Compartir
Publicidad
Mejor prevenir... ¿Qué vacunas debo ponerme en el embarazo?
Embarazo

Mejor prevenir... ¿Qué vacunas debo ponerme en el embarazo?

Publicidad
Publicidad

Debido al repunte de casos de tos ferina en los últimos años y la recomendación de vacunar a todas las embarazadas, surgen dudas sobre cuáles son las vacunas que debe ponerse la embarazada para prevenir enfermedades que puedan poner en riesgo al bebé.

La principal preocupación es si es segura la vacunación en el embarzazo, así que hablaremos de qué vacunas se recomiendan antes y durante el embarazo para evitar enfermedades prevenibles.

Vacunas antes del embarazo

La vacunación es importante como parte de la planificación del embarazo. Así que, si estás pensando en tener un bebé, revisa tu registro de vacunas para asegurarte de que estás protegida frente a las principales enfermedades, y en el caso de que falte alguna de las vacunas, administrarla antes de quedarse embarazada.

Durante el embarazo no se deben aplicar vacunas de virus vivos, porque no se puede descartar el riesgo de transmisión del virus de la vacuna al feto. Aunque no parece comprobado de manera adecuada en los estudios existentes, están contraindicadas durante la gestación.

Por tanto, lo recomendable es que al momento de quedar embaraza la mujer esté inmunizada contra la rubéola, cuya vacuna también incluye protección contra las paperas y el sarampión, y si no la ha pasado todavía, también contra la varicela.

La infección por rubéola en una mujer embarazada puede causar serios problemas en el feto con consecuencias para toda la vida e, incluso, su muerte. En el caso de la varicela, también es muy peligroso para el feto que la mujer se infecte durante el embarazo, ya sea en las primeras semanas o en una fase más avanzada de la gestación. Como explicamos aquí más en detalle, la varicela neonatal alcanza una letalidad del 30%.

Vacunas durante el embarazo

vacunas-embarazada

Una vez embarazada, y sabiendo que tienes todas las vacunas necesarias para prevenir infecciones que puedan causar daños en tu bebé, hay dos inmunizaciones especialmente indicadas durante el embarazo:

Vacuna contra la gripe en el embarazo

Además de las medidas lógicas, las que incluyen no acercarse a personas resfriadas o con gripe, lavarse las manos frecuentemente y permanecer en lugares bien aireados y lejos de las aglomeraciones, la prevención pasa por vacunarse del virus de la gripe.

La vacuna de la gripe no suele tener efectos secundarios más allá de los típicos de cualquier vacuna (fiebre, náuseas, vómitos, dolores musculares,...) y ayuda a evitar que una mujer contraiga la enfermedad. En caso de contagio, pues ninguna vacuna es efectiva al 100%, disminuye el riesgo de complicaciones por la enfermedad.

En caso de contraer la gripe, una mujer embarazada presenta un 18 por ciento más riesgo de complicaciones que una mujer que no lo está. Por tanto, desde organismos internacionales como la OMS o CDC así como el Ministerio de Sanidad y diferentes sociedades científicas, recomiendan a todas las embarazadas vacunarse contra la gripe, especialmente si van a dar a luz durante los meses de invierno.

Además, la vacuna sirve también al bebé, porque le protege desde que nace hasta el sexto mes de vida. Como los recién nacidos, como hemos comentado, forman parte del grupo de población con más riesgo de complicaciones, es un dato a tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de vacunarse.

Vacuna contra la tos ferina en el embarazo

El repunte de casos en los últimos años ha puesto en alerta a las autoridades sanitarias que recomiendan vacunar a todas las embarazadas contra la tos ferina. En España, todas las comunidades autónomas han puesto en marcha un plan de vacunación en las últimas semanas de embarazo.

Dada la limitada protección de esta vacuna, debe aplicarse en las últimas semanas de embarazo, para así cubrir el período desde el nacimiento del bebé hasta que cumpla los dos meses de vida, que es cuando recibirá la primera dosis de la vacuna triple vírica (combinada con la del tétanos y la difteria) que se repite a los 4 y a los 6 meses.

La vacuna se puede administrar a toda mujer embarazada a partir de las 28 semanas de gestación, y hasta la semana 38. La recomendación es que se realice al menos dos semanas antes del parto, para permitir la síntesis y paso a través de la placenta de los anticuerpos protectores.

Las mujeres embarazadas no tienen suficientes anticuerpos protectores frente a la tosferina para transmitírselos efectivamente por vía transplacentaria a sus hijos recién nacidos durante el embarazo o a través de la lactancia materna, por lo que no les confieren una protección suficiente frente a la infección durante esos primeros meses de vida.

Al vacunar a la embarazada los anticuerpos traspasan la placenta protegiendo al bebé en un 90% frente a la enfermedad durante las primeras semanas de vida hasta que pueda recibir la vacuna.

¿Pueden administrarse juntas?

Ambas vacunas pueden administrarse en la misma visita. Pero, atención, una aclaración muy importante a tener en cuenta que nos hace desde el Comité de Vacunas de la AEP: la vacuna frente a la tosferina indicada es la de tipo Tdpa (Boostrix y Triaxis) únicamente. La vacuna tipo DTPa (Infanrix) que cita no está indicada en personas de más de 7 años, y, por tanto, en las mujeres gestantes está contraindicada.

Fotos | iStockphoto
Más información | Aepap y Comité de Vacunas de la AEP
En Bebés y más | Vacunas durante el embarazo, Se recomienda vacunar a todas las embarazadas contra la tos ferina, ¿pero dónde está la vacuna?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio