arroz y Zanahoria. El arroz no lleva gluten, por lo que sí podría tomarlo un bebé de 4 meses. La zanahoria, en cambio, se recomienda a partir de los 6-7 meses por los nitratos que pueda haber acumulado.

Se especifica en el etiquetado que puede contener trazas de leche y lactosa. Esto hace que sea un alimento a descartar para todos los niños con alergia a la leche y para todos aquellos bebés que aún no hayan probado ningún alimento con proteínas de la leche de vaca.

Zumo de Naranja

2-zumo-de-naranja-4m.jpg

Nestlé comercializa zumo de naranja a base de concentrado en un pack de dos envases de 125 ml.

Tal y como observamos en la foto del producto la idea es ofrecerlo al bebé a modo de biberón. Ya comentamos el día que hablamos de la fruta y de los zumos, que un zumo no debería darse nunca en biberón porque tienen un alto potencial cariogénico (de producir caries) y cuando se dan con biberón quedan demasiado tiempo en contacto con las encías y los dientes.

Por otro lado la recomendación hasta los seis años es que los niños tomen un máximo de 120-180 ml diarios de zumo porque puede ser un factor favorecedor de la obesidad.

El zumo de naranja de Nestlé contiene 125 ml, destinados a un bebé de 4 meses (que no años). Lo bueno, y hay que tenerlo en cuenta, es que no contiene azúcares añadidos y el riesgo no es tanto el peligro de obesidad, ya que el zumo de naranja aporta tan solo 40 kcal por cada 100 ml, sino que todo el zumo que tome un bebé de esa edad equivale a leche que deja de tomar, mucho más nutritiva (el zumo no aporta grasas ni proteínas y ni siquiera aporta la fibra que sí contiene una pieza de fruta) y más calórica (la leche materna y la leche artificial aportan unas 70 kcal por cada 100 ml). La cantidad es entonces excesiva.

Finalmente quiero comentar el tema del aprendizaje. Como he comentado varias veces, uno de los objetivos principales de ofrecer alimentos complementarios, por no decir el objetivo principal, es el de provocar un aprendizaje en los bebés.

Una cuchara genera aprendizaje, un alimento en la mesa que pueda tocar, manipular y coger genera aprendizaje, pero un alimento líquido es más de lo mismo. El sabor es nuevo, es cierto, pero la naranja se puede dar también con una cucharita o sujetando un gajo con los dedos para que el bebé lo chupe, por poner algunos ejemplos.

Y si se puede ofrecer a partir de los seis meses, mejor. Más leche que tomarán.

Zumo de frutas variadas

3-zumo-de-frutas-4m2.jpg

Otro de los zumos que comercializa Nestlé es el compuesto por zumo de naranja, manzana, pera y piña en un pack de dos envases de 125 ml.

Los comentarios sobre este zumo son prácticamente los mismos que los realizados para el zumo de naranja. El zumo de frutas variadas aporta más calorías (45 kcal/100 ml), pero siguen siendo bastante menos que las de la leche (70 kcal/100 ml). Se dan también en biberón y no aportan apenas grasa, proteínas ni fibra.

Este zumo contiene además piña, que sólo se recomienda para aquellos bebés cuyas madres hayan comido esta fruta de un modo más o menos habitual durante su vida y a partir de los seis meses.

En cuanto al tema del aprendizaje, el zumo de naranja, al menos, sabe a naranja y el niño aprende a qué sabe la naranja. Este sabe a varias cosas diferentes que difícilmente mezclará de nuevo en el futuro cuando coma la fruta con sus manitas.

Zumo de manzana

4-zumo-de-manzana-4m.jpg

Tercera y última opción a elegir de entre los zumos disponibles que se comercializa también en pack de dos envases de 125 ml.

Estos zumos de manzana contienen 46 kcal/100 ml, se ofrecen igualmente en biberón y, como con los otros, el aporte de nutrientes se centra básicamente en los hidratos de la fruta (ni fibra ni otros nutrientes).

Continuará...

Son varios los productos de Nestlé Etapa 1 y por ello continuaré otro día comentando aquello que puede destacarse tras observar un poco los ingredientes y las propiedades de este tipo de alimentación infantil.

Más información | Nestlé
Fotos | Nestlé
En Bebés y más | Cereales de desayuno para niños, no tan saludables, Peque Fruta de Nestlé: pura fruta en un innovador envase, Mi primer yogur es un alimento poco recomendable, La leche de continuación no es realmente necesaria para los bebés de seis o más meses

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos