Compartir
Publicidad
Publicidad
Por qué no me gustan frases como "¿has sido bueno?", "los Reyes Magos lo ven todo", "si te portas mal, no te traerán regalos"
Educación Infantil

Por qué no me gustan frases como "¿has sido bueno?", "los Reyes Magos lo ven todo", "si te portas mal, no te traerán regalos"

Publicidad
Publicidad

Entre las frases que más escuchan los niños en estos días previos a la llegada de los Reyes Magos están: "¿Has sido bueno?" "Cuidadín que los Reyes Magos lo ven todo. Si te portas mal, no te traerán juguetes", "Si has sido bueno te traerán muchos regalos, sino te traerán carbón".

Están tan arraigadas que cuando escucho a alguien decírselo a mis hijas, respondo con una sonrisa y un "son las tres muy buenas". Entiendo que forma parte de la tradición navideña y que no se dice con mala intención, pero la verdad: no me gustan nada. La crianza ha ido evolucionando, afortunadamente, y creo que este tipo de "chantajes" deberíamos erradicarlos de nuestro repertorio de padres. Os diré tres razones por las que creo que estas frases no deberían decirse a los niños.

Todos los niños son buenos

Navidad

¿Has sido bueno?. ¿Qué es esa pregunta? ¿Qué significa? ¿Bajo qué parámetro? A un adulto no se le pregunta si ha sido bueno para hacerle un regalo (nadie recibiría ninguno).

Primero, tendríamos que reflexionar sobre qué significa que un niño "se porte bien" o "se porte mal". Desde nuestra visión de adultos consideramos que algunas conductas no están bien o que los niños no deberían hacer, pero eso no quiere decir que un niño sea malo. Los niños son eso, niños. No tienen malicia, están aprendiendo.

Las conductas inapropiadas no están hechas para provocar o enfadarnos a los adultos, sino que forman parte del propio desarrollo de su personalidad. Las rabietas son expresiones de una frustración que aún no son capaces de gestionar; las travesuras, una manera de explorar sus propios límites.

Todos los niños son buenos, y como seres en formación que son, tienen que equivocarse para aprender. Ahí estaremos nosotros, los padres, para guiarles y ponerles límites respetuosos sobre lo que está bien o no. Pero desde luego un niño no es malo por saltar en el sofá, ni tampoco porque haya hecho algo que no está bien como pegarle a su hermano. Es un niño bueno que ha pegado y tenemos que enseñarle que eso no está bien.

Si le ponemos al niño la etiqueta de "malo" o "travieso", interiorizará nuestro discurso y acabará haciéndose realidad la profecía autocumplida, es decir que acabará creyéndoselo y finalmente acabará actuando de esa manera porque es lo que siempre se espera de él.

No es buena idea condicionar los regalos a un buen comportamiento

Regalos

El niño tiene que entender que tiene que ser bueno por propia voluntad, no porque vaya a obtener un beneficio por ello. Si volvemos a lo de antes, le estamos enviando el mensaje de: si eres bueno, te recompenso. Si te comportas como los adultos creemos que deberían comportarse los niños, tienes regalos, sino no los tienes.

¿Cómo puede sentirse un niño que no recibe regalos en Navidad? ¿Qué puede sentir al recibir carbón? Sentirá que no los merece, que no es querido. Hay que enviarle el mensaje al niño de que siempre es querido, haga lo que haga, aunque se equivoque. Y a la vez, que debe ser bueno sin esperar nada a cambio.

El engaño de los Reyes o Papá Noel omnipresentes

reyes-magos

El chantaje de usar la coletilla "los Reyes te están viendo", "Papá Noel sabe todo lo que haces" para meterles miedo y que se sientan controlados por seres omnipresentes no me parece nada educativo. Si los Reyes viesen todo de verdad, ¿qué sería de nosotros, los adultos?

No me gusta,, principalmente, porque les estamos engañando. Sabemos que los Reyes igualmente traerán regalos (de hecho, ya los hemos comprado), pero seguimos con la coletilla para conseguir mantenerlos quietecitos, pero no dura mucho. Enseguida se olvidan y vuelven a recaer en lo mismo, por tanto no es buena idea. No consiste en ser bueno porque alguien te mire desde arriba, sino que la bondad nazca de ellos.

Alucinada me quedé al enterarme que hay hasta una app para el móvil que avisa a los Reyes si los niños han sido buenos o no, cuando obviamente somos los padres quienes calificamos su comportamiento. Si queremos que nuestros hijos sean buenos los chantajes y las advertencias emocionales a través de seres fantásticos no son un buen camino.

El niño vivirá pensando que todo lo que hace es observado por "seres superiores" cuando lo importante es educarlos en habilidades sociales con las personas con las que conviven en el día a día. Si se portan mal, lo vemos nosotros, los padres, que somos quienes tenemos la responsabilidad de educarles y corregirles.

Cuando hay comportamientos inadecuados por parte de los niños, la comunicación sincera con los hijos es la mejor estrategia que tenemos los padres para erradicarlos. Mientras tanto en Navidad, todo niño merece su regalo.

En Bebés y más | Los niños que han descubierto la verdad sobre los regalos de Navidad, pero siguen el juego, Tres errores que los padres debemos evitar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos