Compartir
Publicidad

El contundente mensaje de una madre a los antivacunas, tras enfermar sus dos hijos de tos ferina

El contundente mensaje de una madre a los antivacunas, tras enfermar sus dos hijos de tos ferina
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La tos ferina es una enfermedad respiratoria que puede llegar a ser muy grave en bebés y niños de corta edad, como por desgracia hemos visto en varias ocasiones en las que nos hemos hecho eco de sus terribles consecuencias.

Montse Pulido es madre de dos niños que han contraído tos ferina, y ha querido compartir la dolorosa experiencia que están viviendo mediante la publicación de un hilo en su cuenta de Twitter que rápidamente se ha viralizado, y en el que lanza un contundente mensaje a los antivacunas.

"No sabeis la impotencia que se siente al ver sufrir a tus hijos por la irresponsabilidad de otros"

Montse es madre de dos niños de cuatro años y cuatro meses que está viviendo una pesadilla por culpa de la tos ferina, una enfermedad respiratoria provocada por una bacteria que puede llegar a ser muy grave, e incluso mortal en bebés y niños de corta edad.

Varios miembros de su familia han contraído la enfermedad, pero como estaban vacunados los efectos han sido menores y más llevaderos. Sin embargo, la peor parte se la han llevado sus hijos: un niño inmunodeprimido y un bebé que aún no ha podido completar toda la pauta vacunal.

La mujer ha publicado un hilo en Twitter, del que también se ha hecho eco la pediatra Lucía Galán, contando la dura experiencia que están sufriendo y haciendo reflexionar con sus palabras a todos aquellos que están en contra de las vacunas:

La tos ferina, especialmente grave en niños

La tos ferina es una enfermedad respiratoria que, de inicio cursa como un simple resfriado con mocos y tos. Sin embargo, a medida que pasan los días la tos no solo no desaparece, sino que se sucede en accesos súbitos y fuertes que provocan dificultad respiratoria y vómitos.

La enfermedad es muy contagiosa y está causada por la bacteria Bordetella Pertussis que se transmite a través de las gotitas respiratorias exhaladas al respirar y hablar, y por el contacto a través de las manos.

La tos ferina es muy molesta en los adultos, pero lo es mucho más en los niños que son quienes sufren las peores consecuencias. En ellos es especialmente peligrosa y puede provocar insuficiencia respiratoria y cianosis (piel azulada por falta de oxígeno), siendo necesario ingreso el hospitalario en algunas ocasiones, y llegando a ser mortal en otras.

Estaban vacunados, pero ninguna vacuna protege al 100%

Quizá, tras leer el hilo de esta madre os haya llamado la atención que a pesar de que toda la familia estaba vacunada, se hayan contagiado.

Como ella misma explica en su cuenta de Twitter, su hijo de cuatro años tiene una enfermedad del sistema inmunológico que requiere de un tratamiento inmunodepresor que le deja sin defensas, lo que hace que a pesar de estar vacunado de todo no cree anticuerpos y haya contraído esta enfermedad.

Por su parte, y como decíamos al inicio, el bebé de cuatro meses no ha podido completar aún toda la pauta vacunal incluida en el calendario oficial, por lo que no está todavía correctamente protegido, a pesar de que incluso Montse también se vacunó contra la tosferina durante el embarazo.

Pero lo cierto es que no existe ninguna vacuna efectiva al 100%, y por eso es tan importante mantener elevada la cobertura vacunal de la población, e informar de manera insistente acerca de los riesgos que supone no vacunar.

En el caso concreto de la vacuna de la tos ferina, y tal y como podemos leer en la web del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, la efectividad es menor de lo esperado, y su protección dura poco tiempo. Es por ello que se administra tan seguido durante la infancia y que los médicos recomiendan administrar dosis de refuerzo en la adolescencia y etapa adulta.

Además, está demostrado que la mejor estrategia para proteger al bebé recién nacido de esta enfermedad es vacunando a la madre durante el embarazo, pues se ha visto que los casos de tos ferina en lactantes disminuyen hasta en un 33 por ciento, las hospitalizaciones hasta en un 38 por ciento y las muertes hasta en un 39 por ciento.

Por eso, insistimos en la importancia de vacunar a nuestros hijos, tanto durante su infancia como en la adolescencia, y también vacunarnos de adultos para seguir manteniendo entre todos la inmunidad de grupo y proteger a quienes más lo necesitan.

Fotos | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio