Compartir
Publicidad

Guía de pilates para embarazadas

Guía de pilates para embarazadas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Justo al salir del primer trimestre de embarazo me he llenado de energía y he recuperado la sensación de querer estar activa todo el día. Después de un pequeño parón físico por prescripción médica, he estado investigando sobre algunas actividades que probablemente podría llevar a cabo ahora y una de ellas es la práctica de pilates para embarazadas, una serie de ejercicios muy beneficiosos para que nuestro cuerpo se mantenga, se prepare para el parto y de paso le cueste menos "volver a la normalidad" tras el alumbramiento.

Beneficios de hacer pilates durante el embarazo

Teniendo en cuenta que este método combina ejercicio físico, estiramientos y control de la respiración, se puede considerar como uno de los mejores para quienes nos encontramos esperando un bebé. Eso si, teniendo en cuenta que antes de iniciar con esta o cualquier otra actividad es necesario consultar con el ginecólogo para comprobar que todo se encuentra en orden y no hay riesgo ni para la madre ni para el bebé.

Dentro de los beneficios más importantes que nos aporta la práctica del pilates para embarazadas tenemos los siguientes:

  • Contribuye a mantener una buena circulación (cuestión que también se notará en la aparición de varices).
  • Ayuda a fortalecer las extremidades inferiores y el suelo pélvico para soportar el aumento del peso del abdomen y el trabajo de parto.
  • Ayuda a evitar molestias como dolor de espalda, de pelvis y piernas cansadas.
  • Aprendes ejercicios de respiración que te vendrán muy bien durante el trabajo de parto.
  • Te ayuda a relajarte y a sentirte más flexible.
  • Ayuda a mantener un peso adecuado durante el embarazo y a recuperar el cuerpo después del parto.

¿Cuándo practicar pilates?

Pilates Embarazo

Durante el primer trimestre

Teniendo en cuenta que este es el momento en que más riesgos tiene el embarazo, lo ideal es que la actividad física se reduzca a pequeños paseos o caminatas que aumenten poco las pulsaciones ni hacer esfuerzos que puedan comprometer la seguridad del bebé.

Durante el segundo trimestre

Es el ideal para iniciar la práctica del método pilates. Las mejores posturas para esta época son las que se realizan en posición de "cuatro patas", ya que estos fortalecen la espalda sin que la barriguita constituya un problema o interfiera con la rutina de ejercicios.

También es el momento de iniciar con el trabajo de fortalecimiento del suelo pélvico que nos ayudará a mantener el tono muscular tras el parto. Estos ejercicios se caracterizan porque simulan el esfuerzo que hacemos cuando intentamos contener la orina y son perfectos precisamente para evitar la incontinencia tras dar a luz. El fitball es una gran herramienta para realizar este tipo de rutinas (sentada, acostada y de espalda contra la pared).

Durante el último trimestre

Durante el último período de gestación se recomiendan ejercicios que le ayuden al bebé a encajarse (lograr la posición perfecta para nacer), y los que ayudan al control de la respiración, ya que con ellos aprendemos a dirigir el aire a puntos específicos de nuestro cuerpo. En este punto el fitball vuelve a ser una gran opción como herramienta de trabajo.

¿Hay riesgos o está contraindicado el pilates para embarazadas?

Si antes de quedar embarazada no hacías ejercicio, este no es un buen momento para empezar. Lograrás mayores beneficios si lo practicas despues de dar a luz, ya que el embarazo incluye un esfuerzo físico adicional al normal. Agregarle otro adicional al que no está acostumbrado puede ser perjudicial para la madre.

También hay contraindicaciones de tipo médico como la placenta previa, sangrado, hipertensión, insuficiencia cardiaca y otros que mencionamos cuando explicamos en qué consiste el método pilates, aunque en general se deduce que cualquier problema para el que se recomiende el reposo (absoluto o relativo), será una condición para no practicarlo.

¿Dónde hacer pilates para embarazadas?

Teniendo en cuenta que las condiciones físicas de una mujer embarazada y otra que no lo está son distintas, es vital acudir a clases diseñadas especialmente para nosotras, ya que hay ejercicios puntuales contraindicados durante este período. Antes de empezar averigua si el personal que imparte las clases está cualificado para ello.

Por lo general puedes encontrar este tipo de sesiones en gimnasios, en polideportivos municipales o en centros especializados en acondicionamiento físico para embarazadas.

Recuerda que realizar este y cualquier otro ejercicio (por muy básico que sea), te traerá muchas ventajas, pero puedes maximizarlas si continúas practicándolos en el post parto. De esta forma conseguirás recuperarte más rápidamente y apenas notarás las las huellas típicas del embarazo.

¿Habéis practicado este o algún otro ejercicio durante el embarazo?

Imágenes | Thinkstock

En Bebés y Más | ¡A ponerse en forma! Huye del sedentarismo en el embarazo, Yoga para embarazadas (vídeo), Ir en bici durante el embarazo, ¿cuándo está contraindicado?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio