Compartir
Publicidad

Los premios y los castigos

Los premios y los castigos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Generalmente, se suele abusar de los castigos y los premios, y muchas veces no se consiguen los resultados esperados. Muchos padres se preguntan si los castigos sirven para algo o si hay que premiarles siempre que hacen algo que nos resulta gratificante.

Los premios y castigos no son ni buenos ni malos, lo importante es cómo y cuándo se realizan. Claro está que conviene felicitar a los hijos cuando su comportamiento y actitud está bien, pero también se debe reprobar cuando está mal. Pero la educación no debe basarse en este tipo de relación.

Expresar los sentimientos, las emociones y los problemas, facilita la negociación con ellos y que puedan llegar a comprender, nosotros conseguiremos no llegar a castigos innecesarios y que en ocasiones no son eficaces. La disciplina supone establecer unas normas, educarles en la responasbilidad y ayudarles a decidir lo que más les conviene, hacerle partícipe demostrando respeto mutuo. Lo ideal es establecer un dialogo con los hijos, incluso pactar con ellos.

Hay que evitar a toda costa el castigo físico, aunque eso no significa que, cuando son pequeños e intentan hacer algo peligroso o indebido, se le pueda dar un leve cachete a modo de advertencia.

Conciliar autoridad y libertad, de este modo los niños aprenden que no todo está permitido y adquieren unos valores éticos que les ayudarán a integrarse en la sociedad, sin perder por ello su independencia.

En Bebés y más | Sácate el dedo de la nariz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos